¿Alguna vez has escuchado hablar sobre qué es la rosácea? Es un trastorno dermatológico común que afecta principalmente la piel de la cara. De acuerdo a nuestros especialistas en Dermatología, provoca enrojecimiento en la nariz, el mentón, las mejillas y la frente.

Con el tiempo, el enrojecimiento puede adquirir un color más intenso hasta el punto que los vasos sanguíneos se vuelven más visibles. En algunos casos, la rosácea aparece en el pecho, la espalda o el cuello. Puede incluso afectar los ojos, causando que se irriten y parezcan llorosos. Las personas con esta condición suelen desarrollar protuberancias rojas sólidas y granos llenos de pus.

En el siguiente artículo de Clínica Internacional, aprende más sobre las causas, síntomas y tratamientos para la rosácea.

Causas de la rosácea

que-es-rosacea-como-afecta-piel-causa

Se desconoce la causa exacta de la rosácea, pero puede deberse a un trastorno en el sistema neurovascular (nervios, venas, arterias) o del sistema inmune. Por otra parte, un ácaro microscópico de la piel llamado Dermodex es más abundante donde hay rosácea y puede contribuir a la afección.

Factores de riesgo para la rosácea

La rosácea afecta a unos 14 millones de personas; muchas de ellas incluso no saben que la padecen. Las personas que tienen la piel clara y que tienden a sonrojarse fácilmente pueden tener un mayor riesgo de sufrir de este trastorno.

Además, aparece con mayor frecuencia entre las mujeres, pero los hombres tienden a tener los síntomas más graves. Una posible razón para esto podría deberse a que los hombres generalmente retrasan el tratamiento médico hasta que la rosácea avanza.

Signos y síntomas

que-es-rosacea-como-afecta-piel-sintomas

La apariencia de la rosácea puede variar mucho de un individuo a otro. La mayoría de las veces, no aparecen todos los signos y síntomas potenciales. Sin embargo, al menos uno de los que se mencionarán a continuación se desarrolla:

  • El enrojecimiento facial frecuente a menudo es el primer signo del trastorno.
  • Enrojecimiento persistente. El enrojecimiento facial persistente puede parecerse a un sonrojo o una quemadura solar que no desaparece.
  • Golpes y espinillas. Pequeñas protuberancias rojas sólidas o granos llenos de pus a menudo se desarrollan debido a la rosácea. A veces las protuberancias pueden parecerse al acné.
  • Vasos sanguíneos visibles. Pequeños vasos sanguíneos son visibles en la piel de muchas personas que tienen rosácea.

Otros posibles signos y síntomas incluyen:

  • Irritación ocular.
  • Ardor o escozor en la cara.
  • Piel del rostro con apariencia seca o áspera.
  • Engrosamiento de la piel conocida como rinofima.
  • Hinchazón facial.
  • Los signos y síntomas de la rosácea pueden aparecer en otras áreas como el cuello, el pecho o las orejas.

Diagnóstico

Tu dermatólogo te realizará una serie de preguntas sobre tu historial médico y los síntomas que presentas. Infórmale acerca de cualquier problema que tengas con tu cara (enrojecimiento, protuberancias o granos, ardor, picazón, etc.). No existe una prueba específica para diagnosticar la rosácea.

Te interesará: Cómo combatir el acné.

Tratamiento

¿Existe una cura para la rosácea? Si bien no hay cura para la rosácea, existen terapias médicas para controlar o revertir los signos y síntomas. Si sospechas que sufres de rosácea, visita a un dermatólogo de inmediato.

El tratamiento para la rosácea puede variar según los signos y síntomas de una persona. Los más comunes incluyen:

  • Medicamentos. Tu dermatólogo te recetará medicamentos orales y tópicos para tratar los bultos, las espinillas y el enrojecimiento asociados al trastorno. Las medicinas pueden controlar la afección y mantenerla en remisión (desaparecer los signos y síntomas).
  • Procedimientos quirúrgicos. Un especialista puede eliminar los vasos sanguíneos visibles, limitar la cantidad de enrojecimiento extenso en la cara o corregir la desfiguración de la nariz en ciertos casos.

Prevención

Si bien no hay forma exacta para la prevención de la rosácea, quienes la padecen pueden mejorar sus posibilidades de mantener la remisión al identificar y evitar el estilo de vida y los factores ambientales que desencadenan los brotes de esta condición dermatológica.

Algunos desencadenantes incluyen:

  • Exposición al sol o viento.
  • Estrés emocional.
  • Climas extremadamente fríos o calientes.
  • Realizar ejercicios que requieren mucha demanda física.
  • Consumo de alcohol, especialmente vino tinto.
  • Bebidas y comidas calientes o picantes.

Esperamos que cuides tu piel como se debe. Si sufres de rosácea, asegúrate de seguir con todas las indicaciones que te indique tu dermatólogo para no provocar que la enfermedad empeore.

Aprende a cuidar tu piel con nosotros gracias a nuestra la especialidad de Dermatología, en donde podrás tratar cualquier problema relacionado con tu piel. Si deseas reservar una cita con alguno de nuestros dermatólogos, hazlo a través de nuestra sección Citas en Línea.