En la televisión vemos con mucha mayor frecuencia comerciales de distintos productos farmacéuticos que luchan contra la indigestión. ¿Te has preguntado por qué? Bueno, la dispepsia, conocida comúnmente como indigestión es una condición que podría llegar a afectar nuestro esófago, estómago e incluso nuestros intestinos. Muchas personas sufren malestares en el estómago luego de comer alimentos picantes, grasosos o consumir bebidas alcohólicas en exceso. A veces solo suelen ser molestias pasajeras, sin embargo, qué ocurre si persisten, ¿debo ir a ver a un doctor? ¿Debería preocuparme o tan solo dejo que pasen por sí solos? En caso esos malestares ocurran con frecuencia, lo más probable es que se trate de un cuadro de dispepsia. Ahora te preguntarás: ¨¿Y qué es la dispepsia? ¿Es grave?¨

Calma, en Clínica Internacional te explicaremos un poco más sobre esta ¨enfermedad¨, la más común que afecta a los órganos anteriormente mencionados.

dispepsia malestar clinica internacional

 

La dispepsia es el término que describe el malestar o dolor en la zona superior del abdomen causada usualmente por los ácidos estomacales que entran en contacto con la mucosa del sistema digestivo. Aunque no es considerada como una enfermedad, la dispepsia puede considerarse como el grupo de síntomas que incluyen hinchazón, náuseas y eructos.

En la mayoría de los casos, la indigestión o dispepsia se vincula con hábitos alimenticios o de consumo de ciertas bebidas y, otras veces, a alguna infección o medicamento.

Síntomas comunes

La mayoría de personas con indigestión sienten dolor y malestar en la zona del estómago o pecho. La sensación generalmente aparece poco tiempo después de haber consumido alimentos o bebidas. En ciertos casos, los síntomas pueden aparecer mucho tiempo después de comer.

Es importante que sepas que la acidez y la indigestión son dos condiciones separadas. No te confundas. La acidez es la sensación de quemazón producida detrás del esternón después de comer.

Los siguientes síntomas de la dispepsia son los más comunes:

  • Náuseas
  • Eructos
  • Sensación de llenura

 

dispepsia eructo clinica internacional
Existen casos muy raros en donde la indigestión podría ser señal de un cáncer de estómago.

 

Si la indigestión es leve, no te preocupes; quizás solo sea algo pasajero. Sin embargo, debes ir al doctor si los síntomas persisten por mas de dos semanas o visítalo de inmediato si el dolor es severo y ocurre alguno de los siguientes puntos:

  • Pérdida del apetito y de peso
  • Vómitos
  • Heces negras
  • Ictericia (color amarillo en la piel)
  • Dolor en el pecho cuando haces esfuerzo o que se extiende hasta la mandíbula, brazo o cuello
  • Dificultad para respirar
  • Sudoración

Causas de la dispepsia

  • Comer demasiado y  de manera rápida
  • Consumir alimentos llenos de grasas y muy picantes
  • Beber mucha cafeína y alcohol
  • Comer mucho chocolate
  • Beber muchas bebidas gaseosas
  • Traumas emocionales
  • Cálculos biliares
  • Gastritis
  • Hernia de hiato
  • Infección causada por la bacteria helicobacter pylori
  • Nerviosismo
  • Obesidad
  • Pancreatitis
  • Úlceras pépticas
  • Fumar/ tabaquismo
  • Algunos medicamentos como antibióticos o fármacos antiinflamatorios no esteroides (AINE)
  • Cáncer de estómago.

Cuando el doctor no puede encontrar la causa de la indigestión, hay muchas probabilidades que padezcas de dispepsia funcional – un tipo de indigestión que puede debilitar  la capacidad del estómago de aceptar y digerir alimentos para luego pasarlos al intestino delgado.

Diagnosis

En caso presentes una indigestión leve, no será necesario llevar un tratamiento. Por otro lado, si tienes indigestiones de manera regular o presentas dolores graves y severos debes acudir a un médico de manera inmediata.

El doctor te preguntará sobre tus síntomas, tu historia clínica como la de tu familia y procederá a examinar tu pecho y estómago. Esto implica que el/ella deberá presionar diferentes áreas del abdomen para averiguar cuáles están sensibles o delicadas.

Aparte de ello, lo más probable es que te mande a realizarte los siguientes análisis.

  • Examen de sangre: en caso presentes síntomas de anemia.
  • Endoscopia: Los pacientes que no respondan al tratamiento o quienes padecen de ciertos síntomas tendrán que pasar por un examen más detallado. Una endoscopia es un procedimiento en el cual se introduce un tubo con un cámara  (endoscopio) que irá a través de la garganta del paciente hasta llegar al estómago. El cirujano podrá ver imágenes del interior del estómago y tomará muestras si es necesario.
  • Descarte del bacteria helicobacter pylori: prueba de aliento, urea, antígeno fecal o sangre. Con frecuencia, las úlceras pépticas son causadas por esta bacteria.
  • Prueba de función hepática: en caso se sospeche que presentes alguna condición biliar que esté afectando los conductos biliares de tu hígado. Esto incluye exámenes sanguíneos para determinar el estado del hígado.
  • Rayos X: Usualmente se toman los rayos X al estómago, esófago e intestino delgado.
  • Ultrasonido abdominal: Las ondas sonoras de alta frecuencia muestran imágenes de los movimientos, estructuras y flujo sanguíneo del abdomen. Se aplica un gel a esta área y el doctor procede a presionar un dispositivo contra tu piel. El dispositivo emite ondas sonoras las cuales permiten al doctor ver en un monitor lo que hay dentro del abdomen con mayor detalle.
  • Tomografía computarizada abdominal: se te inyectará un colorante especial dentro de las venas. Este medio de contraste ayudará al médico a ver mejor ciertas áreas de tu cuerpo en el monitor.

Tratamientos y medicamentos para la dispepsia 

El tratamiento para la indigestión varía dependiendo de las causas y de qué tan severos son los síntomas.

Dieta y cambios en el estilo de vida: Si los síntomas son leves y tu indigestión no ocurre tan a menudo, algunos cambios en tu vida podrían aliviar esos síntomas. Debes comer menos alimentos grasosos y chocolates, reducir los niveles de cafeína y alcohol, dormir al menos 7 horas cada noche y evitar las comidas picantes.

 

dispepsia antiacido clinica internacional
Recuerda que la toma de medicamentos debe realizarse bajo la supervisión de un doctor.

 

  • Antiácidos: Son los medicamentos que un doctor recomienda con frecuencia.
  • Antagonista H2: también llamados bloqueadores H2, reducen los niveles de ácidos estomacales y tienen una mayor duración que los antiácidos. Sin embargo, los antiácidos son efectivos en mucho menos tiempo. Algunos pacientes pueden experimentar náuseas, vómitos, estreñimiento, diarrea y dolores de cabeza o inclusive moretones y sangrado.
  • Inhibidores de la bomba de protones: son fármacos que son muy eficaces en pacientes que padecen de la enfermedad a causa del reflujo gastroesofágico. Reducen los ácidos gástricos y son más fuertes que un antagonista H2. Los efectos secundarios podrían incluir tos, dolor de cabeza, mareos, dolor de espalda y abdomen, náuseas, vómitos, estreñimiento y diarrea.
  • Procinéticos: Este medicamento es muy útil si el estómago se vacía lentamente. Algunos efectos secundarios incluyen fatiga, depresión, somnolencia, ansiedad y espasmos musculares.
  • Antibioticos: Si la bacteria helicobacter pylori es la causante de las úlceras pépticas, el médico te prescribirá un antibiótico.
  • Antidepresivos: Si no se encuentra la causa de la indigestión luego de una evaluación y el paciente no responde a los tratamientos, el doctor podría llegar a prescribirte antidepresivos. Estos medicamentos suelen disminuir o aliviar el malestar reduciendo la sensación de dolor del paciente. Algunos efectos secundarios incluyen náuseas, dolor de cabeza, agitación, estreñimiento y sudoraciones nocturnas.

Complicaciones

En caso ocurra un indigestión moderada o severa puedes padecer las siguientes complicaciones:

  • Estenosis esofágica: Si la indigestión es causada por el reflujo gástrico, cuando los ácidos estomacales regresan por el esófago e irritan la mucosa, el esófago puede llenarse de cicatrices. El esófago puede volverse más estrecho. Los pacientes con esta condición pueden tener dificultades para pasar la comida: la comida puede atorarse en la garganta causando dolor en el pecho. A veces se necesita una cirugía parar ¨ensanchar¨el esófago.
  • Estenosis pilórica: Es causada por la presencia de irritación a largo plazo en el revestimiento del sistema digestivo producida por los ácidos estomacales. El píloro, canal entre el estómago y el intestino delgado, se encoge y comienza a presentar cicatrices. La comida no puede digerirse apropiadamente. A veces se necesita una cirugía parar ¨ensanchar¨el píloro.
  • Peritonitis: Una inflamación en el peritoneo (membrana muy delgada y sólida que reviste la pared interna del abdomen y la pelvis). Una cirugía puede reparar los daños en el peritoneo y antibióticos suelen prescribirse para tratar la infección.

Así que toma en cuenta recurrir a un especialista en gastroenterología en caso pienses que el cuadro de dispepsia que presentas ya no entra dentro del rango de ¨lo normal¨.

En Clínica Internacional contamos con la especialidad de Gastroenterología, en donde podrás tratar distintos problemas del aparato digestivo. Si deseas reservar una cita, puedes hacerlo a través de nuestra sección Citas en Línea