Si tu bebé tiene una erupción y su piel no es tan suave como debería ser o tal vez solloza y estornuda más de lo normal, quizás podría estar sufriendo alguna alergia. Síntomas como estos son muy comunes en las alergias en bebés.

Para saber más acerca de las alergias en bebés, en el siguiente artículo de Clínica Internacional, te brindaremos más información sobre estas y las maneras para identificarlas y prevenirlas.

¿Cómo se dan las alergias en bebés?

Los padres a menudo no se dan cuenta de que los síntomas como las secreciones nasales, erupciones cutáneas, malestares estomacales o irritabilidad pueden indicar alguna alergia en bebés. En su lugar, atribuyen estas cosas a un resfriado crónico, acné infantil, estómago delicado o simplemente un bebé quisquilloso.

La mayoría de las veces, estos síntomas, especialmente si son de corta duración, son el resultado de un resfriado u otra enfermedad pasajera. Sin embargo, en algunos casos puede representar una alergia en bebés.

Cuando un bebé tiene una reacción alérgica, es el resultado de una respuesta inapropiada de su sistema inmunológico. El sistema inmunológico está programado para combatir las enfermedades, pero a veces reacciona a una sustancia inofensiva, como el polen, como si fuera un parásito, virus o bacteria invasora.

Para defenderse, el sistema inmune produce proteínas protectoras llamadas anticuerpos. Esta sobreproducción causa hinchazón e inflamación de los tejidos, por ejemplo, las fosas nasales.

La tendencia a contraer alergias es hereditaria, pero no las alergias específicas. Por ejemplo, si eres alérgico a la penicilina, tu hijo puede desarrollar otro tipo de alergias que no necesariamente será la misma que tienes.

¿Cómo diferenciar las alergias en bebés?

Como-diferenciar-las-alergias-en-bebes

¿Puedes decir la diferencia entre un resfriado y una alergia? No es fácil, porque los síntomas son similares en la superficie.

Para ayudarte, estos síntomas te permitirán distinguir un resfriado de una alergia:

  • Tracto respiratorio superior: La secreción nasal con secreción nasal turbia y fiebre es probablemente un resfriado. Los síntomas deben desaparecer en una semana más o menos. Pero la secreción nasal persistente, delgada y acuosa puede indicar alergias.
  • Una reacción alérgica rara y grave llamada anafilaxia produce una inflamación rápida de las vías respiratorias del bebé. Esto evita que el bebé respire o trague. Si crees que esto le está pasando a tu hijo, llama al 911 o a los bomberos al 116.
  • Tracto respiratorio inferior: La tos y sibilancias (respiración ruidosa en la que tu bebé hace un silbido) son comunes en bebés y niños pequeños. Los bebés tienen vías respiratorias pequeñas y sensibles en sus pulmones. Cuando estas se hinchan como resultado de un virus respiratorio, ellos tienden a toser o a respirar con dificultad. Los bebés alérgicos son propensos a los virus respiratorios y tienen problemas para deshacerse de la tos o los resfriados
  • Ojos: La conjuntivitis es una condición causada por alergias y virus. Sus síntomas son un ojo rojo y secreciones. La conjuntivitis alérgica no se ve muy diferente de la conjuntivitis causada por un virus, por lo que el pediatra de tu hijo tendrá que hacer el diagnóstico. Ten en cuenta que los bebés con alergias pueden frotarse los ojos con frecuencia, rascarse en exceso, tener círculos oscuros debajo de los ojos y estar irritable.
  • Piel: Los recién nacidos son propensos a las erupciones, pero la mayoría de estas (incluido el acné infantil) desaparecen a los 2 o 3 meses de edadLa erupción alérgica más común es la dermatitis atópica o eccema y ​​para muchos bebés es el primer signo de advertencia de tendencias alérgicas. El eccema es una erupción roja, escamosa y, a veces, que sale en las mejillas, el torso, los brazos y las piernas del bebé. Por otra parte, la dermatitis por contacto es una erupción alérgica causada por una reacción al jabón, detergente, ropa de lana u otro irritante que ha tocado el cuerpo del bebé.
  • Estómago: Los virus pueden causar vómitos, diarrea, malestar estomacal y gases. Pero estos síntomas también pueden deberse a alergias y no solo a los alimentos. Los niños con alergias ambientales pueden tener dolencias estomacales como resultado de la flema ingerida, que puede irritar el estómago.
  • Comportamiento: Las alergias pueden causar problemas con la comida, el sueño o la irritabilidad. Si tu bebé tiene alergias, estará molesto e incómodo. Esto generalmente se debe a su congestión crónica, dolor abdominal o picazón en la piel, los ojos o la nariz.

Otra pista que debes considerar es cuándo se presentan los síntomas. Los resfriados son más comunes en el invierno, pero las alergias en interiores (como la alergia a los ácaros del polvo) pueden estar presentes todo el año. Una alergia a los alimentos puede manifestarse en cualquier momento, desde unos pocos minutos hasta unas pocas horas después de ingerir el alimento causal.

Tipos de alergias en bebés

Tipos-de-alergias-en-bebes

Alergias a los alimentos

Tu bebé puede ser alérgico a cualquier alimento y puede reaccionar a más de uno. Por ejemplo, los cacahuetes son el principal desencadenante de las alergias alimentarias en bebés. Otros que también son comunes son:

  • Leche de vaca
  • Huevos
  • Pescado
  • Frutos secos (como almendras, anacardos y nueces)
  • Mariscos (como cangrejo, langosta y camarón)
  • Soja
  • Trigo

Los síntomas más comunes de una alergia en bebés y niños pequeños de este tipo son:

  • Dolor de vientre
  • Tos
  • Diarrea
  • Desmayo
  • Urticaria o erupción
  • Náuseas o vómitos
  • Erupción roja alrededor de la boca
  • Goteo o congestión nasal
  • Hinchazón de la cara, piernas o brazos.
  • Opresión en la garganta
  • Dificultad para respirar, incluyendo sibilancias

Las alergias a los alimentos pueden causar síntomas repentinos y graves que amenazan la vida. Por ejemplo, tu hijo puede tener problemas extremos para respirar y una caída brusca de la presión arterial que puede causar un shock. Los signos de shock incluyen piel pálida, húmeda y mareos. Este tipo de reacción se llama anafilaxis y tu hijo debe recibir atención médica de inmediato si presenta dichos síntomas.

Alergias estacionales

Si los síntomas de tu pequeño empeoran durante ciertas temporadas, puede tratarse de una rinitis alérgica. Esta alergia común en los niños causa estornudos y otros síntomas debido al polen de los árboles y las plantas.

Los síntomas son los mismos que tienen los adultos:

  • Goteo, picazón en la nariz
  • Ojos llorosos
  • Estornudo
  • Congestión nasal
  • Dolor de oído en algunos casos

Alergias de interiores

El peluche favorito de tu pequeño podría ser un desencadenante de alergias. Pequeñas manchas de polvo, llamadas ácaros del polvo, empeoran las alergias en bebés. Estos ácaros se acumulan en lugares suaves y acogedores, como peluches y muñecos.

El moho, el humo del cigarrillo y el perfume también pueden desencadenar alergias en bebés.

Aproximadamente 1 de cada 6 niños tiene este tipo de alergia. Los síntomas son los mismos que las alergias estacionales e incluyen secreción nasal, congestión nasal y estornudos.

Te interesará: 5 señales de que estás entrando en labor de parto.

Diagnóstico de alergias en bebés y niños pequeños

Ten un diario con los síntomas de tu pequeño (cuáles son y cuándo suceden) para ayudar a tu pediatra a determinar qué tipo de alergia tiene y cómo tratarla.

Diagnostico-de-alergias-en-bebes

Es posible que debas llevar a tu bebé a un alergista y este te preguntará acerca de los síntomas y antecedentes de salud personales y familiares. Asegúrate de decirle cuándo ocurren los síntomas, como después de las comidas o durante temporadas específicas.

Tratamiento

Si tu bebé ha sufrido alergias, querrás aliviar sus síntomas y minimizar las posibilidades de que vuelvan a aparecer al hacer cambios en su entorno. Los tratamientos habituales para las alergias incluyen:

  • Cremas hidratantes para la piel o de hidrocortisona al 1% para el eczema y otras erupciones alérgicas
  • Antihistamínicos orales para el alivio rápido de los síntomas de un bebé mayor
  • Disminuir la exposición a los alérgenos.

Prevención

Si en tu familia hay antecedentes de alergias, existen medidas para ayudar a que tu hijo las evite al crecer:

  • Amamanta a tu bebé durante al menos seis meses. Puedes evitar los beneficios de la lactancia materna si evitas comer alimentos alergénicos, como la leche, huevos, pescado y nueces.

Asimismo, disminuye la exposición del bebé a los alérgenos comunes creando un ambiente hipoalergénico para el bebé:

  • No permitas fumar en tu casa.
  • Usa fundas a prueba de ácaros
  • Limpia regularmente para disminuir la concentración de polvo y moho en tu hogar
  • Evita las alfombras (especialmente en la habitación del bebé)

En Clínica Internacional, tenemos a los mejores médicos especialistas en Maternidad, quienes te ayudarán con el cuidado integral de tu embarazo y de tu recién nacidoSi deseas reservar una cita con alguno de nuestros especialistas, puedes hacerlo a través de nuestra sección Citas en Línea.

Traducido y adaptado de: parents.com