En el siguiente artículo de Clínica Internacional, queremos compartir contigo información sobre uno de los tipos de cáncer de piel más peligrosos que hay: El melanoma. Según los especialistas en dermatología, este tipo de cáncer de piel puede llegar a poner en riesgo tu vida.

  dermatología melanoma piel

 

Primero, veremos exactamente qué es el cáncer de piel. La mayoría de los cánceres de piel son tumores cancerígenos malignos que se originan en las células de la epidermis, siendo los más comunes los siguientes:

  • El carcinoma de células basales (CCB): es el más común.
  • El carcinoma de células escamosas (CCE): es el segundo más común y se origina en células de la piel
  • El melanoma: Se origina en el células de la piel productoras de pigmentos (melanocitos). Es el menos común pero el más peligroso.

A diferencia del melanoma, la gran mayoría de los tipos de cáncer de piel rara vez se diseminan a otras partes del cuerpo (es decir, hacen metástasis ) y ponen en peligro la vida.

¿Qué es el melanoma?

Como lo mencionamos anteriormente, el melanoma es un tipo de cáncer de piel que se desarrolla en los melanocitos, las células productoras de pigmento de la piel. Es el tipo más peligroso de cáncer de piel debido a que puede generar metastasis a otras partes del cuerpo.

Debido a que la mayoría de los melanomas ocurren en la piel y; por ende, están a simple vista, los pacientes o sus cónyuges a menudo son los primeros en detectar alguno que otro tumor sospechoso. Ten en cuenta que la detección temprana y el diagnóstico son cruciales ya que si se diagnostican a tiempo, la mayoría de los melanomas se curan con tan solo una cirugía relativamente menor.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo más comunes del melanoma son los siguientes:

  • Exposición a la luz ultravioleta, ya sea del sol o de las camas de bronceado. El problema es peor en áreas de gran elevación o cerca del Ecuador donde la exposición a la luz solar es más intensa.
  • Un sistema inmune crónicamente reprimido (inmunosupresión) de enfermedades subyacentes como el VIH / SIDA o el cáncer, o de algunos medicamentos o tratamientos como la prednisona y la quimioterapia.
  • Exposición a la radiación ionizante (rayos X) o a productos químicos que predisponen al cáncer, como el arsénico.
  • Ciertos tipos de infecciones adquiridas sexualmente por el virus de la verruga
  • Las personas de la tercera edad son propensas a sufrir de más de un tipo de cáncer de piel.

¿Cuáles son los sitios más comunes donde se desarrolla el cáncer de piel?

Los cánceres de piel suelen aparecer en áreas de la piel expuestas al sol repetidas veces durante muchos años, como la cara, la nariz, las orejas, la parte posterior del cuello y la zona calva del cuero cabelludo. Con menos frecuencia, estos tumores pueden aparecer en sitios con exposición al sol limitada, como la espalda, el tórax o las extremidades. Sin embargo, el melanoma puede ocurrir en cualquier parte de la piel.

Te interesará: “Cuidados para este verano y así evitar el cáncer de piel“.

Signos o síntomas

dermatología cáncer piel síntomas

Un cambio en la forma o textura de una mancha puede resultar ser un problema, mas no todos los cambios son cancerosos. Por ejemplo, te puede aparecer un lunar, hacerse más grande y aún así seguirá siendo solo un lunar.

La mayoría de los tipos de cáncer de piel tienen pocos o ningún síntoma. En cuanto a las manchas o lunares malignos con riesgo a desarrollar un melanoma, te debes basar en los siguientes puntos:

  • Simetría: la mitad del lunar es diferente de la otra mitad.
  • Irregularidad del borde: La mancha o lunar tiene bordes que no son lisos y regulares.
  • Color: La mancha o lunar tiene varios colores en un patrón irregular o es de un color muy diferente al resto.
  • Diámetro: El lunar supera el tamaño de un borrador de lápiz (6 mm).
  • Evolución: El lunar cambia de tamaño, forma, color o textura general. Este también puede presentar un pequeño sangrado.

Estas pautas son de alguna manera útiles, pero el problema es que muchos lunares normales y otras lesiones benignas de la piel no son perfectamente simétricas en su forma o color.

Diagnóstico

La mejor manera de conocer el nivel de riesgo de una marca de piel o lunar es visitando a un dermatólogo para que que examine completamente tu cuerpo. De esa forma, sabrás si tus manchas son lunares normales o no.

Por lo general, se toma una biopsia de la zona de piel con sospecha melanoma. Primero, se debe adormecer el área con un anestésico local como la lidocaína. Luego, una pequeña porción de la piel se corta y se envía a un patólogo para su examen. Tras observar el tejido bajo un microscopio, se realiza un diagnóstico basado en las características de este.

El informe de la biopsia puede mostrar cualquiera de los siguientes:

  • Una afección totalmente benigna que no requiere tratamiento adicional, como un lunar regular
  • Un lunar atípico que, según el juicio del dermatólogo y del patólogo, deba eliminarse , es decir, se quitará un poco de piel normal para asegurarse de que la mancha está completamente fuera.
  • Un melanoma delgado que requiere cirugía
  • Un melanoma más grueso que requiere una cirugía más extensa o exámenes adicionales en los que se examinan los ganglios linfáticos .

Tratamiento

Existen varios medios efectivos para tratar el cáncer de piel. La elección de la terapia depende de la ubicación y el tamaño del tumor, las características microscópicas del cáncer y la salud general del paciente.

En general, el melanoma detectado a tiempo se trata solo con cirugía en donde se elimina aproximadamente 1 centímetro del tejido que rodea el melanoma. Por otra parte, los melanomas más profundos y más avanzados pueden necesitar una cirugía más extensa.

Dependiendo de varias consideraciones (grosor del tumor, ubicación, edad, etc.), se puede recomendar la extirpación de los ganglios linfáticos cercanos. Para enfermedades avanzadas, como cuando el melanoma se disemina a otras partes del cuerpo, a veces se recomiendan tratamientos como la inmunoterapia o quimioterapia.

Prevención del melanoma

Los métodos disponibles para reducir este tipo de cáncer son:

  • Reducir la exposición al sol: Evitar la exposición a la luz ultravioleta, incluyendo a la de las cabinas de bronceado, es la mejor manera de prevenir el melanoma. Usar sombreros y ropa oscura y aplicarse protectores solares impermeables de amplio espectro también son buenas maneras de prevenir el melanoma.
  • Detección temprana: Visitar a tu dermatólogo, mínimo cada 6 meses, es recomendable para detectar y tratar a tiempo un melanoma.
  • Detección de individuos de alto riesgo: Si tienes algún pariente cercano que ha sufrido o sufre de melanoma actualmente, cualquier persona en alto riesgo, como cualquier persona con un pariente cercano que tenga melanoma, debe ser examinada por un médico para detectar melanoma.

Aprende a cuidar tu piel con nosotros. En Clínica Internacional contamos con la especialidad de Dermatología, en donde podrás tratar cualquier problema relacionado con tu piel. Si deseas reservar una cita con alguno de nuestros dermatólogos, hazlo a través de nuestra sección Citas en Línea.

Traducido y adaptado de: skincancer.org

asistente clinica internacional