En el siguiente artículo del Dr. Miguel Angel Barrientos Tenorio, especialista en Traumatología de Clínica Internacional, se abordará sobre qué es la tendinitis, sus síntomas, causas, tratamientos y prevención.

¿Qué es la tendinitis?

La tendinitis es la lesión producida por la inflamación aguda de los tendones. Ocurre cuando una persona hace un uso excesivo o se lesiona un tendón, por ejemplo, durante el deporte. Si el proceso inflamatorio compromete además la envoltura del tendón se denomina tenosinovitis. En el caso que la lesión inflamatoria sea crónica con degeneración del tendón se llama tendinosis. 

¿Cuáles son los tipos más comunes de tendinitis?

Las tendinopatías más comunes se dividen dependiendo del lugar de la afección y pueden ser:

EN EL MIEMBRO SUPERIOR:

  • Tendinopatía del manguito rotador del hombro (compuesto por el supraespinoso, subescapular, infraespinoso y redondo menor).
  • Tendinopatía del bíceps braquial.
  • Epicondilitis o codo de tenista (tendinopatía en la inserción proximal de los tendones extensores de la muñeca y mano).
  • Epitrocleitis, codo de golfista o epicondilitis medial (tendinopatía en la inserción proximal de los tendones flexores de la muñeca y mano).
  • Tenosinovitis de Quervain (tendinopatía del extensor corto del pulgar y del abductor largo del pulgar sobre el estiloides radial en la muñeca), común en madres que dan de lactar.
  • Tendinopatía de tendones cubitales.
  • Tendinopatía de los flexores de los dedos bajo la polea que los recubre (polea A1) produce bloqueo o engatillamiento en flexión de los dedos. Dedos en gatillo o resorte.

EN EL MIEMBRO INFERIOR:

  • Tendinopatía glútea (glúteo menor, glúteo medio y en menor medida glúteo mayor).
  • Tendinopatía de la pata de ganso (formado por el gracilis, sartorio y semitendinoso).
  • Tendinopatía de la cintilla iliotibial o rodilla del corredor.
  • Tendinopatía patelar o rotuliana.
  • Tendinopatía aquiliana (insercional o no insercional respecto al hueso calcáneo).
  • Tendinopatía del tibial posterior (relacionada con el pie plano).
  • Tendinopatía de los peroneos.
  • Tendinopatía de tibial anterior.
  • Tendinopatía del flexor propio del hallux o dedo gordo del pie.

Causas más comunes de la tendinitis

La tendinitis puede producirse por una lesión repentina, pero lo más común es que sea el resultado de la repetición de un movimiento específico a lo largo del tiempo, que tensiona, fatiga o inflama a los tendones, sobre todo si se emplea gran esfuerzo físico o, en otros casos, al realizar algún deporte por no tener una técnica adecuada de entrenamiento.

La edad de la persona también influye ya que, a mayor edad, los tendones se vuelven menos flexibles por la menor hidratación que tienen. Esto los vuelve más susceptibles a lesiones de este tipo.

Signos o síntomas de la tendinitis

Los signos y síntomas suelen producirse en el lugar donde está el tendón, cerca de un hueso y/o en los lugares de tensión de los tendones que soportan cargas. Algunos malestares y síntomas comprenden los siguientes:

  • Dolor. Muchos pacientes lo refieren como un dolor sordo o inespecífico predominantemente a la palpación o a la movilización del miembro o articulación afectada
  • Sensibilidad
  • Hinchazón
  • Masas palpables en la región del tendón (por ejemplo, nódulos en tendinopatía no insercional del tendón de aquiles).

¿Quiénes suelen sufrir de tendinitis?

Las personas que realizan actividades que impliquen un movimiento específico o particular repetitivo, más aún si implican algún sobreesfuerzo o se realizan con técnicas inadecuadas o en condiciones subóptimas son las más susceptibles a sufrir de algún tipo de tendinitis.

También te interesará: ¿Qué es una dislocación? ¿Cómo se produce una?

Diagnóstico

diagnostico-tendinitis

El diagnóstico es clínico y se realiza mediante un examen físico. Dependiendo de lo que diga tu médico, se pueden solicitar exámenes de imágenes auxiliares como ecografías y resonancias magnéticas nucleares para confirmar el diagnóstico y el estado del tendón (tendinitis, tenosinovitis, tendinosis o hasta desgarros parciales o totales) o radiografías si es que se encuentran alteraciones en el eje del miembro afectado.

Tratamientos

Lo primero que se debe hacer es suspender la actividad que está produciendo la tendinopatía. En casa, el paciente puede aplicarse hielo en la zona afectada y, si hay hinchazón, se puede aplicar una leve compresión con vendas elásticas compresivas.

Según lo recetado por tu médico, te pueden prescribir antiinflamatorios y analgésicos en etapas agudas para mejorar los síntomas relacionados. De igual manera, es posible que se deba seguir un programa de terapia física antiinflamatoria y luego de fortalecimiento musculotendinoso.

Se pueden utilizar ortésicos en caso de alteraciones del eje o de la marcha que sobrecarguen y que estén afectando a los tendones. Dependiendo de la gravedad de la lesión y en casos extremos, se puede emplear el tratamiento quirúrgico (en caso de recidivas, rupturas o desgarros, o desprendimiento del tendón del hueso) para su reparación, reinserción al hueso, o modificación del eje del miembro (predominantemente en miembros inferiores). La gran mayoría muestran mejoría con el tratamiento conservador.

¿Cuánto tiempo lleva la recuperación?

El tiempo de recuperación variará según el paciente y la gravedad de la lesión. Además, el momento en el que se comienza a tratar la lesión o las actividades que realice el paciente también influyen.

Prevención y cuidados

prevencion-cuidados

Para reducir el riesgo de padecer tendinitis, se pueden seguir estas sugerencias:

  • Evitar actividades que provoquen un esfuerzo excesivo para los tendones, especialmente por períodos prolongados. Si hay dolor durante un ejercicio en particular, suspender y descansar.
  • Si la técnica en una actividad o ejercicio es deficiente, predispone a tener problemas con los tendones. Considerar tomar clases u obtener instrucciones profesionales al comenzar un deporte nuevo o al usar equipos para ejercicios.
  • Estirar antes y después del ejercicio, y así poder maximizar la amplitud de movimiento de las articulaciones, esto puede ayudar a minimizar los traumatismos reiterados en tejidos tensos. 
  • Usar una correcta ergonomía en el lugar de trabajo, esto ayudará a proteger las articulaciones y tendones de una tensión excesiva.
  • Preparar los músculos para practicar deportes, fortaleciéndolos para resistir mejor el esfuerzo y la carga.

En Clínica Internacional contamos con el mejor equipo médico en Traumatología y Reumatología, quienes te podrán ayudar en todo lo que necesites para lograr una buena rehabilitación. Si deseas reservar una cita para nuestra especialidad de traumatología, comunícate con nosotros a través de nuestro formulario de contacto.