Los ejercicios de respiración son una parte importante del manejo de algunas afecciones respiratorias. Los objetivos principales de tales ejercicios son limpiar los pulmones de mucosidad pegajosa, coordinar tu respiración y mantener abiertas las vías respiratorias. Y, en el caso de las embarazadas, la respiración ayuda a las madres a mejorar su relajación y disminuir su percepción de dolor cuando están empezando a sentir contracciones

Por otra parte, esta práctica durante el embarazo es muy crucial debido a que tu cuerpo necesita un suministro adecuado de oxígeno para cumplir con los requisitos de tu bebé en crecimiento y para el funcionamiento óptimo de tu cuerpo.

A continuación, en la siguiente nota de Clínica Internacional, compartiremos contigo algunos ejercicios de respiración para el parto que te servirán de mucha ayuda en el caso que no hayas podido asistir a tus citas de psicoprofilaxis debido al aislamiento social por el COVID-19.

Tipos de ejercicios de respiración para el parto

tipos-ejercicios-respiracion-parto

Respiración abdominal

  1. Siéntate en un lugar cómodo con las piernas dobladas. Relaja todo el cuerpo, incluidas las mandíbulas, los hombros y las caderas. Mantén una mano debajo de tu vientre y otra encima.
  2. Luego, respira profundamente desde la parte inferior de su abdomen, llenando su vientre de aire hasta la cuenta de 8 o cualquier número con el que te sientas cómoda.
  3. Exhala lentamente contando el mismo número. Repite esto al menos durante 10 minutos todos los días hasta que te resulte natural.

Si tu barriga aún no crece porque tienes poco tiempo de embarazo, puedes simplemente sentarte y seguir la misma técnica, apoyando las palmas de las manos sobre las rodillas.

Respiración dorsal

  1. Párate derecha, mantén tus pies paralelos entre sí y coloca tus manos sobre el pecho.
  2. Mantén la boca cerrada y respire profundamente contando hasta 10. Ten cuidado de no presionar demasiado el pecho.
  3. Mientras inhalas, siente tu mano moverse hacia afuera a medida que tus pulmones se expanden.
  4. Aguanta la respiración por unos segundos y luego exhala lentamente. Tómate todo el tiempo que necesites para exhalar. Una manera simple de hacerlo es contando el mismo número que lo hizo mientras respirabas.
  5. Repite todo el ejercicio diez veces para notar los beneficios de relajación.

Ten en cuenta que puede ser un poco difícil para ti realizar este ejercicio después del séptimo mes; sin embargo, intenta hacerlo regularmente manteniendo tus niveles de comodidad.

También te interesará: Cuidados y actividades para embarazadas durante la cuarentena.

Cuando comienzan las contracciones

cuando-comienzan-contracciones

Respira profundamente al principio y al final de cada contracción. Esta respiración o a menudo se conoce como una respiración limpiadora o relajante.

Durante la primera etapa del parto

  1. Comienza con una respiración lenta y profunda cuando comience la contracción y luego exhala lentamente, liberando toda la tensión física de la cabeza a los pies. Esto a menudo se conoce como una respiración organizadora.
  2. Inhala lentamente por la nariz y luego haz una pausa. Luego exhale lentamente por la boca.
  3. Cada vez que exhales, concéntrate en relajar una parte diferente del cuerpo.

Durante el parto activo

  1. Comienza con el paso 1 del punto anterior.
  2. Respira por la nariz y exhala por la boca.
  3. Mantén tu respiración lo más lenta posible, pero acelera a medida que aumenta la intensidad de la contracción.
  4. Relaja tus hombros.
  5. A medida que la contracción alcanza su punto máximo y tu frecuencia respiratoria aumenta, cambia a una respiración ligera tanto dentro como fuera de la boca, aproximadamente una respiración por segundo.
  6. A medida que disminuye la intensidad de la contracción, también disminuye tu respiración, y vuelve a respirar con la nariz y exhalar con la boca.

Transición respiratoria

A medida que cambias a la respiración ligera durante el parto activo (paso 5 anterior), la respiración de transición puede ayudarte a controlar los sentimientos de desesperación y agotamiento.

  1. Respira y exhala lentamente.
  2. Centra tu atención en una cosa: una imagen, tu pareja, incluso un punto en la pared.
  3. Durante una contracción, inhale y exhale por la boca a razón de 1 a 10 respiraciones cada 5 segundos.
  4. Cada cuarto o quinto aliento, exhale un aliento más largo.
  5. Cuando termine la contracción, respira tranquila.

Si lo prefieres, puede verbalizar la respiración de transición con un “ji” para cada una de las respiraciones más cortas y un “juu” para la respiración más larga.

Durante la segunda etapa del parto

  1. Comienza con una respiración lenta y profunda.
  2. Centra tu mente en el bebé que se mueve hacia abajo y hacia afuera.
  3. Respira lentamente, guiada por cada contracción.
  4. Ajusta tu respiración para mayor comodidad.
  5. Cuando sienta la necesidad de empujar, respira profundamente y exhala lentamente mientras presiona.
  6. Cuando termine la contracción, relájate y toma dos respiraciones lentas.

Si estás embarazada, recuerda practicar lo que se te enseñó en tus clases de psicoprofilaxis y seguir todas las recomendaciones de tu médico para garantizar una salud óptima para ti y tu bebé. Esperamos que estos consejos te sean de gran ayuda.

En Clínica Internacional, te ayudaremos en lo que necesites ya que contamos con los mejores especialistas, quienes tratarán tus problemas de salud. Si deseas reservar una cita, puedes hacerlo a través de nuestra sección Citas en Línea.