Al igual que muchas lesiones de rodilla, un desgarro o rotura de menisco puede ser muy doloroso. Desafortunadamente, es la lesión más común que ocurre en las rodillas. Para saber más sobre este problema, no te pierdas el siguiente artículo de Clínica Internacional a cargo del Dr. Francisco Lovon Arbayza, especialista en Traumatología.  

¿Qué es una rotura de menisco?

La rotura de un menisco se define como un desgarro de uno o ambos meniscos que tiene nuestra rodilla. Pero, ¿qué es un menisco? Es un trozo de cartílago de la rodilla que amortigua y estabiliza la articulación, sin mencionar que también protege los huesos del desgaste. Sin este, la rodilla comenzará a desgastarse y podría ocurrir una artrosis.

que-es-rotura-menisco

¿Cuáles son los dolores o síntomas de una rotura de menisco?

Los dolores y síntomas de un desgarro de este tipo incluyen:

  • Dolor agudo de la rodilla y bloqueo de la misma
  • Derrame articular (la rodilla se llena de líquido)
  • Dolor de rodilla al realizar alguna actividad física o realizar un deporte
  • Dolor al arrodillarse o tomar una posición de cuclillas
  • Hinchazón
  • Dificultad para doblar o estirar la pierna

Al principio, es posible que el dolor no sea tan intenso; incluso podrías continuar jugando con la lesión. No obstante, una vez que comienza la inflamación, tu rodilla probablemente te provocará bastante dolor.

¿Por qué suele ocurrir una rotura de menisco?

Una rotura de menisco puede producirse principalmente por una mala rotación de la rodilla: los huesos del fémur y la tibia pellizcan al menisco y lo desgarran. Esto puede ocurrir durante una actividad deportiva, una caída, un giro inesperado o en meniscos desgastados por arrodillarse.

Diagnóstico

Para diagnosticar un desgarro o rotura de menisco, tu traumatólogo te realizará un examen físico completo. Se te preguntará detalles sobre cómo te lesionaste y es posible que se necesiten radiografías para descartar huesos rotos y otros problemas. 

De igual forma, se te pueden pedir exámenes auxiliares como una resonancia magnética para tener una evaluación más detallada del cartílago de la rodilla.

También te interesará: ¿Qué es una dislocación? ¿cómo se produce una?

Tratamientos y terapias

El tratamiento para la rotura de meniscos dependerá del tamaño y la ubicación del desgarro. Otros factores que influyen en el tratamiento incluyen la edad, el nivel de actividad y las lesiones relacionadas. Lo importante es tratar de conservar o “salvar” el menisco.

Según tu traumatólogo, algunas opciones de recuperación pueden ser:

  • En pacientes jóvenes o adultos activos con lesión meniscal sintomática, se suele realizar una cirugía artroscópica de rodilla en donde se puede hacer una sutura del menisco o una meniscectomia parcial.
  • En lesiones de adultos mayores o lesiones meniscales degenerativas, se opta primero por un tratamiento conservador con terapia física y antiinflamatorios.

Afortunadamente, no todas las roturas de meniscos requieren cirugía. Si tu rodilla no se bloquea, está estable y los síntomas se resuelven, el tratamiento no quirúrgico puede ser suficiente. Para acelerar la recuperación, se te podría recomendar:

  • Descansar la rodilla. Limita las actividades y trata de no caminar mucho. Puedes usar muletas para ayudar a aliviar el dolor.
  • Aplicar hielo en la rodilla. Con esto, podrías reducir el dolor y la hinchazón. Hazlo durante 15-20 minutos cada 3-4 horas durante 2-3 días o hasta que el dolor y la hinchazón desaparezcan.
  • Comprimir la rodilla. Usa una venda elástica en tu rodilla para controlar la hinchazón. Elévala con una almohada debajo del talón cuando estés sentado o acostado.
  • Tomar medicamentos antiinflamatorios. Estos te ayudarán con el dolor y la hinchazón. No te automediques y solo toma lo que te recomiende tu traumatólogo.
  • Realiza ejercicios de estiramiento y fortalecimiento. Esto ayudará a reducir la tensión en la rodilla. Habla con tu médico primero y espera a que te recomiende un fisioterapeuta como guía.
  • Evita actividades de impacto como correr y saltar.

Recuerda, si un desgarro es grande, inestable o causa síntomas de bloqueo, es posible que se requiera cirugía para reparar la articulación. El procedimiento suele ser bastante sencillo y, a menudo, podrías irte a casa el mismo día. Es posible que necesites algún tipo de aparato ortopédico después para protegerte si se realiza una reparación.

tratamientos-terapias-deben-seguirse

¿La rodilla tendrá una recuperación completa y rápida? ¿Habrá secuelas?

Eso dependerá del grado de la lesión. Si se logra suturar el menisco, no habría ninguna secuela y el paciente retomaría sus actividades deportivas habituales sin problemas. No obstante, si se realiza una meniscectomia parcial (retirar una parte del menisco dañado), la recuperación dependerá de la zona y del porcentaje del menisco extraído para que el paciente pueda volver a sus actividades habituales.

Métodos de prevención

Hasta los atletas de élite que están bien entrenados pueden llegar a lesionarse los meniscos por una torsión de la rodilla al tener un accidente o al realizar sus actividades deportivas. Lo ideal es, ante cualquier dolor que se presente en la rodilla, acudir al médico especialista. De esta manera, si se encuentra una lesión pequeña meniscal, podría tratarse a tiempo. De lo contrario, si el paciente sigue haciendo deporte, esta podría empeorar.

Algunas precauciones que podrían reducir el riesgo de sufrir una lesión en la rodilla son:

  • Mantén fuertes los músculos de tus muslos con ejercicios regulares.
  • Calienta con actividades ligeras antes de realizar un deporte.
  • Dale a tu cuerpo tiempo para descansar entre los entrenamientos. Los músculos fatigados pueden aumentar el riesgo de lesiones.
  • Asegúrate de que tus zapatos tengan suficiente soporte y te calcen correctamente.
  • Mantén la flexibilidad.
  • Nunca aumentes bruscamente la intensidad de tu entrenamiento. Realice los cambios lentamente.

En Clínica Internacional contamos con el mejor equipo médico en Traumatología y Reumatología, quienes te podrán ayudar en todo lo que necesites para lograr una buena rehabilitación. Si deseas reservar una cita para nuestra especialidad de traumatología, comunícate con nosotros a través de nuestro formulario de contacto.