En el siguiente artículo de Clínica Internacional a cargo del Dr. Leonardo Caleni, especialista en Traumatología, podrás aprender más sobre qué es una dislocación, sus síntomas, tratamientos y recomendaciones para evitarla en un futuro. 

¿Qué es una dislocación?

Una dislocación ocurre cuando un hueso se sale de una articulación. Por ejemplo, la parte superior del hueso de tu brazo encaja en una articulación en tu hombro. Cuando el hueso se desliza o sale de esa articulación, tendrás lo que se conoce como una dislocación de hombro.

Casi cualquier articulación de tu cuerpo puede dislocarse, incluyendo la rodilla, la cadera, el tobillo o el hombro. Dado que una dislocación significa que su hueso ya no está donde debería estar, debe tratarse como una emergencia y por ende buscar atención médica lo antes posible. Una dislocación no tratada podría dañar tus ligamentos, nervios o vasos sanguíneos.

Por otra parte, los términos dislocación y luxación significan lo mismo. Ambos se refieren a la pérdida de contacto entre los huesos que conforman una articulación.

¿Cuáles son las dislocaciones más comunes?

Las dislocaciones más comunes son la de la articulación del hombro y la de los dedos de las manos. Este trauma también puede presentarse también en los codos, rodillas y caderas.

Síntomas de una dislocación

En la mayoría de los escenarios, podrás ver fácilmente una dislocación. El área puede estar hinchada o lucir amoreteada. O, por el contrario, podrás notar que el área está enrojecida o descolorida. Incluso puede tener una forma extraña o deformarse como resultado de la dislocación.

Algunos de los otros síntomas asociados con las articulaciones dislocadas incluyen:

  • pérdida de movimiento o incapacidad de mover dicha articulación
  • dolor durante el movimiento, ya sea dolor intenso y agudo
  • entumecimiento alrededor del área
  • sensación de hormigueo
  • deformidad de la articulación

sintomas-dislocacion

¿Quiénes están en riesgo de sufrir una dislocación?

Cualquiera puede dislocarse una articulación si se cae o experimenta algún otro tipo de trauma. Sin embargo, las personas mayores tienden a tener un mayor riesgo, especialmente si carecen de movilidad o son menos capaces de prevenir caídas.

Los niños también pueden correr un mayor riesgo de dislocaciones si no están supervisados ​​o juegan en un área que no sea segura para ellos. Aquellos que practican un comportamiento inseguro durante las actividades físicas se exponen a un mayor riesgo de sufrir accidentes como dislocaciones.

En resumen, cualquier persona que sufra una caída, un accidente de tránsito, deportistas y aquellas personas con condiciones propias como la hiperlaxitud articular son más propensas a sufrir de una dislocación.

También te interesará: ¿Cómo prevenir las fracturas en el adulto mayor?

¿Cómo se diagnostica una dislocación?

Puede ser difícil determinar si su hueso está roto o si ha ocurrido una dislocación. Es por ello que debes acudir a la sala de emergencias lo antes posible. Generalmente se requiere la evaluación por un médico especialista.

Si el paciente tiene mucho dolor, hinchazón y deformidad de la articulación y no puede moverla, entonces se solicitará radiografías para confirmar el diagnóstico. En ocasiones, es posible que se requieran imágenes especiales, como una resonancia magnética. Estas herramientas de imágenes le permitirán a tu médico ver exactamente lo que está sucediendo en la articulación o el hueso involucrado.

Tratamiento para una dislocación

Al definir el diagnóstico, el médico especialista procede a hacer la reducción de la dislocación (es decir, poner la articulación en su lugar). Luego de verificar que la articulación volvió a su estado normal, se procederá a inmovilizar el área con un aparato de yeso, un soporte (cabestrillo) para el miembro afectado, o una férula. Se prescribirán medicamentos para el manejo del dolor y se recomendará reposo, hielo, compresión y/o elevación según lo requiera el caso.

Necesitarás cirugía solo si la dislocación dañó tus nervios o vasos sanguíneos, o si tu médico no puede devolver los huesos a su posición normal. La cirugía también puede ser necesaria para quienes a menudo se dislocan las mismas articulaciones, como los hombros. Para evitar una nueva luxación, será necesario reconstruir la articulación y reparar cualquier estructura dañada. En ocasiones, se deberá reemplazar la articulación; por ejemplo, en los casos de un reemplazo de cadera.

tratamiento-dislocacion

¿En cuánto tiempo sana una dislocación?

Cada dislocación tiene su propio tiempo de curación único. La mayoría de las personas experimentan una recuperación completa en varias semanas. Para algunas articulaciones, como las caderas, la recuperación completa puede llevar varios meses o años y puede requerir cirugías adicionales.

Si tu dislocación recibió un tratamiento rápido, es probable que no empeore; sin embargo, es importante recordar que el área será débil y es más probable que se vuelva a dislocar en el futuro.

Si la dislocación es grave o no se trata a tiempo, puede haber problemas permanentes, como dolor persistente o muerte celular de partes del hueso alrededor de la articulación.

Prevención

Los consejos generales para prevenir dislocaciones incluyen:

  • Usa el pasamanos al subir y bajar escaleras.
  • Mantén un botiquín de primeros auxilios en casa.
  • Usa tapetes antideslizantes en áreas húmedas, como baños.
  • Retira los cables eléctricos del suelo.
  • Evita el uso de tapetes.

Para evitar que los niños sufran posibles dislocaciones, considere practicar lo siguiente:

  • Enséñales comportamientos seguros.
  • Observa y supervisa a los niños según sea necesario.
  • Asegúrate de que tu hogar sea seguro y a prueba de niños.
  • Coloca rejas en las escaleras para evitar caídas.

Si eres un adulto y quieres protegerte de las dislocaciones, debes:

  • Use equipo o ropa de protección cuando realice actividades físicas, como deportes.
  • Quita las alfombras pequeñas de tu piso o reemplázalas con alfombras antideslizantes.
  • Evita pararte sobre elementos inestables, como sillas.

En resumen, evita las caídas y mantén una adecuada fuerza y tono muscular para así proteger las articulaciones más expuestas de acuerdo al deporte que practiques.

En Clínica Internacional contamos con el mejor equipo médico en Traumatología y Reumatología, quienes te podrán ayudar en todo lo que necesites para lograr una buena rehabilitación. Si deseas reservar una cita para nuestra especialidad de traumatología, comunícate con nosotros a través de nuestro formulario de contacto.