No hay evidencia de que vacunarse contra la influenza o neumococo ayude contra el COVID-19, ya que se trata de microorganismos diferentes y los anticuerpos que nos protegen de un germen no nos protegen de otro.

Sin embargo, podrías llegar a infectarte con estos microorganismos al mismo tiempo, y vacunarte contra uno de ellos reducirá tu probabilidad de contraerlos y empeorar tu condición. En el siguiente artículo del Dr. Percy Miranda, pediatra de Clínica Internacional,  hablaremos un poco más sobre la infección por neumococo y la influenza, así como sus respectivas vacunas.

¿Qué son las infecciones por neumococo?

Una enfermedad por neumococo es una infección causada por la bacteria Streptococcus pneumoniae o pneumococcus. Esta bacteria se propaga a través del contacto con personas que están enfermas o por personas sanas que la portan en la garganta y luego la propagan al respirar, toser o estornudar.

Las infecciones por neumococo pueden ser leves o graves, siendo los tipos más comunes los siguientes:

  • Infecciones del oído
  • Infecciones en los senos paranasales
  • Neumonía
  • Septicemia
  • Meningitis

La forma en que se diagnostica esta infección dependerá de dónde está localizada. Para ello, un especialista te realizará un examen físico y te preguntará acerca de tu historial médico.

¿Qué es la influenza?

que-es-influenza

La influenza, comúnmente conocida como gripe, es causada por virus que infectan el tracto respiratorio. En comparación con la mayoría de las otras infecciones respiratorias, como el resfriado común, la influenza puede llegar a causar una enfermedad mucho más grave.

El virus de la influenza infecta los pulmones, la nariz y la garganta, causando una enfermedad respiratoria altamente contagiosa. Los síntomas pueden ser leves a severos, lo que podría llevar a la hospitalización y ocasionalmente a la muerte.

Los síntomas de la influenza incluyen fiebre y síntomas respiratorios, como tos, dolor de garganta, secreción o congestión nasal, así como dolor de cabeza, dolores musculares y, a menudo, fatiga extrema. Aunque las náuseas, los vómitos y la diarrea a veces pueden acompañar a la gripe, especialmente en los niños, los síntomas gastrointestinales son muy raros.

Cualquiera puede contraer la influenza, lo que causaría problemas graves a cualquier edad. Sin embargo, algunas personas tienen un mayor riesgo de complicaciones, como los ancianos, las mujeres embarazadas, aquellos con afecciones médicas crónicas, como asma, diabetes o enfermedad cardíaca, y los niños pequeños.

¿Cómo se puede prevenir la infección por neumococo y la influenza?

La mejor manera de prevenir la influenza o la infección por neumococo es vacunándose todos los años contra la influenza y completando el esquema de vacunación contra el neumococo. Aproximadamente 2 semanas después de que un paciente recibe la vacuna contra la influenza o el neumococo, se forman anticuerpos protectores.

Esto puede reducir las visitas al médico, las ausencias a la escuela y al trabajo. Además, la vacuna puede disminuir la gravedad de la infección, prevenir muertes y hospitalizaciones relacionadas con este.

También te interesará: Conoce las medidas de prevención en lugares públicos para evitar la propagación del COVID-19

Conceptos erróneos comunes

Muchos pacientes creen erróneamente que la vacuna contra la influenza o neumococo causan la enfermedad en sí. Sin embargo, las vacunas se crean con un microorganismo inerte o una porción de él que está inactivado, para producir una respuesta inmune sin causar infección.

Algunas personas informan que no se sienten bien después de recibir una vacuna. Esto ocurre simplemente porque el cuerpo se está adaptando a la introducción del antígeno y desencadena una respuesta inmune, que puede causar dolor de cabeza, fiebre baja, dolores musculares, pérdida de apetito, entre otros. Los síntomas generalmente duran de 1 a 2 días.

¿Quiénes deben recibir una vacuna contra estas enfermedades?

quienes-deben-vacunarse

Se recomienda que los niños menores de 2 años y todos los adultos mayores de 65 años reciban la vacuna contra neumococo. En ciertas situaciones, otros niños y adultos también deben vacunarse contra esta bacteria. Todas las personas, en especial las de los grupos de riesgo, deben recibir la vacuna contra la influenza todos los años. Habla con tu médico para saber con exactitud qué es lo mejor para ti o tu familia.

¿Quiénes no pueden recibir una vacuna?

  • Personas con alergias graves y potencialmente mortales a la vacuna contra la gripe o neumococo, o cualquier ingrediente de la vacuna misma.
  • Personas con una enfermedad febril aguda 

Si te relacionas con alguna de las situaciones anteriores, habla con tu médico para que te ayude a decidir si la vacuna es adecuada para ti o a seleccionar otra opción para tu situación.

Protege tu salud con estas prácticas

Intenta mantenerte alejado de las personas enfermas. Si estás enfermo, aíslate de los demás tanto como sea posible para evitar que se enfermen. También puedes ayudar a prevenir la propagación de las infecciones respiratorias y del COVID-19 al:

  • Lavarte las manos regularmente durante al menos 20 segundos
  • Limpiar las superficies de alto contacto
  • Toser o estornudar en un pañuelo desechable o en el codo
  • Limitar el contacto con el humo del cigarrillo o dejar de fumar
  • Tener un seguimiento continuo de condiciones médicas como el asma, la diabetes o la enfermedad cardíaca.

Recuerda que las vacunas te protegen a ti y a tus seres queridos de enfermedades y complicaciones potencialmente graves, así que aprovéchalas al máximo.

EnClínica Internacionalte ayudaremos en lo que necesites ya que contamos con los mejores especialistas, quienes tratarán tus problemas de salud. Reserva una cita para recibir una vacuna llamando al 6196161 opción *. Si deseas reservar una cita en alguna de nuestras especialidades, puedes hacerlo a través de nuestra sección Citas en Línea.

 

Traducido y adaptado de WebMD y CDC por Clínica Internacional