La caries dental es un problema muy importante de salud oral y que los odontólogos odian. ¿Qué tan recurrente n la mayoría de países afectando entre el 60 al 90% de los escolares y mayoría de adultos.

En el siguiente artículo de Clínica Internacional, te explicaremos mejor cómo se producen las caries y los consejos que debes seguir para evitar su aparición.

 clinica-internacional-odontologia-caries-formacion

 

Los dientes se encuentran en un ambiente lleno de ataques constantes de ácido (desmineralización producida por los azúcares en los alimentos y bebidas) que despojan a los dientes de minerales importantes llegando a romperlos en algún punto. Si bien estos ataques se producen todo el tiempo, los minerales también se reponen con regularidad a través de la saliva, el flúor y el uso de pasta dental. La saliva diluye y neutraliza el ácido que causa la desmineralización y es por eso que es considerada una defensa natural importante contra las caries. Además del flúor, el calcio y el fosfato también ayudan a remineralizar el esmalte de los dientes.

¿Y cómo se producen las caries? Una carie dental es causada por la acción de los ácidos en la superficie del esmalte. La manifestación temprana del proceso de caries ocurre cuando una pequeña parte de esmalte empieza a desmineralizarse. Es aquí donde las caries comienzan a esparcirse dentro del diente formando una cavidad para así destruirlo. Estas también pueden atacar las raíces de los dientes si el paciente tiene encías retraídas (producidas por un cepillado agresivo).

¿Qué dientes son más propensos a la aparición de caries?

Las zonas de los dientes más vulnerables a la caries son donde se acumula la placa bacteriana con mayor facilidad. La placa tiende a asentarse en las fosas y fisuras ubicadas en la parte superior de los dientes, en las áreas entre los dientes y al lado de la línea de las encías. Donde hay placa, hay bacterias y ácido, y eventualmente hay un desgaste en la superficie del diente.

Como te lo mencionamos, una carie comienza en la capa externa del diente (esmalte) y, a medida que se profundiza, penetra en la capa interna más blanda del este (dentina). Por lo general, no es hasta que la caries llega a la dentina que una persona comienza a sentir los signos y síntomas de una carie.

¿Cuáles son los factores de riesgo que contribuyen a la aparición de caries?

La saliva previene que la placa se adhiera a los dientes y ayuda a digerir las partículas de comida. Si una persona tiene muy poco flujo de saliva o una boca seca, sus dientes serán más vulnerables a las caries. Esto sucede particularmente en los pacientes con sequedad en la boca, como el síndrome de Sjögren y otras enfermedades de las glándulas salivales.

Los factores genéticos que afectan la caries dental son los siguientes:

  • Tamaño y forma del diente: Cuando los dientes son más pequeños, son difíciles de cepillar provocando que se acumule más placa.
  • Espesor del esmalte: El esmalte es la defensa principal del diente contra las caries, por lo tanto, cuanto más esmalte tenga una persona, más tiempo tardará una carie en penetrar el interior del diente.
  • Posición y mordida de los dientes: Los dientes superpuestos y torcidos también son más difíciles de cepillar. Muchos problemas pueden ocurrir si la mordida está mal alineada. La mala alineación de la mordida puede hacer que el esmalte de ciertos dientes se desgaste rápidamente. La ortodoncia es una gran solución para que los dientes encuentren su posición correcta de mordida.
  • Tiempo y secuencia de la erupción dental: Las personas que obtienen sus dientes permanentes a una edad más temprana corren un mayor riesgo de caries porque las prácticas de higiene oral aún no se han desarrollado.

¿Cuáles son los signos y síntomas de las caries?

Cuando una cavidad dental se vuelve más profunda, puede producirse una mayor sensibilidad a los alimentos fríos, calientes o dulces.

Vale mencionar que no todas las caries causan dolor. Si esta es pequeña y crece lentamente, el odontólogo podrá detectarla y curarla con tiempo. Si la cavidad es lo suficientemente grande, parte del diente afectado puede romperse y dejar un orificio.

Tratamiento de las caries

El objetivo de un odontólogo es lograr un equilibrio saludable entre la prevención de caries y la restauración del esmalte de los dientes. Un error que muchas personas cometen es esperar hasta tener dolor para ir al dentista y comenzar un tratamiento. Una vez que un diente comienza a doler, a menudo es demasiado tarde para la remineralización o el sellado.

Prevención

clinica-internacional-odontologia-caries-prevencion

Como no podemos eliminar las bacterias que están en la boca, limitar la cantidad y frecuencia del consumo de azúcares y almidones en nuestra dieta es la manera más fácil de prevenir las caries dental. Asimismo, mantener una dieta y estilo de vida saludable para prevenir la aparición de caries es muy importante en los niños con dientes con leche y para los que comienzan a obtener sus dientes de adulto. La placa se puede extraer de la parte exterior de los dientes mediante cepillado y entre los dientes con hilo dental. El uso de un enjuague bucal también ayuda al limitar la cantidad de bacterias dañinas en la boca. Las visitas regulares al dentista son clave para cuidar tus dientes. Al tener un seguimiento de tu salud oral, tus dientes pueden monitorearse y ser tratados antes de que una carie crezca demasiado o se produzcan otras enfermedades bucales.

Siempre será mejor colocar sellantes en los molares y premolares (dientes traseros) para ayudar a protegerlos. Es mejor eso que terminar con una curación, tener que pasar por una endodoncia o una extracción.

Remineralización

Las cavidades dentales poco profundas se pueden revertir cuando se tratan con una sustancia que contiene flúor o calcio. Este proceso de “re-endurecimiento” se conoce como remineralización dental. El flúor hace que el esmalte sea más resistente a las caries. Se puede aplicar a través de pastas dentales con flúor, suplementos, tratamientos y barnices, y agua fluorada. Sin embargo, la cantidad de exposición al flúor debe controlarse cuidadosamente debido a que los niveles altos de este pueden ser tóxicos.

Restauración

Cuando una cavidad es demasiado grande para ser remineralizada, debe restaurarse. Si la cavidad todavía es pequeña, puede restaurarse con un relleno hecho de amalgama o resina. Si una gran parte del diente está cariada, deberá cubrirse con una corona. Las coronas suelen ser de oro, porcelana o circonio. Si la cavidad se ha extendido al centro del diente e infectado el nervio, se deberá realizar un tratamiento de conducto llamado endodoncia. Cuando la carie ya ha infectado la mayor parte del diente, este debe ser extraído. Las áreas donde se extrajeron los dientes generalmente pueden restaurarse con implantes dentales o puentes.

En Clínica Internacional contamos con la especialidad de Odontología, en donde podrás tratar cualquier problema relacionado con tu salud bucal. Si deseas reservar una cita con alguno de nuestros odontólogos, hazlo a través de nuestra sección Citas en Línea.