Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) son infecciones que puede contraer una persona al tener contacto sexual. También son conocidas como infecciones de transmisión sexual (ITS) o enfermedades venéreas. Según la especialidad de ginecología y urología, durante el acto sexual, una persona puede transmitir bacterias a través del semen, secreciones vaginales o sangre; estos organismos empiezan a habitar la piel o las membranas mucosas de los genitales produciendo una infección.

En el siguiente artículo de Clínica Internacional, podrás aprender más sobre las enfermedades de transmisión sexual (ETS) más comunes y las mejores maneras para prevenirlas.

clinica-internacional-enfermedades-transmision-sexual-prevencion

Enfermedades de transmisión sexual más comunes

Algunas de las enfermedades de transmisión sexual más comunes son las siguientes:

Clamidia

La clamidia es una ETS causada por la bacteria Chlamydia trachomatis (C. trachomatis), la cual solo afecta a los seres humanos. Esta enfermedad es la causa infecciosa más común de enfermedades genitales y oculares a nivel mundial.

En cuanto a los síntomas, las mujeres con clamidia generalmente no muestran ningún signo. En caso se presente alguno, los más comunes son:

  • infección de vejiga
  • un cambio en el flujo vaginal
  • dolor abdominal bajo y leve

Si una persona no recibe tratamiento para la clamidia, puede provocar los siguientes síntomas:

  • dolor pélvico
  • coito doloroso, ya sea momentáneo o siempre que se realice
  • sangrado entre períodos

Chancroide

El chancroide o chancro blando es una infección bacteriana causada por el Streptobacillus Haemophilus ducreyi y que solo puede transmitirse a través del contacto sexual.

Este problema puede llegar a causar llagas dolorosas en los genitales y aumentar el riesgo de contraer VIH.

Dentro de las dos primeras semanas luego de adquirir la infección, el paciente desarrolla un bulto que se convierte en una úlcera que puede ser de 0.4 a 0.7 cm. de ancho y que está rodeada de materia amarillenta.

Piojos púbicos

Los piojos púbicos se propagan principalmente a través del contacto sexual. Las mascotas no juegan ningún papel en la transmisión de estos organismos. Los piojos se adhieren al vello púbico, pero también pueden encontrarse en las axilas, el bigote, la barba, las pestañas y las cejas.

Herpes genital

Esta ETS es causada por el virus del herpes simple (VHS). El virus afecta la piel, el cuello uterino, los genitales y algunas otras partes del cuerpo.

Existen dos tipos de herpes:

  • VHS-1, conocido como herpes tipo 1
  • VHS-2, conocido como herpes tipo 2

El VHS tipo 2 se contrae con más frecuencia a través del sexo vaginal, oral o anal. Por otra parte, el tipo 1 se transmite a través de las pajillas, utensilios y superficies compartidas.

En la mayoría de los casos, el virus permanece inactivo después de ingresar al cuerpo humano y no muestra síntomas. Si el paciente mostrara síntomas, estos pueden ser los siguientes:

  • ampollas y ulceración en el cuello uterino
  • flujo vaginal
  • dolor al orinar
  • fiebre
  • herpes labial alrededor de la boca (VHS tipo 1)

Además, pueden aparecer ampollas rojas en el área genital externa, el recto, los muslos y las nalgas. Estos pueden ser dolorosos, especialmente si revientan y dejan úlceras.

Tricomoniasis

La tricomoniasis es una ETS común que puede afectar a ambos sexos. Sin embargo, las mujeres son más propensas a experimentar los síntomas. La infección es causada por un parásito protozoario unicelular llamado Trichomonas vaginalis.

Para las mujeres, la vagina es el sitio de infección más común, mientras que para los hombres es la uretra. Si bien las mujeres pueden adquirir la infección a través de parejas sexuales masculinas o femeninas, los hombres casi siempre se infectan al tener relaciones sexuales con mujeres.

Los síntomas de la tricomoniasis incluyen:

  • olor vaginal
  • flujo vaginal
  • dolor o incomodidad durante las relaciones sexuales
  • dolor al orinar

Una mujer con tricomoniasis tiene más probabilidades de adquirir el VIH una vez que se expone al virus. Una mujer con tricomoniasis y VIH también es más propensa a transmitir el virus del VIH a otras parejas sexuales.

VIH y SIDA

clinica-internacional-enfermedades-transmision-sexual-comunes-prevencion

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) ataca el sistema inmunitario, dejando al paciente mucho más vulnerable a las infecciones y enfermedades. Si el virus no es tratado, la susceptibilidad a infecciones empeora.

Esta enfermedad no solo se transmite a través de las relaciones sexuales, también se puede contraer con el contacto sangre con sangre, la lactancia, el parto, el uso compartido de equipos para inyectarse drogas, como agujas y jeringas, y, en raras ocasiones, transfusiones de sangre.

Con el tratamiento, la cantidad de virus presente en el cuerpo puede reducirse a un nivel indetectable. Esto significa que la cantidad de virus está tan baja que no se puede detectar en los análisis de sangre y no se puede transmitir a otras personas. No obstante, una persona con el VIH debe continuar su tratamiento como de costumbre, ya que el virus está siendo controlado y no curado.

Si el VIH progresa sin tratamiento y alcanza la etapa 3, conocida como SIDA, puede ser fatal para el paciente.

Virus del papiloma humano (VPH)

El virus del papiloma humano es el nombre que recibe un grupo de virus que afectan la piel y las membranas mucosas, como la garganta, el cuello uterino, el ano y la boca.

Existen más de 100 tipos de VPH, de los cuales aproximadamente 40 pueden afectar las áreas genitales y los cuales se pueden transmitir a la boca y la garganta.

Una infección causada por el VPH puede conducir a un crecimiento celular anormal y alteración dentro del cuello uterino, lo que aumenta significativamente el riesgo de sufrir cáncer de cuello uterino y contraer verrugas genitales.

El VPH se transmite con mayor frecuencia a través del sexo vaginal, anal y oral. Asimismo, una mujer que está embarazada y tiene el VPH podría transmitir el virus a su bebé durante el parto. La vacuna contra el VPH es la mejor manera de prevenir esta infección.

Te interesará: “¿De qué trata el examen de papanicolaou?

Sífilis

La sífilis es el resultado de la bacteria treponema pallidum y se transmite por contacto sexual o a través del embarazo. Este virus puede provocar la muerte del bebé o deformidades congénitas graves.

Existe un período de incubación de 9 y 90 días después de la infección inicial y antes de que aparezcan los primeros síntomas. Cada etapa de la sífilis tiene signos y síntomas característicos.

Gonorrea

Esta infección bacteriana de transmisión sexual, causada por la Neisseria gonorrhoeae, generalmente ataca las membranas mucosas. La bacteria, que es altamente contagiosa, permanece en las cavidades más cálidas y húmedas del cuerpo como la vagina, el pene, la boca, el recto y el ojo.

La mayoría de las mujeres con gonorrea no muestran signos ni síntomas. No obstante, si ellas no se tratan, pueden llegar a desarrollar una enfermedad inflamatoria pélvica (EIP). En cambio, los hombres pueden desarrollar una inflamación en la glándula prostática, la uretra o el epidídimo.

Tan pronto como una persona contrae la gonorrea, corre el riesgo de propagar la bacteria a otras partes del cuerpo prolongando el período de tratamiento.

Los síntomas de la gonorrea pueden aparecer entre los 2 a 10 días después de la infección inicial (en algunos casos, puede tomar 30 días). Algunas personas experimentan síntomas muy leves que conducen a confundir la gonorrea con una afección diferente, como una infección por hongos.

Los hombres pueden experimentar los siguientes síntomas:

  • ardor al orinar
  • dolor testicular o hinchazón
  • una secreción verde, blanca o amarilla del pene

Las mujeres son menos propensas a mostrar síntomas, pero si lo hacen, estos pueden ser:

  • manchado después de la relación sexual
  • vulvitis (hinchazón de la vulva)
  • sangrado irregular entre períodos
  • conjuntivitis
  • dolor en el área pélvica
  • ardor o dolor al orinar

Si el recto se infecta, una persona con gonorrea puede experimentar comezón anal, deposiciones dolorosas y, a veces, secreciones. Cuando la transmisión ocurre como resultado del sexo oral, puede haber una sensación de ardor en la garganta e inflamación de las glándulas.

Prevención

clinica-internacional-enfermedades-transmision-sexual-proteccion

Para prevenir la propagación de enfermedades de transmisión sexual, debes:

  • usar anticonceptivos de barrera, como el condón, durante las relaciones sexuales
  • evitar usar un lubricante a base de aceite, como la vaselina, cuando use un condón de látex
  • limpiar cuidadosamente algún juguetes sexuales que vayas a utilizar
  • preguntar a tu pareja sexual si tiene o ha tenida alguna ETS

Debes tener en cuenta que las formas de anticoncepción que no son de barrera, como los anticonceptivos orales o los dispositivos intrauterinos, no protegen contra las infecciones de transmisión sexual.

Entre otros consejos que puedes seguir para reducir el riesgo de contraer una ETS están:

  • la abstinencia
  • la monogamia con una persona no infectada
  • las vacunas contra el VPH
  • beber alcohol con moderación (las personas que han consumido demasiado alcohol o drogas recreativas tienen más probabilidades de participar en conductas de riesgo).

Recuerda que es responsabilidad de los padres, los colegios y la sociedad informar a los niños y adolescentes sobre la importancia del sexo seguro y con protección. Esta es la única manera de evitar infecciones producidas por una ETS.

Si presentas algunos de los síntomas de los ETS antes mencionadas o te has enterado que tu pareja sufre de alguna de ellas, te recomendamos visitar a tu ginecólogo, urólogo o infectólogo para que puedas realizar el descarte o iniciar tratamiento inmediatamente.

En Clínica Internacional contamos especialistas de distintas ramas de la medicina. Si deseas reservar una cita con alguno de ellos, puedes hacerlo a través de nuestra sección Citas en Línea.

Traducido y adaptado de: medicalnewstoday.com