La mayoría de nosotros hemos sufrido de paperas de niños y sabemos lo que siente tener que esperar dos semanas para volver a nuestras actividades normales. Ahora de adultos, no queremos que nuestros hijos pasen por lo mismo. Puedes prevenir las paperas en niños o aliviar los síntomas con los siguientes consejos que la especialidad de Pediatría de Clínica Internacional tiene para ti.

¿Qué son las paperas?

Las paperas son una enfermedad viral muy contagiosa que infecta las glándulas parótidas ubicadas frente a las orejas. Esta infección generalmente ocurre en la infancia, pero una persona puede presentarla a cualquier edad.

El virus de las paperas suele pasar de una persona a otra a través de la saliva, las secreciones nasales y el contacto cercano. El virus también puede sobrevivir en superficies como mesas, utensilios para comer o vasos. Es por ello que las paperas en niños suelen ser más común debido a que ellos no suelen tomar las medidas adecuadas de prevención.

Síntomas

Que-son-las-paperas

Los síntomas de las paperas en niños generalmente aparecen dentro de las dos semanas posteriores a la exposición al virus. Los síntomas gripales suelen ser los primeros en aparecer, incluyendo:

  • Fatiga
  • Dolor de cuerpo
  • Dolor de cabeza
  • Pérdida de apetito
  • Fiebre baja

Una fiebre alta (39° C) y la hinchazón de las glándulas salivales son los otros síntomas que aparecen mientras la enfermedad se desarrolla. Eso sí, no todas las glándulas se hincharán al mismo tiempo. Por lo general, se hinchan y se vuelven dolorosas periódicamente. Otros síntomas comunes son:

  • Problemas para hablar y masticar
  • Dolor de oídos

Tratamiento

Que-son-las-paperas-prevencion

Debido a que las paperas son un virus, no responden a los antibióticos u otros medicamentos. Sin embargo, puedes tratar y aliviar los síntomas de las paperas en niños para que se sientan más cómodos mientras están enfermos.

Algunas recomendaciones son las siguientes:

  • Si tu hijo se siente muy débil, lo recomendable es que tome un descanso por unas cuantas horas.
  • Puedes calmar las glándulas inflamadas mediante la aplicación de bolsas de hielo.
  • Tomar analgésicos de venta libre, como el paracetamol y el ibuprofeno, puede ayudar a bajar la fiebre.
  • Beber muchos líquidos evitará la deshidratación debido a la fiebre.
  • Consumir una dieta suave, es decir sopas, yogur y otros alimentos que no sean difíciles de masticar es lo ideal ya que masticar puede ser doloroso cuando sus glándulas están inflamadas.
  • Evitar los alimentos y bebidas ácidas que estos podrían causar más dolor en las glándulas salivales.

Por lo general, tu hijo puede regresar al colegio aproximadamente una semana después de que su pediatra le haya diagnosticado las paperas y solamente en el caso en que tu hijo ya se sienta mejor. Además, para ese momento tu hijo ya no será contagioso.

Recuerda hablar con el pediatra de tu hijo ante los riesgos y posibles efectos secundarios de algunos medicamentos. No suministres ibuprofeno o aspirina a un niño menor de 6 meses de edad, a menos que tu pediatra te lo indique.

Te interesará: “¿Qué hacer en caso tu hijo sufra una contusión?“.

¿Cuáles son las complicaciones asociadas con las paperas en niños?

Como ya sabes el virus de las paperas afecta principalmente a las glándulas parótidas. Sin embargo, también puede causar inflamación en otras áreas del cuerpo, incluyendo el cerebro y los órganos reproductivos.

Las paperas en niños rara vez provocan otras complicaciones. Si estas ocurren y no son tratadas a tiempo, pueden llegar a ser graves. Por ejemplo, las paperas pueden conllevar a la meningitis o encefalitis, dos condiciones potencialmente fatales.

El virus de las paperas también conduce a una pérdida auditiva permanente en aproximadamente 5 de cada 10,000 casos. El virus daña la cóclea, una de las estructuras del oído interno que facilita la audición.

Comunícate de inmediato con tu pediatra si tu niño empieza a experimentar convulsiones, pérdida de conciencia o fuertes dolores de cabeza mientras tiene paperas.

Prevención

La vacunación puede prevenir las paperas en niños. La mayoría de los bebés y niños reciben la vacuna triple vírica contra el sarampión, las paperas y la rubéola al mismo tiempo.

La primera vacuna generalmente se administra entre las edades de 12 y 15 meses en una visita de rutina con el pediatra. Una segunda dosis es necesaria para niños en edad escolar entre 4 y 6 años. Con dos dosis, la vacuna contra las paperas es aproximadamente 88% efectiva.

La mayoría de las personas que contraen paperas no pueden contraer la enfermedad por segunda vez. Tener el virus una vez te protege de contraer la infección nuevamente.

Para ayudar a prevenir la propagación de las paperas a otros niños:

  • Mantén a tu hijo fuera de la escuela o la guardería hasta que los síntomas hayan desaparecido.
  • Lávate bien las manos antes y después de cuidar a tu hijo.
  • Asegúrate de que otros miembros del hogar se laven las manos con frecuencia, especialmente antes de comer.
  • Haz que tu hijo se cubra la boca y la nariz al estornudar o toser.
  • Limpia las superficies duras, los juguetes y las manijas de las puertas con un desinfectante.
  • Asegúrate de que tu centro de cuidado infantil fomente el lavado de manos.

En Clínica Internacional, tenemos a los mejores médicos especialistas en Pediatría, quienes te ayudarán con el cuidado integral de tus hijos. Si deseas reservar una cita con alguno de nuestros pediatras, puedes hacerlo a través de nuestra sección Citas en Línea.

Traducido y adaptado de: healthline.com