¡Al fin! Luego de 9 meses de embarazo tienes a tu bebé en brazos, ¡bien hecho! Ahora que has podido experimentar el sentimiento de dar vida, ya estás lista para volver a casa e integrar a tus días al nuevo integrante de la familia: tu bebé. No entres en pánico si al llegar a casa te das cuenta que ya no contarás con la ayuda de la enfermera que te ayudó en los primeros días luego de tu parto.

En Clínica Internacional, sabemos que ser madre primeriza es una experiencia realmente grandiosa pero puede asustarte un poco. Por eso, queremos compartir contigo los siguientes consejos para que dejes de lado los nervios y puedas llevar con tranquilidad el cuidado de tu recién nacido.

madre primeriza bebe recien nacido guia clinica internacional

Consigue ayuda después del parto

Antes que te den de alta del hospital o clínica, habla con todos los expertos que te rodeen. En Clínica Internacional, cuentas con especialistas que te brindarán consejos sobre lactancia y alimentación. Además, las enfermeras te enseñarán a cómo debes sostener, hacer eructar, cambiar y cuidar a tu bebé.

madre primeriza bebe ayuda clinica internacional

Cargando a un recién nacido

Quizás muy aparte de ser madre primeriza, tampoco has pasado mucho tiempo cerca a recién nacidos. Sí… a veces su fragilidad puede llegar a ser un poco intimidante.

En cuanto a cómo se debe cargar a un recién nacido, debes tener en cuenta lo siguiente:

  • Lávate las manos o utiliza un desinfectante antes de tocar al bebé. Los recién nacidos no tienen un sistema inmune fuerte y por eso son muy susceptibles a contraer cualquier tipo de infecciones. Asegúrate de que todos los que vayan a cargar a tu bebé tengan las manos limpias.
  • Ten cuidado con la cabeza y el cuello del bebé. Trata de sostener siempre su cabeza cuando los estés cargando. Asimismo, debes sostener la cabeza del bebé cada vez que vayas a levantar o recostarlo en la cama.
  • Nunca agites a tu bebé. Ten mucho cuidado de agitar al recién nacido ya que puedes causar un sangrado en el cerebro que causaría la muerte. Si necesitas despertar a tu bebé, no lo hagas agitándolo. En lugar de eso, hazle cosquillas en su pie o sopla suavemente su mejilla.
  • Asegúrate de que tu bebé esté bien sujeto en el coche y en el asiento para bebés de tu carro.
  • Recuerda que tu recién nacido no está listo para los juegos bruscos.

madre primeriza bebe cargar clinica internacional

Crea lazos con tu bebé – Cómo calmarlo

Crear lazos de unión con tu bebé es probablemente uno de los aspectos más placenteros de ser mamá primeriza. La proximidad física puede promover esta conexión emocional. Para los bebés, este lazo contribuye a su crecimiento emocional y al desarrollo de otras áreas del cerebro. Comienza está unión frotando o acariciando suavemente diferentes partes del cuerpo de tu bebé.

De vez en cuando, trata de sostener a tu bebé “piel con piel”. Así lo sentirás mucho más cerca a ti. Envolver a tu bebé en forma de “taco” sirve para mantener caliente a tu bebé durante sus primeras semanas. Solo debes acercar los brazos del recién nacido a su cuerpo y envolverlo. Recuerda que no debes ajustar mucho la parte de las piernas. Envolverlos también puede ayudar a limitar el reflejo de sobresalto que tienen algunos bebés.

madre primeriza bebe crear lazos clinica internacional

Trata de no envolver a tu bebé durante la noche y luego que haya cumplido los dos meses de edad. A esta edad, algunos bebés pueden darse la vuelta mientras están envueltos, lo que aumenta el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) .

Cambio de pañales

Antes de llegar a tu casa luego del hospital, debes decidir su usarás pañales de tela o desechables. No importa cual utilices, tu pequeño ensuciará sus pañales cerca de 10 veces al día y alrededor de 70 veces a la semana.

Mamá primeriza, antes de cambiar el pañal a tu bebé , asegúrate de que tiene todos los suministros a tu alcance. De esta manera, no dejarás desatendido a tu bebé.

Necesitarás:

  • un pañal limpio
  • crema para las escaldaduras (en caso tu bebé las presente)
  • un recipiente de agua tibia
  • un paño limpio o toallitas húmedas

Cada vez que tu bebé orine o evacue, coloca al recién nacido sobre tu espalda y retira el pañal sucio. También puedes cambiar el pañal si lo recuestas. Utiliza el agua y una toallita para limpiar suavemente el área genital de tu bebé. Al retirar el pañal del recién nacido, hazlo con cuidado ya que al exponerlo al aire puede hacerlo orinar.

Si tienes una niña, debes limpiar su parte íntima desde adelante hacia atrás. Así evitarás que tenga una infección en el tracto urinario. Recuerda lavarte bien las manos después de cambiar un pañal.

Las escaldaduras es un problema muy común en los bebés. Por lo general es una erupción roja que desaparecerá en pocos días con baños calientes y crema. La mayoría de las escaldaduras se producen porque la piel del bebé es sensible y se irrita por el pañal mojado o sucio.

Para prevenir o curar las escaldaduras, prueba estos consejos:

  • Cambia el pañal de tu bebé con frecuencia, y tan pronto como sea posible después de que este haya evacuado.
  • Si usas pañales de tela, lávalos con detergentes sin perfume y colorantes.
  • Deja que el bebé no use el pañal durante alguna parte del día. Esto le permitirá que la piel se ventile un poco.

Si las escaldaduras continúan por más de 3 días o parecen estar empeorando, consulta con tu médico ya que esto podría ser causa de una infección por hongos.

El baño

madre primeriza bebe bano clinica internacional

Para comenzar, debes darle a tu bebé baños de esponja hasta que:

  • El cordón umbilical se haya caído y que el ombligo haya sanado completamente. Esto puede tomar alrededor de 1 a 4 semanas.
  • La circuncisión haya sanado (1 a dos semanas).

Baña a tu bebé dos a tres veces por semana durante su primer año. Si lo bañas demasiado, puedes resecar su piel.

Ten al alcance las siguientes cosas cuando vayas a bañar a tu bebé:

  • Paño limpia
  • Jabón suave y sin perfume
  • Champú para bebés
  • Un cepillo suave para estimular el cuero cabelludo del bebé
  • Manta
  • Pañal limpio
  • Ropa limpia

Baños de esponja

Para un baño de esponja:

  • Escoge una superficie segura, plana (como una mesa, suelo, o contador de cambio) en una habitación caliente.
  • Llena un recipiente con agua tibia (¡no caliente!).
  • Desviste al recién nacido y envuélvelo en una toalla.
  • Limpia los ojos del lactante con un paño humedecido en agua. Frota cada uno de sus ojos suavemente desde la esquina interna hasta la esquina externa. No utilices la misma parte de la toalla para lavar el otro ojo.
  • Limpia la nariz y las orejas de tu bebé con la toallita húmeda.
  • A continuación, humedece el paño de nuevo y, con un poco de jabón, lava su cara suavemente y seque.
  • Utiliza el champú para bebés para crear una espuma y lava suavemente la cabeza del bebé y enjuaga.
  • Con un paño húmedo y jabón, lava suavemente el resto del bebé, prestando especial atención a los pliegues debajo de los brazos, detrás de las orejas, en el cuello y en la zona genital.
  • Una vez que hayas lavado esas áreas, asegúrate de que estén secas
  • Ponle el pañal a tu bebé y vístelo.

Baños de tina

Cuando el bebé esté listo para los baños de tina, los primeros baños deben ser suaves y breves.

Si el bebé se molesta o se siente incómodo con los baños de tina, vuelve a bañarlo con una esponja o paño. Luego de unos días, inténtalo de nuevo.

Además de los cosas mencionadas anteriormente, añade:

  • Una bañera de bebé con agua de tibia (¡no caliente!). Una bañera bebé es una tina de plástico que puede caber en la bañera. Es mejor para el tamaño de los bebés y facilita la tarea del baño.
  • Desviste a tu bebé y luego colócalo inmediatamente en el agua. La habitación debe estar con una temperatura caliente para evitar escalofríos.
  • Utiliza una de tus manos para sostener la cabeza. Comienza metiendo al bebé por las piernas y poca a poco la otra parte de su cuerpo.
  • Usa un paño para lavar su cara y el cabello.
  • Masajea suavemente el cuero cabelludo de tu bebé con las yemas de los dedos o con un cepillo suave para bebés, incluyendo el área de los puntos blandos o fontanela (conocida también como “mollerita”)
  • Cuando enjuague el champú en la cabeza del bebé, pon tu mano sobre su frente para que la espuma corra hacia los lados y el jabón no entre en sus ojos.
  • Lava suavemente el resto del cuerpo del bebé con agua y una pequeña cantidad de jabón.
  • A lo largo del baño, échale regularmente agua sobre el cuerpo de tu bebé para que él o ella no se enfríe.
  • Después del baño, envuélvelo inmediatamente en una toalla, asegurándote de cubrir su cabeza. Las toallas para bebé con capuchas son perfectas para mantener a tu bebé caliente.
  • Mientras bañas a tu bebé, no dejes al bebé solo. Si tienes que salir del baño, envuélve al bebé en una toalla y llévalo contigo.

En Clínica Internacional te brindaremos toda la ayuda relacionada al cuidado de tu bebé.Si deseas reservar una cita, puedes hacerlo a través de nuestra sección Citas en Línea.