Según los especialistas en gastroenterología, las úlceras pépticas son una condición común que experimentan millones de personas en todo el mundo. Puede haber varias causas para que un úlcera según el estilo de vida y los hábitos alimenticios que sigues. Muchas personas nunca prestan atención a una úlcera péptica en la etapa inicial, sino que esperan hasta el último momento cuando el problema se agrava. Este es uno de los principales problemas digestivos que nunca debes ignorar en el momento en que te das cuenta de los síntomas.

Si deseas saber más sobre las úlceras pépticas, no te puedes perder el siguiente artículo que Clínica Internacional tiene para ti.

 

¿Qué son las úlceras pépticas?

Las úlceras pépticas son llagas que se desarrollan en el revestimiento del estómago, el esófago inferior o el intestino delgado. Por lo general, se forman como resultado de la inflamación causada por la bacteria H. pylori o por los mismos ácidos del estómago.

Hay tres tipos de úlceras pépticas:

  • Gástricas: úlceras que se desarrollan dentro del estómago.
  • Esofágicas: úlceras que se desarrollan dentro del esófago.
  • Duodenales: úlceras que se desarrollan en la sección superior del intestino delgado, llamada duodeno.

Causas

Existen diferentes factores que causan que el revestimiento del estómago, esófago e intestino delgado se rompan. Estos incluyen:

  • La bacteria Helicobacter pylori puede causar una infección e inflamación estomacal
  • El uso frecuente de aspirinas, ibuprofeno u otros medicamentos antiinflamatorios
  • Fumar
  • Beber demasiado alcohol
  • Cáncer de estómago

Síntomas

El síntoma más común de una úlcera péptica es un dolor abdominal ardiente que se extiende desde el ombligo hasta el tórax. Este dolor puede ser leve como grave. En algunos casos, el dolor puede incluso darse durante la noche.

Las úlceras pépticas pequeñas pueden no producir ningún síntoma en las fases iniciales.

Otros signos comunes de una úlcera péptica incluyen:

  • Cambios en el apetito
  • Náusea
  • Heces con sangre u oscuras
  • Pérdida de peso inexplicable
  • Indigestión
  • Vómitos
  • Dolor de pecho

ulceras-pepticas-sintomas

Diagnóstico

Hay dos tipos de pruebas disponibles para diagnosticar una úlcera péptica:

  • Endoscopia superior

En este procedimiento, luego de aplicar anestesia, tu gastroenterólogo insertará un tubo largo con una cámara en tu garganta. Este pasará a través de tu esófago, estómago y llegará a tu intestino delgado. Gracias a la microcámara, podrá examinar todas estas zonas en busca de úlceras. Asimismo, este instrumento permite que tu gastroenterólogo pueda extraer una muestra o biopsia para examinar y así descartar cualquier bacteria u otra condición adyacente.

No todos los casos requieren una endoscopia superior. Sin embargo, este procedimiento se recomienda para personas con un mayor riesgo de cáncer de estómago, como las personas mayores de 45 años y quienes experimentan:

  • Anemia
  • Pérdida de peso
  • Hemorragia gastrointestinal
  • Dificultad para tragar

ulceras-pepticas-diagnostico-endoscopia

  • Serie gastrointestinal superior

Una serie gastrointestinal superior se refiere al conjunto de imágenes de rayos x para ver su interior. Si no presentas dificultad para tragar y tienes un bajo riesgo de cáncer de estómago, es posible que tu gastroenterólogo te recomiende esta prueba. Durante este procedimiento, beberás un líquido espeso llamado bario y a continuación tomarán una radiografía de tu estómago, esófago e intestino delgado. El líquido permitirá que tu gastroenterólogo encuentre una úlcera y la pueda tratar.

Te interesará: “Dispepsia: Causas, síntomas y cuidados“.

Tratamiento

El tratamiento dependerá de la causa subyacente de la úlcera. Si las pruebas muestran que presentas una infección causada por la bacteria H. pylori, tu gastroenterólogo te recetará una serie de medicamentos, los cuales tendrás que tomar por aproximadamente dos semanas. Los medicamentos incluyen antibióticos para ayudar a eliminar infecciones e inhibidores de la bomba de protones (IBP) para ayudar a reducir el ácido estomacal.

Si tu gastroenterólogo determina que no tienes una infección por la bacteria anteriormente mencionada, te recomendará tomar medicamentos durante 8 semanas para reducir el ácido estomacal y ayudar a que la úlcera sane.

Con el tratamiento adecuado, la mayoría de las úlceras pépticas sanan. Sin embargo, es posible que no te cures si dejas de tomar los medicamentos recetados o si continúas fumando o bebiendo alcohol durante y después del tratamiento.

Tu gastroenterólogo te programará una cita de seguimiento para evaluar tu recuperación. Adicionalmente, puede realizarte pruebas adicionales para descartar el cáncer de estómago y otras enfermedades gastrointestinales.

Complicaciones de una úlcera péptica

Las úlceras no tratadas suelen empeorar con el tiempo y pueden conllevar a otras complicaciones de salud más graves, como:

  • Perforación: Se desarrolla un orificio en el revestimiento del estómago o del intestino delgado y causa una infección. Un signo de una úlcera perforada es el dolor abdominal repentino e intenso.
  • Hemorragia interna: Las úlceras sangrantes pueden provocar una pérdida significativa de sangre y es más probable que requieran hospitalización. Los signos de una úlcera con hemorragia son mareos, vértigo y heces negras.
  • Tejido cicatricial: Es un tejido grueso que se desarrolla después de una lesión. Este tejido dificulta que la comida pase a través de tu tracto digestivo. Los signos también incluyen vómitos y pérdida de peso.

ulceras-pepticas-complicaciones

Las tres complicaciones son graves y pueden requerir cirugía. Busca atención médica de urgencia si también experimentas los siguientes síntomas:

  • Dolor abdominal repentino y agudo
  • Desmayos y sudoración excesiva
  • Vómitos o heces con sangre
  • Abdomen sensible al tacto
  • Dolor abdominal que empeora con el movimiento, pero mejora al estar completamente quieto.

Prevención

Ciertos estilos de vida pueden reducir tu riesgo de desarrollar úlceras pépticas:

  • No beber más de dos bebidas alcohólicas al día.
  • No mezclar alcohol con medicamentos
  • Lavarse las manos frecuentemente para evitar infecciones.
  • Limitar el uso de ibuprofeno, naproxeno y aspirinas
  • No fumar tabaco
  • Seguir una dieta balanceada y rica en frutas, verduras y granos integrales

En Clínica Internacional contamos con la especialidad de Gastroenterología, en donde podrás encontrar especialistas altamente calificados que te ayudarán en todo lo que necesites. Si deseas reservar una cita, puedes hacerlo a través de nuestra sección Citas en Línea.

Fuente y adaptado de: healthline.com