Dentro de la especialidad de Traumatología, uno de los principios actuales de la fijación ortopédica es que el hueso se cura mejor si los fragmentos de una fractura se presionan firmemente. Muchos dispositivos ortopédicos están diseñados para hacer exactamente eso, así como para estabilizar la fractura en la alineación anatómica correcta.

Un ejemplo de los implantes más comunes son los tornillos. Son los dispositivos más ubicuos y pueden utilizarse solos o en combinación con otros. Si estás interesado en saber más sobre los tipos de tornillos para traumatología, continúa leyendo este artículo que tenemos para ti.

¿Qué es un tornillo?

El tornillo es un cilindro con hilos en espiral en su superficie exterior. Convierte las fuerzas de torsión en compresión. El objetivo funcional principal en el diseño de un tornillo es disipar y distribuir la carga mecánica.

¿Para qué sirven los tornillos en las cirugías?

tipos-tornillos-en-traumatologia-para-que-sirven

Como ya te lo mencionamos, los tornillos crean presión entre los huesos para que puedan sanar más rápido y de la mejor manera posible. Disminuyen la brecha que hay en las fracturas y el estrés en el implante ortopédico.

Los tornillos se pueden usar en traumatología para:

  • Fijación de implantes al hueso
  • Fijación hueso a hueso
  • Fijación de tejidos blandos al hueso
  • En las placas convencionales, actúan aumentando la fricción entre la placa y el hueso.

La presión generada por los tornillos puede ser estática, donde la comprensión se produce solo por el dispositivo de fijación, o dinámica, donde el peso corporal o las fuerzas musculares se utilizan para producir presión adicional. En muchos casos, los tornillos no protegen las fracturas de las fuerzas de flexión o rotación, por lo que se deben usar otros dispositivos.

Componentes de un tornillo

tipos-tornillos-en-traumatologia-componentes

Los componentes principales de un tornillo son la cabeza, el hilo y la punta.

  • Cabeza: Tiene dos funciones: proporcionar un contrafuerte para evitar que todo el tornillo se hunda en el hueso. Este contrafuerte puede hacerse más grande colocando una arandela entre la cabeza y el hueso, extendiendo así la carga. Esto se usa en huesos muy blandos.

La cabeza lleva una ranura donde encaja el destornillador para girar el tornillo. El tornillo gira y avanza hacia adelante en respuesta a una fuerza de torsión, por lo que es importante que se pueda aplicar el torque de manera efectiva. Los tornillos ortopédicos modernos usan una ranura hexagonal. Esta forma proporciona un acoplamiento efectivo que probablemente no se dañará en el proceso de atornillado.

  • Hilo: El hilo es la superficie del tornillo y permite que este gire en el hueso. El diseño del hilo debe maximizar el contacto inicial, mejorar el área de superficie y aumentar la fuerza de extracción.
  • Punta: Es el extremo opuesto de la cabeza del tornillo.

Te interesará: ¿Cómo actuar ante un esguince de tobillo?

Clasificación de tornillos óseos 

Los tornillos para huesos se pueden clasificar según:

Diseño

  • Tornillos convencionales
  • Tornillos de bloqueo
  • Tornillos sin cabeza – Tornillos Herbert
  • Tornillos canulados: estos tienen un canal perforado a través de su núcleo que permite colocar un cable guía. El roscado y la inserción del tornillo se realizan sobre el cable guía.

Material

  • Titanio
  • Acero inoxidable
  • Bioabsorbible: No interfieren con las resonancias magnéticas y no es necesario retirar el implante.

Tamaño

  • 4 mm
  • 5 mm

Características

  • No autorroscante
  • Autoperforantes
  • Autoperforante
  • Autoperforantes y autoperforantes

Región de aplicación

  • Corticales: Los tornillos corticales tienden a tener hilos finos a lo largo de su eje, y están diseñados para anclarse en el hueso cortical.
  • Esponjosos: Los tornillos esponjosos tienden a tener roscas más gruesas y, por lo general, tienen una porción lisa y sin rosca, lo que les permite actuar como un tornillo de tracción. Sus hilos más gruesos están diseñados para anclarse en el hueso medular más blando.
  • Malleolar: Se utiliza en el área metafisaria, el húmero distal, el área trocantérea y, a veces, en el tobillo, donde el hueso es bastante denso.

Resistencia de la fijación del tornillo

Depende de la interfaz tornillo-hueso que está influenciada por los siguientes factores:

  • Densidad y calidad del hueso.
  • Resistencia del material del tornillo
  • El área de contacto de los hilos con el hueso depende del diseño del hilo y del número de hilos
  • Diseño de rosca

Asimismo, dependiendo de las técnicas de inserción de tornillos se puede:

  • Mejorar el agarre al hueso
  • Prevenir la necrosis térmica mejora la fijación
  • Aumento de la fortaleza del hueso

Gracias a estos excelentes implantes, se puede

En Clínica Internacional contamos con el mejor equipo médico en Traumatología, quienes te podrán ayudar en todo lo que necesites para lograr una buena recuperación. Si deseas reservar una cita para nuestra especialidad de traumatología, comunícate con nosotros a través de nuestro formulario de contacto.