Las fisuras anales no son exactamente un tema de conversación entre amigos, y la renuencia a hablar de ellas a menudo deja a los pacientes pensando que son los únicos afectados. De hecho, esta condición potencialmente dolorosa es bastante común. En el siguiente artículo de Clínica Internacional, queremos que aprendas más sobre las fisuras anales, un problema que es tratado por la especialidad de gastroenterología.

gastroenterología fisura anal sintomas

¿Qué es una fisura anal?

Una fisura anal es un pequeño corte o desgarro en el tejido que recubre el ano y el canal anal llamado anodermo. Este corte en la piel causa un dolor severo y un poco de sangrado durante y después de las deposiciones. El anodermo no posee glándulas y es extremadamente sensible debido a la gran cantidad de nervios sensoriales que presenta (esto explica porque las fisuras anales son tan dolorosas).

Este problema puede ocurrir como resultado del parto, el esfuerzo excesivo durante las evacuaciones intestinales o los episodios prolongados de estreñimiento o diarrea. Las fisuras anales también pueden ser el resultado de ciertas afecciones médicas, como la enfermedad inflamatoria intestinal (EII) y el cáncer.

Una fisura anal puede afectar a personas de todas las edades, pero se ve más a menudo en bebés y niños pequeños (el estreñimiento es un problema común en estos grupos de edad). Esta condición por lo general no es una afección grave. En la mayoría de los casos, el tejido se cura por sí solo entre cuatro a seis semanas. En los casos en que la fisura persiste durante más de ocho semanas, se considera crónica o a largo plazo.

Ciertos tratamientos pueden promover la cicatrización y ayudar a aliviar la incomodidad, incluidos los ablandadores de las heces y los analgésicos tópicos. Si una fisura anal no mejora con estos tratamientos, el gastroenterólogo podría buscar otros trastornos subyacentes que pueden causar estas fisuras o posiblemente determine que el paciente necesita cirugía.

Síntomas

Una fisura anal puede causar uno o más de los siguientes síntomas:

  • Rasgadura visible en la piel alrededor del ano
  • Una verruga (papiloma cutáneo o acrocordón) o un pequeño bulto de piel cerca a la fisura anal
  • Dolor agudo en el área anal durante y luego de las deposiciones o evacuaciones intestinales
  • Rastro de sangre en las heces o en papel higiénico luego de limpiarte la zona
  • Ardor o picazón en el área anal
  • Al haber dolor severo, puede que no estés dispuesto a defecar provocando que te estriñas.

Causas

gastroenterología fisura anal

Una fisura anal ocurre con mayor frecuencia cuando realizas tus deposiciones (al expulsar heces grandes o duras). El estreñimiento crónico o la diarrea frecuente también pueden rasgar la piel alrededor del ano. Otras causas comunes incluyen:

  • Enfermedad de Crohn u otra enfermedad intestinal inflamatoria (EII)
  • Esfuerzo durante el parto (un pequeño desgarro en el perineo puede extenderse hasta el anodermo)
  • Disminución del flujo sanguíneo hacia el área anorrectal
  • Inflamación de la zona anorrectal
  • Músculos del esfínter anal demasiado estrechos o espásticos

Ocasionalmente, la inserción de un termómetro rectal, una punta de enema, un endoscopio o una sonda de ultrasonido (para examinar la glándula prostática) puede provocar una fisura. En casos raros, una fisura puede desarrollarse debido a:

  • Cáncer anal
  • VIH
  • tuberculosis
  • Sífilis
  • Herpes

¿Quién está en riesgo de tener una fisura anal?

gastroenterología fisura anal riesgo

Las fisuras anales son comunes durante la infancia. Los adultos mayores también están propensos a desarrollar una debido a la disminución del flujo sanguíneo en el área anorrectal. Durante y después del parto, las mujeres también corren riesgo debido al esfuerzo durante el parto.

Diagnóstico

El gastroenterólogo generalmente diagnostica una fisura anal simplemente examinando el área alrededor del ano. Sin embargo, es posible que desee realizar un examen rectal para confirmar dicho diagnóstico.

Durante este examen, el médico puede insertar un anoscopio en el recto para que sea más fácil ver el tejido. El anoscopio es un tubo delgado que permite a los médicos inspeccionar el canal anal. El uso de este también ayuda al gastroenterólogo a encontrar otras causas de dolor anal o rectal, como las hemorroides. En algunos casos de dolor rectal, es posible que se necesite una endoscopia para una mejor evaluación de los síntomas.

Tratamiento

La mayoría de las fisuras anales no requieren un tratamiento extenso. Ciertos remedios pueden ayudar a promover la curación y aliviar los síntomas incómodos:

gastroenterología fisura anal prevención

  • Usar ablandadores de heces
  • Beber más líquidos
  • Tomar suplementos de fibra
  • Consumir alimentos con fibra como frutas y verduras crudas
  • Tomar baños de asiento para relajar los músculos anales, aliviar la irritación y aumentar el flujo sanguíneo en la zona anorrectal
  • Aplicar una crema de nitroglicerina al ano para promover el flujo sanguíneo al área o una crema de hidrocortisona para ayudar con la inflamación

Recuerda que el especialista es el encargado de recetarte dichos medicamentos; no te automediques. Si tus síntomas no se alivian dentro de las dos semanas de tratamiento, consulta con tu gastroenterólogo para una evaluación adicional.

Si la fisura anal no responde a los tratamientos, el gastroenterólogo te recomendará realizar una esfinterotomía anal. Este procedimiento quirúrgico consiste en realizar una pequeña incisión en el esfínter anal para relajar el músculo. La relajación del músculo permite que la fisura anal se cure.

Debes tener en cuenta que no todas las fisuras anales son un signo de dietas bajas en fibra y estreñimiento. Las fisuras que se curan mal o aquellas ubicadas en una posición distinta a la parte posterior y media del ano pueden indicar una enfermedad subyacente, como tuberculosis, VIH o cáncer anal.

Prevención

No siempre se puede prevenir una fisura anal, pero puedes reducir el riesgo de contraer una tomando las siguientes medidas preventivas:

  • Mantén el área anal seca
  • Limpia el área anal suavemente con un jabón neutro y agua tibia
  • Evita estreñirte bebiendo muchos líquidos, comiendo alimentos fibrosos y ejercitándote regularmente
  • Trata la diarrea de inmediato
  • Cambia los pañales de tu bebé con frecuencia

En Clínica Internacional contamos con la especialidad de Gastroenterología, en donde podrás encontrar especialistas altamente calificados que te ayudarán en todo lo que necesites. Si deseas reservar una cita, puedes hacerlo a través de nuestra sección Citas en Línea.

Fuente y adaptado de: medicinenet.com