“¡Mamá, mi diente se mueve!” Esas palabras representan un gran hito en la vida de tu hijo. Los dientes de leche tienen que caer para dar paso a los dientes permanentes, un proceso que continúa hasta que se encuentran los molares finales (también llamados muelas del juicio). La mayoría de los niños se emocionan muchos al sentir sus dientes moverse (y tal vez recibir una visita del hada de los dientes), mientras que a algunos les preocupa sentir dolor cuando uno de ellos se caiga. Si tu hijo está preocupado, asegúrale que probablemente no sentirá nada si es que sabe cómo cuidarlos.

En el siguiente artículo de Clínica Internacional, queremos darte algunos consejos sobre la dentición y el cuidado de los dientes de leche de tu pequeño hijo.

odontología dentición cuidados niños clinica internacional
¿Por qué es importante cuidar los dientes de leche?

Si bien es cierto que los dientes de leche solo estarán en la boca de tu hijo durante un corto período de tiempo, estos juegan un papel vital en su crecimiento hasta la etapa adulta.

  • Reservan espacio para sus contrapartes permanentes
  • Le dan al rostro su apariencia normal
  • Ayudan en el desarrollo del habla
  • Permiten tener una buena nutrición. Por ejemplo, los dientes faltantes o cariados dificultan la masticación, lo que hace que los niños rechacen los alimentos.
  • Garantizan un comienzo saludable a los dientes permanentes.

Recuerda que las caries y las infecciones en los dientes de leche pueden dañar los dientes permanentes que se encuentran desarrollándose debajo de ellos.

Crecimiento

odontología crecimiento dientes bebes
Te podría interesar: “Odontología: cómo mantener tus encías y dientes saludables“.

 

Los primeros dientes que tendrá tu pequeño comenzarán a salir a través de las encías aproximadamente a los 6 meses de edad. Por lo general, los primeros dos dientes en erupcionar son los dos incisivos (o frontales) centrales inferiores. Luego, entre los 8 a 12 meses,  emergen los cuatro dientes frontales superiores.

Después de eso, los otros dientes comienzan a crecer lentamente, generalmente en pares, uno a cada lado de la mandíbula superior o inferior. Cuando tu hijo tenga aproximadamente entre los 2 ½ a 3 años, ya poseerá sus 20 dientes de leche (10 en la mandíbula superior y 10 en la mandíbula inferior).

Poco después de los 4 años, la mandíbula y los huesos faciales del niño comienzan a crecer, creando espacios entre los dientes primarios. Este es un proceso de crecimiento perfectamente natural que proporciona el espacio necesario para que emerjan los dientes permanentes más grandes. El conjunto completo de dientes de leche estarán en la boca hasta los 6 a los 7 años de edad, que es cuando comienzan a caerse.

Síntomas y signos de la dentición

odontología dentición niños clinica internacional
Juguete para la dentición

 

Nos referimos a dentición cuando los dientes empiezan a salir de las encías del bebé. Algunos pequeños sienten mucho dolor cuando comienzan a salir sus dientes; muchas veces, se vuelven más inquietos e irritables de lo normal, sin mencionar que pueden tener problemas para dormir y de alimentación. Algunos síntomas o signos que muestran que tu bebé ya está entrando a la etapa de dentición suelen ser los siguientes:

  • Demasiada cantidad de baba: Aquí es donde los baberos suaves son útiles.
  • Comportamiento irritable y poco sueño: Tu pequeño y dulce bebé puede volverse muy irritable durante el día y, para tu suerte, también durante toda la noche.
  • Mejillas sonrosadas: Las mejillas de tu bebé pueden verse un poco enrojecidas; el área rosada puede estar más caliente que el resto de su cara.
  • Dolor de encías: Las encías pueden provocar mucho dolor en tu bebé. Si miras dentro de la boca, incluso puedes ver un área enrojecida e irritada que es por donde brotará el diente.
  • Quiere masticar todo: Lo más probable es que tu pequeño quiera morder casi todo. Dale juguetes para la dentición (hechos de material blando y lo suficientemente grandes para evitar el riesgo de asfixia) y/o alimentos que sean lo suficientemente fuertes para satisfacer este impulso, pero suaves para sus encías adoloridas.
  • Poca fiebre: Tu bebé puede presentar un poco de fiebre por la dentición. De todas maneras, verifica que esto no sea un síntoma de otra enfermedad.
  • Falta de apetito:  Es posible que descubras que tu bebé no tiene mucho interés en comer durante los momentos difíciles de la dentición, y eso está bien. Sigue ofreciéndole alimentos suaves para sus encías, y asegúrate de darle la mayor cantidad de leche materna (o fórmula) para proporcionarles los nutrientes que necesitan.

.

La leche, el agua hervida enfriada o los zumos de frutas muy diluidos y sin azúcar pueden ser útiles. Evita por completo las bebidas con azúcar o muy dulces. Asimismo, evita las cremas que adormezcan las encías a menos que tu dentista o pediatra los recomiende.

El biberón y los chupones

Trata de no dejar que el bebé desarrolle el hábito de dormir con un biberón por la noche o durante la siesta. El biberón se debe usar para alimentarlo, no como un chupete. Tu hijo podrá usar una taza a partir de los 6 meses; y una botella, a los 12 meses.

Además, no todos los niños necesitan chupones. Si sientes que tu hijo necesita uno de estos, es importante que te asegures de que sea del diseño correcto. Uno de ortodoncia será el más adecuado para él/ella. Solo úsalo cuando sea absolutamente necesario y trata de destetas a tu bebé. De lo contrario, esto puede provocar efectos nocivos a largo plazo en la forma en la que crecen los dientes.

La dieta y la salud dental de un bebé

El azúcar y los alimentos azucarados pueden ser el peor enemigo de un diente al provocar la aparición de caries en ellos. Esto es especialmente importante una vez que los dientes de leche comienzan a aparecer (alrededor de los 6 meses). Para una buena salud dental y una dentición sin dolores, puedes tratar de alimentar a tu bebé siguiendo los siguientes consejos:

chupon alimentador antiahogo
Chupón alimentador o anti-ahogo: ayudará en la succión de alimentos mientras tu bebé aprende a comer sus primeros alimentos sólidos.

 

  • Alimentos fríos: Piensa en batidos hechos con frutas congeladas, yogur frío, etc. Incluso podría congelar un plátano en un palo y dejar que el bebé coma la fruta fresca hasta que se convirtiera en papilla. Esto ayudará a aliviar las encías molestas de tu pequeño.
  • Alimentos para chupar: Los movimientos de succión pueden proporcionar un alivio temporal. Los chupones alimentadores (o alimentadores anti-ahogo) serán tus grandes aliados.
  • Alimentos duros: Algunos bebés obtienen alivio al aplicar presión sobre sus encías mientras comen. Al igual que con los alimentos congelados, también podrías intentar hacer galletas caseras para la dentición (evite las variedades compradas en la tienda, ya que a menudo contienen azúcar).
  • Alimentos blandos: Otros bebés prefieren no masticar durante la dentición. Las sopas espesas o purés podrían servir, así como rebanadas de palta las cuales no requieren que tu bebé mastique en absoluto.

Qué evitar:

  • Si tu bebé tiene dolor de encías inflamadas, los cítricos y otros alimentos ácidos pueden empeorar su situación.
  • Probablemente ya los evites, pero ten especial cuidado de no ofrecer alimentos salados o picantes ya que también pueden causar irritación.

En Clínica Internacional contamos con la especialidad de Odontología, en donde podrás tratar cualquier problema relacionado con tu salud bucal. Si deseas reservar una cita con alguno de nuestros odontólogos, hazlo a través de nuestra sección Citas en Línea.