Con la reciente confirmación del primer caso de difteria en el Perú luego de 20 años, debemos estar preparados e informados sobre todo lo que respecta a esta enfermedad para evitar así un rebrote.

Gracias a los especialistas de Clínica Internacional, preocupados siempre por la seguridad y salud de todos, en el siguiente artículo preparado por nuestro pediatra el Dr. Rómulo Puga sobre qué es la difteria, podrás aprender más acerca de los síntomas, factores de riesgo y prevención de esta infección.

¿Qué es la difteria?

La difteria es una infección grave causada por cepas bacterianas llamadas Corynebacterium diphtheriae que producen una toxina que puede provocar que las personas se enfermen gravemente. Esta infección bacteriana afecta las membranas mucosas de la garganta y la nariz y, aunque se transmite fácilmente de una persona a otra, se puede prevenir mediante el uso de vacunas.

Llama a tu médico de inmediato si crees que tú o algún miembro de tu familia tiene difteria. Si no se trata a tiempo, esta infección puede causar daños graves en los riñones, el sistema nervioso y el corazón.

Causas de la difteria

Como te lo mencionamos líneas arriba, una bacteria llamada Corynebacterium diphtheriae causa la difteria. Esta afección generalmente se transmite a través del contacto de persona a persona o mediante el contacto con objetos que tienen la bacteria, como una taza o un pañuelo de papel usado. También se puede contraer si se está cerca de una persona infectada cuando estornuda, tose o se suena la nariz.

Incluso si una persona infectada no muestra ningún signo o síntoma de difteria, aún puede transmitir la infección bacteriana hasta seis semanas después de la infección inicial.

Factores de riesgo de la difteria

En el Perú, los niños se vacunan de forma rutinaria contra la difteria, por lo que la afección es rara. Sin embargo, puede llegar a ser bastante común en las zonas donde las tasas de inmunización son bajas. En dichos casos, los niños menores de 5 años y las personas mayores de 60 años están particularmente en riesgo de contraerla. 

Otras personas tienen un mayor riesgo de contraer esta infección si:

  • No están al día con sus vacunas, es decir, niños y adultos que no tengan completas sus vacunas
  • Visitan un país que no proporciona inmunizaciones
  • Tienen un trastorno del sistema inmunológico, como el SIDA
  • Viven en condiciones insalubres o hacinadas

De igual forma, las personas que son parte del personal médico también son vulnerables a esta enfermedad.

Síntomas de la difteria

sintomas-difteria

Los signos de difteria a menudo aparecen dentro de los dos a cinco días posteriores a la aparición de la infección. No obstante, algunas personas no experimentan ningún síntoma, mientras que otras tienen síntomas leves que son similares a los del resfriado común.

El síntoma más visible y común de la difteria es una capa gris gruesa en la garganta y las amígdalas. Otros síntomas comunes incluyen:

  • Fiebre
  • Resfriado
  • Glándulas inflamadas en el cuello
  • Tos demasiado fuerte
  • Dolor de garganta
  • Piel azulada
  • Babear
  • Sensación general de malestar

Pueden aparecer síntomas adicionales a medida que avanza la infección, que incluyen:

  • Dificultad para respirar o pasar alimentos
  • Cambios en la visión
  • Dificultad para hablar
  • Signos de shock, como piel pálida y fría, sudoración y latidos cardíacos rápidos

Si se tiene poca higiene o se vive en un área tropical, el paciente también puede desarrollar difteria cutánea o difteria de la piel, la cual suele causar úlceras y enrojecimiento en la zona afectada.

También te interesará: ¿Por qué son importantes las vacunas?

Complicaciones de la difteria

Una vez que las bacterias infectan algunas partes del cuerpo, como la nariz y la garganta, se liberan sustancias peligrosas llamadas toxinas. Estas se propagan por el torrente sanguíneo y, a menudo, provocan la formación de una capa gris gruesa en otras áreas del cuerpo:

  • Nariz
  • Garganta
  • Lengua
  • Vías respiratorias

En algunos casos, estas toxinas también pueden dañar otros órganos, incluidos el corazón, el cerebro y los riñones. Esto puede provocar complicaciones potencialmente mortales, como:

  • Miocarditis o inflamación del músculo cardíaco
  • Bloqueo de las vías respiratorias
  • Daño en los nervios
  • Parálisis
  • Insuficiencia renal

¿Cómo se diagnostica la difteria?

Es probable que tu médico te realice un examen físico para verificar si hay ganglios linfáticos inflamados. Además, te preguntará sobre tu historial médico y los síntomas que estés presentando.

En caso se sospeche que sufras de difteria luego de observar una capa gris en la garganta o las amígdalas, se tomará una muestra del tejido afectado y la enviarán a un laboratorio para su análisis. Un cultivo de garganta también puede recolectarse si el médico sospecha de difteria de la piel.

Tratamiento de la difteria

tratamiento-difteria

La difteria es una afección grave, por lo que se debe tratar de manera inmediata y rápida. El primer paso del tratamiento es una inyección que ayudará a combatir las toxinas del cuerpo producidas por la bacteria. Asegúrate de informar a tu médico si sospechas que podrías ser alérgico a la antitoxina. 

Es posible que puedan darte pequeñas dosis de antitoxina y aumentar gradualmente a cantidades más altas. De igual manera, también se te recetarán antibióticos prescritos por tu médico para ayudar a eliminar la infección. Durante el tratamiento, es posible que tu médico te pida quedarte hospitalizado para evitar transmitir la infección a otras personas. 

¿Cómo se previene la difteria?

La difteria se puede prevenir al seguir el calendario de vacunas recomendado por el MINSA. La vacuna contra la difteria generalmente se administra en una sola inyección junto con las vacunas contra la tos ferina y el tétanos. 

La vacuna contra la difteria se administra en una serie de cinco inyecciones y se la da a los niños en las siguientes edades:

  • 2 meses
  • 4 meses
  • 6 meses
  • 15 a 18 meses
  • 4 a 6 años

Las vacunas solo duran 10 años, por lo que tu hijo deberá volver a vacunarse alrededor de los 12 años. Para los adultos, se recomienda que reciba una vacuna combinada de refuerzo contra la difteria, el tétanos y la tos ferina una vez. Luego, cada 10 años, se debe recibir la vacuna contra el tétanos y la difteria. 

Recuerda, seguir estos pasos y estar al día en tu calendario de vacunas ayudará a prevenir que tú y tu familia contraigan difteria en el futuro.

En Clínica Internacional te ayudaremos en lo que necesites, ya que contamos con los mejores especialistas quienes tratarán tus problemas de salud. Si deseas reservar una cita, recuerda que puedes hacerlo a través de nuestra opción solo con DNI.