Si estás pasando por un embarazo de alto riesgo, una serie de preguntas podrían estar rondando por tu mente: ¿qué tipos de cuidados especiales prenatales necesitaré?, ¿cómo asegurar el bienestar de mi bebé? Son preguntas muy comunes.

Incluso, toda mujer que considera tener una familia numerosa, pero cuenta con antecedentes de embarazos de alto riesgo tiene el temor de que esto ocurra nuevamente. Si este es tu caso, no te preocupes, en Clínica Internacional te compartimos algunas pautas y recomendaciones para que puedas evitar cualquier tipo de complicación durante la dulce espera.

Un embarazo de alto riesgo puede darte muchos retos antes, durante y después del parto. Tú y tu bebé necesitarán de un monitoreo constante con cuidados especiales durante todo el periodo de gestación. Primero, debes entender las causas de este tipo de embarazo y qué podrías hacer para que ninguno corra riesgo.

¿Cuáles son los factores de un embarazo de alto riesgo?

A menudo, un embarazo de alto riesgo es el resultado de una condición médica previa al embarazo. En otros casos, es durante la gestación cuando una serie de complicaciones, ya sea por parte de  la madre o del bebé, se presentan.

embarazo alto riesgo bebe

Los factores específicos que pueden contribuir a este tipo de embarazo son:

  • Edad avanzada de la madre. Los riesgos durante el embarazo son más altos cuando la madre tiene 35 años a más.
  • Estilo de vida. Fumar cigarrillos, beber alcohol y consumir drogas ilegales puede provocar que un embarazo se vuelva riesgoso.
  • Historia médica. Una cesárea previa, un bebé con bajo peso al nacer o un parto prematuro (antes de las 37 semanas) pueden incrementar el riesgo en embarazos posteriores. Otros factores de riesgo incluyen una historia familiar con condiciones genéticas, un aborto anterior o la muerte del bebé poco tiempo después de nacer.
  • Condiciones subyacentes. Condiciones crónicas (tales como diabetes, hipertensión y epilepsia) incrementan los riesgos durante el embarazo. Alguna condición en la sangre, como la anemia, una infección u otra condición de salud mental puede también aumentar dichos riesgos.
  • Complicaciones durante el embarazo. Varias complicaciones que se desarrollan durante la gestación plantean riesgos, como por ejemplo problemas con el útero, cuello uterino o placenta.Otros problemas pueden incluir una gran o poca cantidad de líquido amniótico, un crecimiento fetal restringido o incompatibilidad rhesus (Rh), condición potencialmente grave que ocurre cuando tu grupo sanguíneo es Rh negativo y el de tu bebé Rh positivo.Embarazo múltiple. Los riesgos durante el embarazo son más altos para las mujeres que llevan gemelos o más bebes.

¿Qué pasos debo seguir para tener un embarazo saludable?

Si sabes con anticipación que tendrás un embarazo de alto riesgo o tan solo quieres prevenir pasar por uno, te recomendamos los siguientes puntos básicos:

  • Programa una cita antes de la concepción. Si estás pensando en querer ser madre, consulta primero a un profesional de salud. Él o ella te podrían recomendar tomar vitaminas diarias prenatales y alcanzar tu peso ideal antes del embarazo. Si tienes alguna condición médica, tu tratamiento podría necesitar algunos ajustes para la gestación. El profesional de salud también discutirá los riesgos de tener un bebé con alguna condición genética.
  • Sé cuidadosa al usar tecnología de reproducción asistida (TRA). Si estás planeando en usar TRA para conseguir un embarazo, considera cuántos embriones serán implantados. Un embarazo múltiple puede conducir a riesgos de tener un parto prematuro.
  • Controles prenatales. Las visitas prenatales pueden ayudar a que tu médico monitoree tu salud y la de tu bebé. Dependiendo de las circunstancias, podrían referirte a un especialista en medicina materno fetal, genética, pediatría u otra área.
  • Sigue una dieta saludable. Durante el embarazo, necesitarás más ácido fólico, calcio, hierro y otros nutrientes esenciales. Una vitamina diaria prenatal puede ayudarte también. Consulta a tu médico si necesitas de una nutrición especial debido a alguna condición médica como la diabetes.
  • Sube al peso recomendado. Ganar los kilos recomendados pueden ayudar mucho a la salud de tu bebé, y será mucho más fácil perderlos luego de dar a luz. Habla con tu médico para determinar lo que es perfecto para  ti.
  • Evita sustancias riesgosas. Si fumas, deja de hacerlo. No pienses ni en consumir drogas ilegales ni alcohol.

¿Necesito de exámenes especiales?

Si tienes un embarazo de alto riesgo, deberías considerar exámenes o procedimientos  adicionales a los rutinarios de control prenatal. Dependiendo de las circunstancias, el profesional de salud podría recomendarte lo siguiente:

embarazo alto riesgo examen

  • Ecografía especializada o dirigida. Este tipo de ultrasonido prenatal (técnica de imagen que usa ondas sonoras de alta frecuencia para producir imágenes del bebé en el útero) puede ayudar a identificar algún problema sospechoso, como un desarrollo anormal.
  • Amniocentesis. Durante este procedimiento, se retira del útero una muestra del fluido que rodea y protege al bebé (líquido amniótico). Se realiza aproximadamente a las 15 semanas de gestación. La amniocentesis ayuda a identificar ciertas condiciones genéticas como también defectos del tubo neural, serias anormalidades en el cerebro o la médula espinal.
  • Muestra de vellosidades coriónicas. Durante este procedimiento, se remueve de la placenta una muestra de células. A menudo se realiza este examen entre las 10 o 12 semanas de gestación el cual ayuda a identificar ciertas condiciones genéticas.
  • Cordocentesis. Este examen, también conocido como muestra sanguínea percutánea del cordón umbilical, es un examen prenatal altamente especializado en donde se toma del cordón umbilical una muestra de sangre del feto. El examen, realizado luego de las 18 semanas de embarazo, puede identificar trastornos cromosómicos, trastornos en la sangre o infecciones.
  • Medición de la longitud cervical. Tu médico podría realizar un ultrasonido para medir la longitud de tu cuello uterino en varias citas,  así determinará si tienes riesgos de presentar un parto prematuro.
  • Exámenes de laboratorio. Tu médico podría tomar una muestra de tus secreciones vaginales para verificar la presencia de fibronectina fetal – sustancia que actúa como goma entre el saco fetal y el revestimiento del útero. La presencia de fibronectina fetal podría significar un signo de embarazo prematuro.
  • Perfil biofísico. Este examen prenatal se usa para verificar el bienestar de un bebé. Combina el monitoreo de la frecuencia cardíaca del feto (prueba de estrés) y la ecografía fetal.

Algunos exámenes de diagnóstico prenatal (como la amniocentesis y la muestra de vellosidades coriónicas) tienen un pequeño riesgo de pérdida del embarazo.

Por último, la decisión de seguir pruebas prenatales depende de ti y de tu pareja. Analiza los riesgos y beneficios con tu médico.

En Clínica Internacional contamos con la especialidad de Ginecología, en donde podrás encontrar especialistas altamente calificados que te ayudarán en todo lo que necesites. Si deseas reservar una cita, puedes hacerlo a través de nuestra sección Citas en Línea.