La gota es un tipo común de artritis causada por el exceso de ácido úrico en el torrente sanguíneo la cual provoca dolor intenso, hinchazón y rigidez en una articulación. Según nuestros especialistas en reumatología, por lo general, esta condición afecta la articulación en el dedo gordo del pie.

En el siguiente artículo de Clínica Internacional, podrás conocer más sobre la gota, así como sus causas, síntomas y tratamiento.

clinica-internacional-reumatologia-gota-causas

 

Causas

La gota es causada inicialmente por un exceso de ácido úrico en la sangre o hiperuricemia. El ácido úrico se produce en el cuerpo durante la descomposición de las purinas: compuestos químicos que se encuentran en grandes cantidades en ciertos alimentos como la carne, las aves de corral y los mariscos.

Normalmente, el ácido úrico se disuelve en la sangre y se excreta del cuerpo en la orina. Sin embargo, si se produce demasiado ácido úrico, o si no se excreta lo suficiente, puede acumularse y desencadenar una inflamación y dolor en las articulaciones y el tejido circundante.

Factores de riesgo

Hay una serie de factores que pueden aumentar la probabilidad de hiperuricemia y, por lo tanto, la gota:

  • Edad y sexo: los hombres producen más ácido úrico que las mujeres, aunque los niveles de ácido úrico en las mujeres se acercan a los de los hombres después de la menopausia.
  • Genética: un historial familiar con algún pariente con gota aumenta la probabilidad de que también desarrolles la afección.
  • Estilo de vida: el consumo de alcohol interfiere con la eliminación del ácido úrico del cuerpo. Comer una dieta alta en purinas también aumenta la cantidad de ácido úrico.
  • Medicamentos: ciertos medicamentos pueden aumentar los niveles de ácido úrico en el cuerpo; estos incluyen algunos diuréticos y medicamentos que contienen salicilato.
  • Peso: tener sobrepeso aumenta el riesgo de gota ya que hay más tejido corporal, lo que significa una mayor producción de ácido úrico como producto de desecho metabólico.
  • Otros problemas de salud: la insuficiencia renal y otros problemas renales pueden reducir la capacidad del cuerpo de eliminar eficazmente orina, lo que lleva a niveles elevados de ácido úrico. Otras condiciones asociadas con la gota incluyen presión arterial alta, diabetes y una glándula tiroides poco activa.

Síntomas

La gota generalmente se vuelve sintomática repentinamente sin previo aviso y suele ocurrir a menudo en medio de la noche. Los principales síntomas son:

  • Dolor intenso en las articulaciones junto con una inflamación y enrojecimiento. El dolor puede ser insoportable.
  • La gota afecta con frecuencia a la articulación grande del dedo gordo del pie, pero también puede afectar los tobillos, las rodillas, los codos, las muñecas y los dedos.

Complicaciones

En algunos casos, la gota puede convertirse en condiciones más graves, como:

  • Cálculos renales: si los cristales de urato se acumulan en el tracto urinario, pueden convertirse en cálculos renales.
  • Gota recurrente: algunas personas solo tienen un brote; otras pueden tener recurrencias regulares, causando daño gradual a las articulaciones y al tejido circundante.

Te interesará: “Cambios en el estilo de vida para controlar la artritis“.

Diagnóstico

clinica-internacional-reumatologia-gota-sintomas

La gota puede ser difícil de diagnosticar, ya que sus síntomas, cuando aparecen, son similares a los de otras afecciones.

Una prueba de diagnóstico que puede realizar tu reumatólogo es la prueba de fluidos en las articulaciones, en la que se extrae líquido de la articulación afectada con una aguja para ver si hay cristales de urato presentes. Tu reumatólogo también puede practicarte un análisis de sangre para medir los niveles de ácido úrico en la sangre, pero no todas las personas con niveles altos de ácido úrico experimentan la gota. Del mismo modo, algunas personas pueden desarrollar los síntomas de la gota sin tener mayores niveles de ácido úrico en la sangre.

Tratamiento

La mayoría de los casos de gota se tratan con medicamentos ya que alivian los síntomas, previenen futuros brotes y reducen el riesgo de complicaciones de la gota, como los cálculos renales. Los medicamentos también se pueden usar para reducir la producción de ácido úrico o para mejorar la capacidad del riñón para eliminar el ácido úrico del cuerpo

Los medicamentos comúnmente usados ​​incluyen medicamentos antiinflamatorios no esteroideos o corticosteroides. Estos reducen la inflamación y el dolor en las áreas afectadas por la gota y generalmente se toman por vía oral.

En Clínica Internacional contamos con la especialidad de Reumatología o Traumatología, en donde podrás encontrar especialistas altamente calificados que te ayudarán en todo lo que necesites. Si deseas reservar una cita, puedes hacerlo a través de nuestra sección Citas en Línea.