Las muelas de juicio son uno de los mayores misterios de la boca. ¿Por qué? porque no sabemos exactamente cuándo nos sorprenderán con su presencia. Cada persona tiene una experiencia diferente con las muelas de juicio. En algunos casos, ni se siente dolor cuando están por salir, en otras sin embargo, el paciente no puede comer durante días.

En el siguiente artículo de Clínica Internacional, te explicaremos más sobre las muelas de juicio, qué buscar para evitar dolor, así como los síntomas y tratamiento que deberás seguir en caso de complicaciones.

clinica-internacional-odontologia-muela-juicio

¿Qué son las muelas de juicio?

Las muelas del juicio, conocidas también como terceros molares, son el conjunto final de muelas, las que se encuentran en la parte posterior de la boca. Estos generalmente aparecen por primera vez bastante tiempo después de que el resto de los dientes adultos ya se han establecido en la boca, entre los 17 y 25 años.

¿Las muelas de juicio suelen causar problemas?

En la mayoría de los casos no. Las personas que tienen mandíbulas demasiado pequeñas no tienen espacio para los 32 dientes que tenemos; tienen espacio solo para 28 de ellos.

Entonces, si todos los demás dientes están presentes y sanos, es posible que no haya suficiente espacio para que las muelas del juicio entren correctamente.

Si hay espacio suficiente, estos dientes generalmente pasarán a una posición útil y no causarán ningún problema, quizás haya una ligera incomodidad a medida que vayan saliendo, pero esto desaparecerá una vez que el diente esté completamente en posición. Sin embargo, cuando estos no encuentran la manera de salir, es aquí donde debes preocuparte.

Muelas de juicio impactadas o apiñadas

clinica-internacional-odontologia-muelas-juicio-tipos

Hay muchos casos en que las muelas del juicio crecen perfectamente rectas y resultan siendo un conjunto saludable de dientes adicionales. Cuando esto sucede, no necesitan ser extraídas. No obstante, en algunos pacientes, los terceros molares crecen torcidas o apiñadas. La razón depende de la cavidad bucal en la que crecen y la genética de cada persona.

Si no hay espacio suficiente en la mandíbula, la muela puede intentar salir, pero se quedará pegada al diente que está delante. Por esta razón es que recibe el nombre de muela de juicio impactada. Dependiendo de qué tan inclinada esté, puede que necesites de una cirugía simple para su extracción.

Signos y síntomas

Lo primero que debes hacer al sentir dolor es acudir a tu dentista para que realice los análisis y los diagnósticos necesarios. El dolor realmente intenso que se irradia hacia los oídos, los ojos o la cabeza puede significar un diente con absceso producido por una muela de juicio o por una carie dental. Otros síntomas de la aparición de la muela de juicio son:

  • Dolor en la mandíbula o en la parte posterior de la boca
  • Presión o palpitaciones en las encías de la parte posterior de la boca.
  • Encías inflamadas o cortes visibles en tus encías.
  • Dolores de cabeza persistentes. La presión puede acumularse alrededor de los dientes y tejidos circundantes causando un dolor significativo no solo en la boca, sino también en toda la cabeza.

Trata de no confundir los siguientes síntomas ya que estos probablemente no sean debido a una muela de juicio:

  • La sensibilidad no persistente a los dulces, bebidas calientes o frías, helados e incluso al aire frío puede indicar una raíz expuesta que es el tipo más común de dolor de dientes.
  • Dolor leve a agudo cuando muerdes: un orificio visible en el diente o manchas en este puede significar que tienes una carie avanzada.
  • Un dolor de muelas persistente o sensibilidad al calor, frío o dulces puede ser un signo de un daño en los nervios.

Tratamiento

clinica-internacional-odontologia-muela-juicio-radiografia

 

Cada caso es diferente y la simplicidad del procedimiento depende de qué tan desarrollado esté el diente, si se ha roto o no a través de la línea de la encía y cuánto daño ha causado en el resto de la boca. Tu dentista prescribirá el mejor tratamiento para ti, explicándote detalladamente lo que puedes esperar durante el procedimiento.

Para iniciar, tu odontólogo o dentista tomará una radiografía panorámica de toda tu boca para evaluar el grado de dificultad del procedimiento.Si es que hay una infección alrededor de la zona del tercer molar, es probable que te recete antibióticos hasta controlarla ya que no puede operarte hasta que esta desaparezca.

El procedimiento generalmente se realiza bajo anestesia local: solo se adormecerá la zona cercana al diente a extraer. Una vez que el área esté completamente anestesiada, el odontólogo realizará una pequeña incisión en la encía para proceder a extraer la muela de juicio. Uno de los procedimientos de extracción más difíciles es cuando la muela del juicio está incrustada en el hueso ya que esto requiere que el diente se extraiga en pequeñas partes. Por último, se suturará la herida.

La duración y el costo de la cirugía dependerá de varios factores, como la posición del tercer molar y el grado de dificultad.

Recuperación

Después de la cirugía, descansa por el resto del día. Puedes reanudar tus actividades normales al día siguiente. Sin embargo, durante al menos una semana, evita cualquier actividad extenuante que pueda abrir los puntos.

  • Bebe mucha agua y no tomes bebidas alcohólicas, con cafeína, carbonatadas o calientes en las primeras 24 horas. Asimismo, no bebas con sorbete durante al menos una semana, porque la acción de succión puede abrir los puntos nuevamente.
  • Come solo alimentos blandos como yogur o puré de manzana durante las primeras 24 horas. Comienza a comer alimentos semisecos cuando los puedas tolerar. Evita los alimentos duros, masticables, calientes o picantes ya que podrían irritar o raspar la herida.
  • No te cepilles ni te enjuagues la boca durante las primeras 24 horas después de la cirugía. En la primera semana, enjuaga suavemente la boca con agua salada y tibia cada 2 horas y después de las comidas.
  • No fumes en un buen tiempo debido a que el tabaco puede retrasar el tiempo de curación y aumentar el riesgo de complicaciones.

El tiempo de recuperación varía de persona a persona. Puede varias desde un par de semana hasta algunos meses. Durante este tiempo, es importante seguir las instrucciones que te recomendaron.

En Clínica Internacional contamos con la especialidad de Odontología, en donde podrás tratar cualquier problema relacionado con tu salud bucal. Si deseas reservar una cita con alguno de nuestros odontólogos, hazlo a través de nuestra sección Citas en Línea.