El embarazo precoz involucra una serie de riesgos y consecuencias que ponen en riesgo la salud de la madre y la del bebé. Durante el embarazo, el cuerpo de la mujer experimenta una serie de cambios y requiere de mayores cuidados, así como de una mejor alimentación. Por ello, es recomendable planificar un embarazo responsable entre los 20 y 30 años, que es en donde el cuerpo ha logrado desarrollarse por completo.

Lamentablemente, los embarazos precoces se están dando con mayor frecuencia. Según las estadísticas, 1 de cada 5 mujeres queda embarazada antes de cumplir los 18 años. En zonas de extrema pobreza, la cifra es mucho más alarmante, ya que 1 de cada 3 mujeres adolescentes se convierte en madre.

Por ello, es importante tomar los cuidados necesarios para evitar un embarazo no deseado. El embarazo es un tema bastante serio y debe ser manejado con responsabilidad. Es recomendable planificarlo y contar con la opinión de un experto, así como asistir a todas las citas ginecológicas necesarias para un cuidado oportuno durante el embarazo.

A continuación, en Clínica Internacional, te compartimos algunos de los principales riesgos médicos y psicológicos de un embarazo precoz.

 Causas de un embarazo precoz

Para iniciar, es importante mencionar las causas comunes de un embarazo precoz:

  • Drogas y alcohol
  • Ausencia de los padres, familias inestables o conflictos familiares
  • Estado socioeconómico bajo
  • Abuso sexual y violaciones
  • Falta de educación sexual

embarazo-precoz-causas

  • ¿Cuáles son los síntomas del embarazo?

Probablemente te darás cuenta de que estás embarazada cuando te no presentes tu periodo menstrual. Para descartar el embarazo, realízate una prueba de embarazo o de sangres. Si las pruebas salen positivas, visita a tu ginecólogo inmediatamente.

Los signos de embarazo incluyen:

  • Sensibilidad en los senos
  • Náuseas, a menudo en la mañana
  • Vómitos
  • Mareos
  • Desmayos
  • Aumentos de peso
  • Sensación de cansancio
  • Abdomen hinchado

Riesgos médicos:

Si bien las mujeres pueden dar a luz tan pronto como comienzan a menstruar, existen algunos riesgos posibles cuando tienen un hijo a temprana edad. Si estás pasando por un embarazo precoz, habla con tu médico o ginecóloga sobre tu salud reproductiva para conocer cualquier signo o síntoma relacionado con tu cuerpo.

Aquí hay algunos riesgos que pueden agravarse si sales embarazada antes de los 17 años o no buscas atención prenatal:

  • Durante la adolescencia, las jóvenes aún no cuentan con todos los nutrientes necesarios para contribuir con el buen desarrollo del bebé. Además, sus cuerpos no están totalmente preparados para llevar un embarazo saludable.
  • Bajo peso al nacer y nacimiento prematuro del bebé.
  • Anemia (niveles bajos de hierro).
  • Una mayor tasa de mortalidad infantil (muerte).
  • Posible mayor riesgo de desproporción cefalopélvica (la cabeza del bebé es más ancha que la abertura pélvica).
  • Si la mujer gestante es una niña menor de 15 años, el bebé puede nacer con malformaciones.
  • La madre adolescente tiene un alto riesgo de sufrir de preeclampsia y eclampsia.
  • Las probabilidades de mortalidad materna son mucho mayores.
  • Se presenta un mayor riesgo de abortos naturales.
  • Los nacimientos prematuros son bastante comunes.
  • Las complicaciones durante el parto son bastante frecuentes.
  • Detención en el crecimiento de la adolescente, ya que todos los nutrientes y proteínas destinadas a la madre, ahora deben ser compartidas con el bebé.

Las visitas prenatales regulares, llevar un estilo de vida saludable y tomar clases de parto y crianza pueden ayudar a reducir estos riesgos y preparar a una joven madre (y/o padre) para un gran embarazo, parto y posparto.

Riesgos psicológicos:

  • La probabilidad de que la madre sienta rechazo hacia el bebé es mucho mayor
  • Muchas madres jóvenes optan por dar en adopción a sus bebés, lo que puede generar depresión.
  • Los problemas familiares son bastante comunes ya que los parientes pueden mostrar rechazo hacia la madre adolescente.
  • Debido a la corta edad de las madres, muchas no quieren hacerse responsable de sus bebés.
  • El fracaso escolar es otro factor importante. Los problemas de aprendizaje aparecen y en el peor de los casos, muchas adolescentes deciden dejar sus estudios.

 

¿Es posible que una adolescente tenga un bebé sano?

Sí. Para ello, asegúrate de ver a tu ginecólogo tan pronto como sepas que estás embarazada y de asistir a todas sus citas programadas.

La atención obstétrica adecuada durante el embarazo es tan importante para la salud y el bienestar tanto de la madre como del bebé. Aliméntate bien, realiza ejercicios y confía en amigos y familiares para recibir apoyo.

Evita fumar cigarrillos y consumir drogas y alcohol ya que pueden tener efectos muy dañinos tanto para ti como para tu bebé.

Solo toma los medicamentos que tu médico te recete y asegúrate de informar a tu ginecólogo sobre cualquier medicamento de venta libre que estés tomando.

Es importante que todas las mujeres embarazadas obtengan atención médica adecuada, independientemente de la edad que tengan. Como los cuerpos de los adolescentes aún se están desarrollando, ver a un médico regularmente es imperativo para ellas.

embarazo-precoz-adolescente

Te interesará: “Psicoprofilaxis: la importancia de realizar ejercicios durante el embarazo“.

¿Qué debes esperar durante las visitas prenatales?

Durante los primeros seis meses, es probable que tengas una cita al menos una vez al mes con tu ginecólogo. En los últimos meses de tu embarazo, puedes ver a tu médico cada dos semanas, finalizando con visitas semanales en tu último mes. Estas visitas son para asegurarse de que la madre adolescente y su bebé estén sanos.

En el consultorio, te pesarán, te tomarán la presión arterial y te medirán el estómago. A medida que tu bebé se desarrolle, el médico sentirá su posición y escuchará los latidos de su corazón.

Tu ginecólogo te preguntará cómo te sientes y si tienes alguna pregunta. Por lo general, luego te explicará lo que puedes esperar durante las próximas semanas de tu embarazo. Es una buena idea anotar cualquier pregunta o inquietud que tengas para que pueda recordarla durante tu cita. Asegúrate de hablar con tu médico sobre tu salud, la salud del bebé y cualquier inquietud emocional o familiar que tengas.

Visita a tu ginecólogo de inmediato si presentas:

  • Sangrado vaginal
  • Dolor de cabeza intenso o continuo
  • Visión borrosa
  • Dolor abdominal
  • Vómito persistente
  • Escalofríos o fiebre
  • Dolor o ardor al orinar
  • Fuga de líquidos provenientes de tu vagina
  • Hinchazón o dolor en las piernas

Educación sexual

La única forma de asegurarse de no quedar embarazada es no tener relaciones sexuales. Sin embargo, hay muchos métodos para reducir las posibilidades de quedar embarazada si eres sexualmente activa, como las píldoras anticonceptivas. Asimismo, el uso del condón no solo te protegerá de un embarazo indeseado, sino también de las enfermedades de transmisión sexual.

Puedes asistir a distintas postas; allí encontrarás programas de asesoramiento y apoyo que ayudan a prevenir el embarazo en la adolescencia. Estos grupos pueden proporcionar información sobre el control de la natalidad y ayudar a los adolescentes a entender sus propios límites sexuales.

Si sufres de abuso sexual o conoces alguien que pase por ello, no tengas miedo y dirígete a cualquier estación policial para realizar la denuncia debida. Puedes hacerlo sola o con cualquier familiar, profesor o persona que conozca de los hechos. Además, puedes informárselo a cualquier centro de salud o educación, así como al Ministerio Público para que también te brinden ayuda.

En Clínica Internacional contamos con la especialidad de Ginecología, en donde podrás atender tu embarazo desde el primer momento. Si deseas reservar una cita, puedes hacerlo a través de nuestra sección Citas en Línea