¿Alguna vez te has roto un hueso? Entonces sabes lo doloroso que debe ser y porqué es importante que te dirijas a un traumatólogo de inmediato: para no perder la movilidad y funcionalidad de la parte afectada. ¿Quieres saber más sobre las fracturas? En Clínica Internacional, compartiremos contigo más información sobre este problema que trata nuestra especialidad de traumatología. Analizaremos cómo los traumatólogos tratan las fracturas óseas y cuáles son sus etapas de curación.

¿Qué es una fractura ósea?

Una fractura se refiere a un hueso roto. Además, pueden ser completas o parciales, requiriendo algunas de ellas cirugía o placas de metal.

Los traumatólogos utilizan diferentes métodos para reparar las fracturas óseas en función de su ubicación, tipo y gravedad ya que todos los huesos sanan de manera diferente. El proceso de curación dependerá de la naturaleza y el alcance de la lesión, la estabilidad de la fijación de la fractura y los procesos biológicos, por lo que un proceso de curación adecuado es crucial.

¿Por qué una fractura ósea se debería tratar de inmediato?

clinica-internacional-traumatologia-fracturas-tipos

Debido a que el traumatólogo garantizará que un hueso se cure correctamente. Si una persona con un hueso fracturado no recibe el tratamiento de un traumatólogo, existe la posibilidad de que el hueso no cure como debería y no regrese a su posición natural.

Independientemente de la gravedad de una fractura ósea, una persona siempre debe ver a un traumatólogo para recibir tratamiento y así evitar futuras complicaciones, como curaciones anormales, pérdida de función o debilidad ósea. Entre otras complicaciones de fracturas mal tratadas, se incluyen:

  • La formación de un coágulo de sangre en vasos sanguíneos cercanos
  • Infección por la lesión
  • Daño a la piel, tejidos o músculos alrededor de la fractura
  • Hinchazón de una articulación cercana debido a una hemorragia en el espacio articular

Por ejemplo, si te fracturas un hueso largo, como el fémur, podrías experimentar una complicación grave llamada embolia grasa. En este síndrome, los glóbulos de grasa se liberan en el torrente sanguíneo y se depositan en los capilares de los pulmones, lo que provoca dificultad respiratoria. Si no se trata, puede ser fatal.

Formas de sanar un hueso roto

clinica-internacional-traumatologia-fracturas-tratamiento

Dependiendo del tipo y la ubicación del hueso fracturado, el especialista en traumatología te recomendará los siguientes tratamientos:

  • Yeso tradicional

Después de reposicionar el hueso, los médicos generalmente inmovilizarán el hueso roto con yeso. Este permitirá que el hueso se cure en la posición correcta. Los traumatólogos a menudo usan yesos para tratar fracturas óseas en las piernas, los pies, los brazos y las muñecas.

  • Yeso funcional o férula

Un yeso o aparato ortopédico funcional difiere de la inmovilización de yeso tradicional. Este tipo permite un movimiento limitado y controlado de las articulaciones cercanas.

Por lo general, los traumatólogos colocan un yeso inicial en la extremidad con el hueso roto y lo retiran después de un tiempo. Luego, se coloca un aparato ortopédico funcional, lo que permite que la extremidad pueda realizar movimientos tempranos.

  • Reducción abierta

Cuando una persona tiene una fractura ósea severa, es posible que tu traumatólogo necesite realizar una cirugía para corregirla. En un procedimiento de reducción abierta, se expondrá el hueso fracturado para reposicionarlo. Las personas pueden requerir de este procedimiento si tienen fracturas complejas o fracturas que no son aptas para el tratamiento con yeso.

Hay dos tipos de reducción abierta:

  • Reducción abierta con fijación interna: este procedimiento implica colocar tornillos especiales o placas de metal en la superficie externa del hueso. El cirujano también puede colocar barras de metal en el centro del hueso para mantener unidas las piezas óseas.
  • Reducción abierta con fijación externa: este procedimiento consiste en colocar un dispositivo externo en la extremidad lesionada después de la cirugía. El cirujano coloca clavos o tornillos metálicos arriba y debajo del sitio de la fractura para sostener e inmovilizar el hueso mientras cicatriza.

Te interesará: “Cómo actuar ante una fractura en niños“.

Tres etapas de curación ósea

Cuando alguien rompe un hueso, los huesos pasan por tres etapas de curación:

1. Etapa inflamatoria

La etapa inflamatoria, también llamada formación de hematomas de fractura, es la primera etapa de curación que ocurre inmediatamente después de la lesión.

Aproximadamente 48 horas después de la lesión, los vasos sanguíneos desgarrados por la fractura liberan sangre la cual comienza a coagularse y a formar un hematoma de fractura. Debido a la interrupción del flujo sanguíneo al hueso, algunas células óseas alrededor de la fractura mueren.

Esta etapa inflamatoria finaliza aproximadamente una semana después de la fractura ósea.

2. Etapa de reparación

La etapa de reparación comienza dentro de los primeros días después de la fractura ósea y dura alrededor de 2 a 3 semanas. Durante este tiempo, el cuerpo desarrolla cartílago y tejido en y alrededor del sitio de la fractura. El tejido forma un collar suave en los extremos rotos de los huesos y crece hasta que los dos extremos se encuentran. Estos crecimientos se conocen como callos y su propósito es estabilizar la fractura. Durante las siguientes semanas, un callo óseo hecho de hueso esponjoso llamado hueso trabecular reemplazará el callo.

3. Etapa de remodelación ósea

La fase de remodelación es la fase final en la curación de fracturas. En esta etapa, el hueso sólido reemplaza el hueso esponjoso, completando el proceso de curación. En ocasiones, la superficie externa del hueso permanece ligeramente hinchada durante algún tiempo y lo cual se resuelve por sí mismo.

Tiempo de curación

Dependiendo de la gravedad de la fractura y de cuán bien una persona sigue las recomendaciones de tu traumatólogo, los huesos pueden tomar entre semanas y varios meses para sanar. El tiempo promedio de curación ósea es entre 6 y 8 semanas, aunque, como ya te lo mencionamos, varía según el tipo y el lugar de la lesión.

Las personas por lo general dejan de sentir dolor mucho antes de que el hueso roto se haya curado y la extremidad esté lista para la actividad regular.

Consejos

clinica-internacional-traumatologia-fracturas-curacion

La mejor manera de ayudar a que tu fracture sane adecuadamente es descansando y limitando el uso de la extremidad lesionada.

Otros métodos que una persona puede usar para reducir el tiempo de cicatrización y acelerar la reparación ósea incluyen los siguientes:

  • Toma suplementos de proteína. Como una gran parte de un hueso se compone de proteínas, tomar suplementos de proteínas puede ayudará a que tu hueso se reconstruya con mayor facilidad. Las personas con un déficit de proteínas pueden desarrollar un callo gomoso alrededor de la fractura ósea en lugar de un callo sólido.
  • Consume antioxidantes. Debido a que las fracturas óseas causan daño a los tejidos, tomar suplementos antioxidantes puede ayudar con la curación de los huesos. Puedes encontrar antioxidantes en suplementos que contienen vitaminas E y C, licopeno y ácido alfa lipoico.
  • Toma suplementos minerales. El hueso está compuesto principalmente de minerales, como el calcio, silicio, magnesio, fósforo y zinc. Estos suplementos pueden acelerar la formación de callo, aumentar la producción de proteína ósea y acelerar el proceso de curación del hueso.
  • Ingiere suplementos vitamínicos. Las vitaminas también son esenciales para la reconstrucción ósea ya que promueven la mayoría de los procesos y reacciones celulares que ocurren en el hueso. Las vitaminas C, D y K desempeñan papeles vitales en el proceso de curación de fracturas.
  • Realiza ejercicios. Consulta con tu traumatólogo antes de usar el ejercicio como una forma de acelerar la curación ósea, ya que solo será apropiado en ciertas etapas del proceso de curación. En ciertos casos, si los ejercicios se realizan bajo la supervisión de un médico, pueden mejorar el flujo sanguíneo en el sitio lesionado, ayudar a reconstruir los músculos que lo rodean y acelerar la curación de fracturas óseas. Además, puedes recuperar la función de la extremidad a través del ejercicio.
  • Evita fumar. Las personas que fuman pueden experimentar una cicatrización ósea retrasada. A veces, esto puede conducir a una situación en la que el hueso no cicatriza y desarrolla una fractura ósea sin consolidación o demora más tiempo en sanar.

En Clínica Internacional contamos con el mejor equipo médico en Traumatología, quienes te podrán ayudar en todo lo que necesites para lograr una buena rehabilitación. Si deseas reservar una cita para nuestra especialidad de traumatología, comunícate con nosotros a través de nuestro formulario de contacto.

Traducido y adaptado de: medicalnewstoday