Dentro de la especialidad de Ginecología, uno de los problemas o consultas más comunes que realizan muchas pacientes se relaciona con una condición en particular: la incontinencia urinaria.

En el siguiente artículo de Clínica Internacional, hemos recopilado información que te ayudarán a identificar y resolver esta situación, la cual afecta a muchas más mujeres de lo que crees.

¿Qué es la incontinencia urinaria?

incontinencia-urinaria-en-mujeres-que-es

La definición exacta de la incontinencia urinaria se refiere a la pérdida involuntaria de orina. Ocurre con mayor frecuencia en mujeres que en hombres y, en especial, en las personas que están en la tercera edad.

No estás sola. Sufrir de este problema no tiene por qué avergonzarte; no dudes en hablar o realizar preguntas sobre esta condición. Es más, millones de mujeres experimentan esta fuga no intencional mientras corren, tosen, se ríen, o incluso durante el acto sexual.

Causas comunes de la incontinencia urinaria

El embarazo, el parto, la menopausia y la estructura del tracto urinario femenino pueden contribuir a que muchas mujeres presenten incontinencia de orina. Por otra parte, los músculos débiles de la vejiga o los músculos de una vejiga hiperactiva, así como el daño nervioso, también pueden causarla.

No obstante, los hombres y las mujeres pueden presentar incontinencia por lesiones neurológicas, defectos congénitos, derrames cerebrales, esclerosis múltiple y problemas físicos asociados con el envejecimiento.

¿Por qué ocurre la incontinencia urinaria?

Durante la micción, los músculos en la pared de la vejiga se contraen, forzando a la orina a salir de la vejiga hacia la uretra. Al mismo tiempo, los músculos del esfínter que rodean la uretra se relajan, liberando la orina fuera del cuerpo.

La incontinencia urinaria en mujeres ocurre si los músculos de la vejiga se contraen repentinamente o si los músculos del esfínter no son lo suficientemente fuertes como para contener la orina. Debido a esto, la orina puede escapar con menos presión de lo normal, ya que los músculos están dañados y hay un cambio en la posición de la vejiga.

Otro factor común de la incontinencia es la obesidad, la cual se asocia con un aumento de la presión abdominal y de la vejiga. Afortunadamente, la pérdida de peso puede reducir su gravedad.

Tipos de incontinencia urinaria

incontinencia-urinaria-en-mujeres-tipos-incontingencia

  • Incontinencia de esfuerzo

Es el tipo más común y ocurre cuando algunos movimientos, como toser, reír y correr, ejercen presión sobre la vejiga, provocando que pierdas orina. A su vez, los cambios físicos producidos por el embarazo, el parto y la menopausia a menudo causan este tipo de incontinencia en mujeres.

La incontinencia de esfuerzo puede empeorar durante la semana anterior a tu período menstrual. En ese momento, la disminución de los niveles de estrógeno puede conducir a una menor presión muscular alrededor de la uretra, lo que aumenta las posibilidades de fuga. La incidencia de incontinencia de esfuerzo aumenta después de la menopausia.

  • Incontinencia de urgencia

Si pierdes orina sin razón aparente después de sentir repentinamente la necesidad o las ganas de miccionar, es posible que sufras de incontinencia de urgencia. Una causa común son las contracciones inapropiadas de la vejiga.

Adicionalmente, las acciones involuntarias de los músculos de la vejiga pueden ocurrir debido al daño a los nervios de la vejiga, al sistema nervioso (médula espinal y cerebro), o a los músculos mismos.

La incontinencia de urgencia puede significar que tu vejiga se vacía durante el sueño, después de beber una pequeña cantidad de líquidos, o cuando tocas o escuchas correr agua (como cuando lavas platos u oyes la ducha).

Ciertos líquidos y medicamentos como los diuréticos o los estados emocionales como la ansiedad pueden empeorar esta afección. Además, algunas afecciones médicas, como el hipertiroidismo y la diabetes no controlada, también pueden provocar o empeorar la incontinencia de urgencia.

  • Vejiga hiperactiva

La vejiga hiperactiva ocurre cuando los nervios anormales envían señales a la vejiga en el momento equivocado, haciendo que sus músculos se contraigan sin previo aviso. Orinas hasta siete veces al día es normal para muchas mujeres, pero las que sufren de una vejiga hiperactiva pueden miccionar con mayor frecuencia.

Específicamente, los síntomas de la vejiga hiperactiva incluyen

  • frecuencia urinaria: más de 8 veces al día.
  • urgencia urinaria: la necesidad fuerte y repentina de orinar inmediatamente.
  • nocturia: despertarse por la noche para orinar.
  • Incontinencia funcional

Las personas con problemas médicos que interfieren con el pensamiento, la movilidad o la comunicación pueden tener problemas para llegar al baño. Por ejemplo, una persona con la enfermedad de Alzheimer no es muy consciente del hecho de que debe usar el baño.

Una persona en silla de ruedas puede tener dificultades para llegar a un servicio higiénico a tiempo. En resumen, la incontinencia funcional es el resultado de ciertas condiciones físicas y médicas.

Otros tipos de incontinencia son:

  • Incontinencia por rebosamiento: es un goteo frecuente de pequeñas cantidades de orina y la incapacidad de vaciar completamente la vejiga. Esto a menudo es una complicación de la diabetes y es más común en los hombres debido a problemas de próstata.
  • Incontinencia mixta: esta es una combinación de los tipos anteriores. Es principalmente una combinación de estrés e incontinencia urinaria de urgencia.

Diagnóstico

incontinencia-urinaria-en-mujeres-diagnostico

Para diagnosticar la incontinencia urinaria en mujeres, un especialista en ginecología o urología te realizará un examen físico, un ultrasonido, pruebas urodinámicas y otros estudios que incluyen la cistoscopia, análisis de orina y un test para observar el esfuerzo de tu vejiga.

Tu médico también te preguntará acerca de tus síntomas e historial médico. Tu patrón micción y pérdida de orina sugerirá el tipo de incontinencia que tengas. Adicionalmente, será recomendable que comiences a completar un diario durante varios días sobre todas las veces que vas al baño y la cantidad de ingesta de líquidos, episodios de fuga de orina, entre otros.

Tratamiento

A veces, hacer pequeños ajustes en tus hábitos diarios puede ayudarte a controlar la incontinencia urinaria femenina:

  • Entrenamiento de la vejiga. Esto significa controlar cuándo y con qué frecuencia usas el baño. Esto ayudará a que te crees un horario para usted y a contener más orina.
  • Ejercicios del piso pélvico. Es posible que hayas oído hablar de los ejercicios de Kegel. Esta es una manera simple de fortalecer tu piso pélvico, que puede debilitarse después del parto o debido al envejecimiento.
  • Dejar de fumar. El humo del tabaco te hará toser, lo que dificulta la retención de orina.
  • Supresión de urgencia. Esta es una forma de controlar los sentimientos repentinos de tener que ir al baño. Es otro tipo de entrenamiento de la vejiga e incluye una mezcla de distracciones mentales, respiración profunda y ejercicios de Kegel.
  • Control: Tu médico te sugerirá que limites la cantidad de líquidos que bebes durante el día. Posiblemente te dirá que evites la cafeína y el alcohol.

La incontinencia urinaria en mujeres es común y tratable. Los tratamientos pueden incluir remedios conductuales o no farmacológicos, como el entrenamiento de la vejiga y ejercicios de Kegel, biorretroalimentación, neuromodulación, cirugía, cateterismo o una combinación de todas estas terapias.

En Clínica Internacional contamos con la especialidad de Ginecología, en donde podrás atender y resolver muchas dudas sobre tu cuerpo. Si deseas reservar una cita, puedes hacerlo a través de nuestra sección Citas en Línea