Con este invierno limeño, el número de personas con fuertes síntomas de neumonía ha aumentado considerablemente, convirtiéndose en una de las infecciones respiratorias más comunes que se ve dentro de nuestra especialidad de Neumología.

En el siguiente artículo de Clínica Internacional, encontrarás mayor información sobre la sintomatología de esta condición, así como los tratamientos que suelen seguirse para poder curarla.

¿Qué es la neumonía?

sintomas-neumonia-como-tratarla-que-es-neumonia

La neumonía es una infección bacteriana o viral que afecta a uno o ambos pulmones, muy rara vez es causada por hongos. A causa de esta, los alvéolos de tus pulmones se inflaman y empiezan a llenarse de líquido o pus, lo cual dificulta la respiración.

¿La neumonía es contagiosa? Los virus que la causan sí lo son. Esto significa que pueden propagarse de un paciente a otro a través de los estornudos o la tos. También podrías contraerla si entras en contacto con superficies u objetos contaminados con bacterias que causan esta enfermedad.

Además, podrías sufrir de neumonía debido a ciertos hongos en el medio ambiente, pero estos no se transmitirán de persona a persona.

¿Quiénes están en riesgo?

Cualquiera podría desarrollar neumonía, pero algunos grupos que tienen mayor riesgo son:

  • Bebés y niños pequeños, especialmente los prematuros.
  • Las personas que han tenido una infección viral reciente, como un resfriado o la influenza.
  • Personas con afecciones pulmonares crónicas como asma, bronquitis o bronquiectasias.
  • Personas con sistemas inmunes débiles debido al uso de medicamentos.
  • Pacientes de hospital.
  • Pacientes que han tenido un derrame cerebral o presentan alguna inmovilidad.
  • Fumadores y personas que beben alcohol en exceso.
  • Personas mayores de 65 años.
  • Personas desnutridas o que siguen una dieta no saludable.

Síntomas

sintomas-neumonia-como-tratarla-sintomas

La neumonía viral tiende a desarrollarse lentamente durante varios días, mientras que la bacteriana generalmente lo hace en un solo día. La mayoría de las personas que contraen esta enfermedad inicialmente tuvieron una infección viral, como una gripe o un resfriado junto con algunos síntomas como los dolores de cabeza y musculares.

Si el paciente llega a desarrollar neumonía, los síntomas más comunes llegan a ser:

  • Fiebre
  • Tos
  • Sudoración o escalofríos
  • Cansancio o fatiga
  • Falta de aliento
  • Respiración rápida
  • Pérdida de apetito
  • Un empeoramiento de la tos que puede producir mucosidad de color amarillenta, verde o con sangre.
  • Dolor en el pecho al respirar o toser, causado por la inflamación de la membrana que recubre los pulmones.

En bebés y niños, los síntomas pueden ser menos específicos y pueden no mostrar signos claros de una infección en el pecho. Comúnmente tendrán fiebre, no se sentirán bien y se volverán letárgicos. También pueden presentar una respiración acelerado y con sibilancias.

Las personas mayores de 65 años con neumonía pueden mostrar signos de confusión, disminución de la conciencia mental o una temperatura corporal inferior a la normal.

También es posible que la piel, los labios y las uñas se vuelvan oscuros o azulados. Esta es una señal de que los pulmones no pueden entregar suficiente oxígeno al cuerpo. Si esto ocurre, es vital buscar asistencia médica de inmediato.

Diagnóstico

Si sospecas que tú o alguien más padece de neumonía, es importante que busques atención médica de inmediato para poder descartar la enfermedad o en caso contrario, empezar a recibir el tratamiento adecuado.

Para diagnosticar la neumonía, un neumólogo tomará nota de tu historial médico y te realizará un examen físico. Durante esta evaluación, escuchará tu pecho con un estetoscopio. La respiración áspera, los sonidos crepitantes, las sibilancias y los sonidos respiratorios reducidos en una parte particular de los pulmones pueden indicar neumonía.

Además, por lo general, será necesario que se te tome una radiografía de tórax para confirmar el diagnóstico. Esta mostrará las áreas del pulmón afectadas por la neumonía. Por otra parte, un análisis de sangre y una muestra de esputo serán enviados a un laboratorio para un examen.

Tratamiento

sintomas-neumonia-como-tratarla-tratamiento

El tratamiento para la neumonía variará según el paciente. La mayoría de los casos se pueden tratar en casa. Sin embargo, los bebés, niños y personas con neumonía severa puede que necesiten ser internados para recibir un mejor tratamiento.

La neumonía generalmente se trata con antibióticos, incluso si se sospecha de neumonía viral, ya que también puede haber un grado de infección bacteriana. El tipo de antibiótico utilizado y la forma en que se administra estarán determinados por la gravedad y la causa de la neumonía.

El tratamiento en casa generalmente incluye:

  • Antibióticos: administrados por vía oral en tabletas o líquido.
  • Medicamentos para aliviar el dolor.
  • Beber muchos líquidos, especialmente agua, para ayudar a aflojar la mucosidad en los pulmones.

El tratamiento hospitalario generalmente incluye:

  • Antibióticos administrados por vía intravenosa (por goteo en una vena)
  • Terapia de oxígeno para garantizar que el cuerpo obtenga el oxígeno que necesita
  • Fluidos intravenosos para prevenir la deshidratación en caso el paciente esté demasiado enfermo para comer o beber.
  • Fisioterapia para ayudar a eliminar el esputo de los pulmones.

Consejos de prevención

sintomas-neumonia-como-tratarla-prevencion

Además de las vacunas, hay otras formas de prevención para evitar contraer la neumonía:

  • Si fumas, deja este hábito. Fumar te hará más susceptible a las infecciones respiratorias, especialmente a la neumonía.
  • Lávate las manos regularmente con agua y jabón.
  • Cúbrete al toser y estornudar. Desecha rápidamente los pañuelos usados.
  • Sigue un estilo de vida saludable para fortalecer tu sistema inmunológico. Descansa lo suficiente y realiza ejercicio regularmente.

Junto con la vacunación y los pasos de prevención adicionales, puedes ayudar a reducir el riesgo de contraer neumonía.

En Clínica Internacional te ayudaremos en lo que necesites ya que contamos con los mejores especialistas, quienes tratarán tus problemas de salud. Si deseas reservar una cita, puedes hacerlo a través de nuestra sección Citas en Línea.