A medida que continúa la pandemia por el COVID-19, muchas personas ahora están cuidando a sus seres queridos que han contraído esta enfermedad. Pero no todo son malas noticias. La mayoría de las personas que se enferman debido a este virus se recuperan con el tiempo y la atención domiciliaria debida. 

En el siguiente artículo de Clínica Internacional, te brindaremos una serie de consejos que deberías conocer si estás cuidando a alguien que ha contraído el coronavirus

Trata los síntomas 

tratar-sintomas

Los síntomas comunes incluyen fiebre, tos y falta de aire. Inste a la persona a que descanse más y beba muchos líquidos para reemplazar los líquidos perdidos por la fiebre. Para reducir la fiebre y aliviar los dolores musculares, administra los medicamentos recetados por su médico. Asegúrate de seguir todas las instrucciones de administración de medicamentos brindados. 

Presta atención a las señales de que la enfermedad está empeorando 

Una persona puede necesitar atención médica si la enferma empieza a empeorar más (por ejemplo, le cuesta respirar). Llama a tu médico para comentarle el problema y te indique qué hacer. Llama a los servicios de emergencia (106 o 911) o a tu clínica de preferencia si el paciente presenta alguno de estos síntomas:

  • Dificultad grave para respirar o falta de aire.
  • Dolor o presión constante en el pecho.
  • Confusión o dificultad para pensar con claridad.
  • Una tonalidad azulina en los labios o la cara.

Algunas personas tienen más probabilidades de enfermarse gravemente y necesitar atención médica. Llama a tu médico tan pronto como comiencen los síntomas anteriores si la persona que estás cuidando tiene más de 65 años, fuma o tiene un problema de salud grave, como asma, diabetes o un problema del sistema inmunológico. 

Asegúrate de controlarlos con frecuencia, ya sea por teléfono, videollamada o sin entrar en su habitación todo el tiempo, porque los síntomas pueden empeorar muy rápidamente. 

Protégete y protege a los demás 

El virus se transmite fácilmente de persona a persona, así que ten especial cuidado para evitar contraer o propagar la infección. Para ello, mantén a la persona aislada de los demás tanto como puedas. Es recomendable que el paciente se quede en una sola habitación y tenga su propio baño para usar. 

Asimismo, es recomendable que solo una persona se haga cargo de sus cuidados. Mantén a los demás miembros de la familia (y mascotas) fuera de la habitación del paciente. Por si no fuera poco, el paciente también debe usar una mascarilla cuando esté alrededor de la persona que lo esté cuidado o si sale de la habitación para ir al baño. Si la cubierta facial dificulta la respiración de la persona enferma, todos los demás deben usar una cubierta facial.

No compartas artículos personales

Estos incluyen platos, tazas, toallas y ropa de cama. Lávate bien las manos con frecuencia y para ello, usa agua y jabón y frota durante al menos 20 segundos. Esto es especialmente importante después de haber estado cerca de la persona enferma o haber tocado cosas que ella tocó. Si no tiene agua y jabón a mano, usa un desinfectante para manos con al menos un 60% de alcohol. 

También te interesará: ¿Cómo funcionarán las vacunas contra el COVID-19? ¿Qué esperar de ellas?

Ayúdalos con la comida, pero mantén la distancia

Busca una bandeja para hornear galletas que puedas usar para llevarles comida o bebidas cuando la necesiten. Si pueden levantarse de la cama: coloca la comida y las bebidas en la bandeja y coloca todo afuera de la puerta cerrada. Luego, aléjate. Pueden abrir la puerta, tomar la bandeja, comer en su habitación y luego volver a dejar la bandeja en el suelo fuera de la puerta y cerrarla. 

Si no pueden levantarse de la cama, usa una mascarilla y protector facial cuando entres a la habitación, y pídeles que también cubran su rostro. Lleva la comida y bebida a su mesita de noche, y vuelve después de un rato para recogerla nuevamente.  Lava los platos a fondo con agua caliente y jabón.

No te toques la cara después de tocar sus platos y lávate bien las manos después de tocar cualquier cosa de la que hayan comido o bebido. En caso el paciente no pueda comer por sí solos, aliméntalos, pero asegúrate de seguir las indicaciones anteriormente dadas.

Evita tocarte la boca, la nariz y los ojos 

evita-tocarte-ojos-nariz-boca

Ten cuidado con la ropa de la persona. Si los tienes, usa guantes desechables cuando manipules la ropa sucia y lávate bien las manos después de tocarla. Lava las prendas en el agua más tibia permitida para el tipo de tela y sécalas completamente. 

Adicionalmente, limpia y desinfecta los artículos de alto contacto todos los días y siempre que la persona enferma los toque. Estos incluyen pomos de puertas, interruptores de luz, inodoros, mostradores y controles remotos. Usa un desinfectante doméstico o una solución de lejía (sigue las instrucciones de la etiqueta). Si la persona enferma tiene su propia habitación y puede caminar, pídele que la desinfecte todos los días. 

Limita las visitas al hogar y usa la tecnología

Para ayudar a proteger a familiares y amigos, comunícate con ellos solo por teléfono o computadora. Por otra parte, puede parecer una tontería hacer una video llamada con alguien en la habitación de al lado, pero puede darle a la persona enferma contacto humano contigo, sus hijos o mascotas y otras personas en el hogar, sin estar propagando el virus.

Asegúrate de que también puedan conectarse virtualmente con otras personas, incluidos familiares, amigos, compañeros de trabajo y organizaciones religiosas. Esto puede aliviar el temor de estar enfermo y atrapado en una habitación. 

Cuando vives con alguien que crees o sabes que tiene COVID-19, debes apoyarlo física y emocionalmente, y al mismo tiempo evitar acercarte, tocarlo o tocar cosas que haya tocado que aún no se hayan desinfectado. 

Si conoces a alguien que vive solo y tiene síntomas, pregunta si puedes ayudar con la compra de medicamentos, víveres o alguno de lo anteriormente dicho sin entrar a su casa. Mantente al tanto de ellos con frecuencia por teléfono o mensaje de texto, y ofrécete a dejar comida o cosas para ayudarlos a sentirse cómodos.

La persona que contrajo el virus debe hablar con su médico antes de reanudar sus actividades normales. La decisión de detener el aislamiento en el hogar debe tomarse en consulta con los proveedores de atención médica y los departamentos de salud locales.

En Clínica Internacional te ayudaremos en lo que necesites ya que contamos con los mejores especialistas, quienes tratarán tus problemas de salud. Si deseas reservar una cita, recuerda que puedes hacerlo a través de nuestra opción solo con DNI.