Sin duda has oído hablar de las roturas musculares. Después de todo, se trata de una lesión común que suele ocurrir al ejercitarse, practicar un reporte o realizar actividad física en general. Ya que podría surgir de tantas formas, ¿no sería bueno poder identificarla cuando suceda y saber cómo se debe tratar?

Para ayudarte a conocer más sobre esta, en el siguiente artículo del Dr. Odilón Martínez, especialista del área de Traumatología de Clínica Internacional, te contaremos qué es una rotura muscular y cómo se atiende.

¿Qué es una rotura muscular?

Bien, primero es necesario entender qué es una fibra muscular. Se trata de porciones de los músculos que están formadas de células especiales cuya principal característica es su capacidad contráctil. Aquel es uno de los factores que propicia el movimiento corporal. 

Entonces, una ruptura ocurre cuando los músculos se estiran demasiado o se rompen. Eso suele ocurrir cuando se realiza actividad física intensa y hay un esfuerzo excesivo. Entonces, esta corresponde a la solución de continuidad de las fibras musculares o, dicho de otra manera, es la ruptura de las fibras del músculo.

¿Cuáles son los síntomas de una rotura muscular?

cuales-son-sintomas-rotura-muscular

Los síntomas pueden ser diferentes. Lo más importante será conocer el antecedente, el cual habitualmente se produce por el esfuerzo físico. A veces el paciente siente un clic en el músculo que ha sido forzado, seguido de dolor de tipo lancinante en la zona afectada.

La intensidad del dolor dependerá del grado de la lesión, que puede ir de una simple molestia hasta llegar a ser un dolor limitante. En las siguientes horas o días se produce la equimosis (moretón) en la zona afectada y se difunde a las zonas adyacentes. Muchas veces se nota el defecto del músculo como un hiato (hueco) en el trayecto del músculo. 

¿Cómo se diagnostica una rotura muscular para descartar otras posibilidades?

Para poder ofrecer un diagnóstico preciso al paciente y sugerir el mejor tratamiento, es necesario seguir los siguientes pasos:

1. Conocer el antecedente

El primer paso consiste en conocer el antecedente o causa del esfuerzo físico que va asociado al dolor muscular súbito. En otras palabras ¿qué fue exactamente lo qué sucedió?

2. Analizar el cuadro clínico

Luego, se empiezan a analizar los factores que dan forma al cuadro clínico del paciente como el dolor en el músculo o grupos musculares, equimosis en la zona de la lesión (moretón), limitación funcional del segmento afectado (el paciente no puede mover el miembro por el dolor), presencia de defecto muscular en el trayecto muscular.

3. Estudios especiales

Por último, existe la posibilidad de que sea necesario llevar a cabo estudios como la ecografía muscular. Si luego de ello quedan dudas en el diagnóstico se podría recomendar una RNM.

¿Cuál es el tratamiento que se aplica ante una rotura muscular?

Ya que se trata de una lesión que llega a ser bastante dolorosa, lo principal es el manejo del dolor que puede darse a través de analgésicos y antiinflamatorios. Junto a ello, es altamente recomendado el reposo, ya sea relativo o absoluto. Aquello dependerá de los músculos comprometidos y del grado de lesión.

Es importante comenzar la terapia física tempranamente. Esto dependerá del manejo del control del dolor. Las formas leves de una rotura muscular pueden comenzar la terapia física entre la primera y segunda semana. Las formas moderadas entre  la segunda y tercera semana y las formas severas comenzarán la terapia física después de la cuarta semana.

Te puede interesar: ¿Qué son los trastornos musculoesqueléticos y cómo tratarlos?

¿El tratamiento es el mismo para todos los grupos musculares?

No, no lo es. Para el tratamiento de las lesiones musculares es necesario personalizar la terapia. El tratamiento dependerá enteramente de la severidad de la lesión y de los grupos musculares comprometidos.

¿Cuánto puede demorar la recuperación?

cuanto-puede-demorar-recuperacion

Al igual que el tratamiento, el tiempo de recuperación es relativo y variará en relación a la severidad de la lesión y de los grupos musculares afectados. En líneas generales, podemos decir que el tiempo de recuperación regular es de 4 a 8 semanas.

¿Puede tener consecuencias permanentes?

En algunos casos, sí. Si no llega a tratarse adecuadamente, una rotura muscular puede dejar secuelas funcionales, estéticas y dolorosas. Por lo general, se trata de lesiones que dejan secuelas dolorosas, las cuales son detonadas principalmente con el esfuerzo.

Las secuelas funcionales en el tiempo son compensadas a expensas de otros grupos musculares, dando lugar a una funcionalidad forzada del miembro. Con el paso del tiempo, esto puede generar otras lesiones por sobrecarga.

Ahora conoces mejor qué es una rotura muscular y cómo se debe tratar. Recuerda que ante los síntomas de esta lesión, lo mejor es acudir a un profesional sin pérdida de tiempo a fin de seguir un tratamiento más efectivo y corto.

En Clínica Internacional te ayudaremos en lo que necesites ya que contamos con los mejores especialistas, quienes tratarán tus problemas de salud. Si deseas reservar una cita, puedes hacerlo a través de nuestra sección Citas en Línea.