El nuevo COVID-19 y el resfriado común son enfermedades respiratorias muy contagiosas, pero ¿cómo diferenciar una de la otra? Continúa leyendo el siguiente artículo escrito por la Dra. Marcela Abarca Benavente de Clínica Internacional. 

¿En qué se parece un resfriado al COVID-19?

Tanto el resfriado común como el nuevo COVID-19 son enfermedades producidas por virus que afectan el tracto respiratorio produciendo, en alrededor del 80% de pacientes, fiebre, malestar general, y dolor de garganta. El 20% tiene complicaciones que no son usuales en el resfrío y que pueden conllevar a una neumonitis viral y otras patologías.

La manera en cómo se propagan

como-propaga-covid-resfriado

El COVID-19 y el resfriado se propagan a través de las gotas respiratorias (gotas de flugge) que se liberan cuando alguien tose, estornuda o habla. Se transmite entre aquellas personas que entran en contacto cercano (menos de 2 metros), ya que pueden inhalar dichas gotas o estas pueden caer en sus bocas o narices.

Inclusive, se ha demostrado que el COVID-19 es capaz de quedarse impregnado en distintos tipos de superficies (celulares, mesas, e incluso alimentos) por más de cuatro horas en promedio, por lo cual su capacidad de infección es muy superior al resfriado.

En ambas patologías, es posible transmitir los virus si no se tiene síntomas, siendo la población asintomática alrededor del 80%.

¿En qué se diferencia un resfriado al COVID-19?

El tiempo en el que se desarrollan los síntomas

El período entre la exposición y la aparición de síntomas se le denomina periodo de incubación y variará dependiendo del virus:

  • COVID-19: Sus signos y síntomas pueden aparecer entre 1 y 14 días después de la exposición al virus.
  • Resfriado: El periodo de incubación toma entre 1 a 3 días y los síntomas se presentan de forma gradual.

El tiempo en que una persona es contagiosa

  • COVID-19: De acuerdo a la evidencia existente en diversos estudios, la transmisión de la infección ocurriría fundamentalmente en la primera semana de la presentación de los síntomas, desde 2-3 días antes y hasta 7-8 días después en los casos leves. Por otra parte, en los casos más graves, la transmisión sería más intensa y más duradera. En los casos en los que los pacientes son asintomáticos, ellos pueden seguir siendo contagiosos pasados los 10 días luego de dar positivo para el COVID-19.
  • Resfriado: Las personas son más contagiosas durante los primeros 2 a 3 días que comienza el resfriado, y en la mayoría de los casos, ya no son contagiosas después de la primera semana.

Si bien ambos se propagan de manera similar, el COVID-19 es más contagioso entre ciertas poblaciones y grupos de edad que el resfriado. Además, el virus que causa el coronavirus provoca una propagación continua entre las personas a medida que pasa el tiempo.

El tiempo de recuperación

  • COVID-19: El tiempo de recuperación de los pacientes con COVID-19 dependerá de la gravedad y progresión de la enfermedad. En casos leves, el tiempo promedio desde el inicio de los síntomas hasta la recuperación es de 2 semanas. En casos severos, la enfermedad puede durar de 3 a 6 semanas con secuelas en varios órganos (pulmón, riñón, coagulación, etc.)
  • Resfriado: Un paciente con un resfriado común puede tardar en recuperarse de 7 a 10 días. Los pacientes inmunocomprometidos, quienes sufren de diabetes, desnutrición crónica, entre otros, pueden complicarse, pero en menor porcentaje que el coronavirus.

¿Quiénes están en alto riesgo de desarrollar una enfermedad grave?

COVID-19: Según el CDC (Centro de control y prevención de enfermedades), los niños pequeños, los adultos mayores de 65 años, las mujeres embarazadas y las personas con enfermedades crónicas tienen un mayor riesgo de sufrir complicaciones, como:

  • Enfermedades cardíacas graves como la insuficiencia cardíaca, la enfermedad de las arterias coronarias o miocardiopatía.
  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica.
  • Diabetes tipo 2.
  • Obesidad grave.
  • Enfermedad renal crónica.
  • Enfermedad de células falciformes.
  • Sistema inmunitario debilitado por trasplante de órganos

quienes-estan-alto-riesgo-desarrollar-enfermedad-grave

El riesgo de una enfermedad más grave puede verse aumentado por otras afecciones como:

  • Asma
  • Enfermedad hepática
  • Enfermedades pulmonares crónicas, como fibrosis quística
  • Afecciones del cerebro y del sistema nervioso
  • Sistema inmunitario debilitado por trasplante de médula ósea, vih o algunos medicamentos.
  • Diabetes tipo 1
  • Presión alta

Resfriado: Los adultos mayores, igual que las personas que fuman, los que están expuestos al humo del tabaco y quienes tienen un sistema inmunológico deprimido, tienen más probabilidades de desarrollar una infección más grave en comparación con los adultos o los adolescentes.

También te interesará: Cómo usar las mascarillas faciales correctamente  para prevenir el coronavirus.

Qué enfermedades o complicaciones podrían desarrollar

COVID-19: Los pacientes con coronavirus pueden desarrollar:

  • Neumonía y problemas para respirar
  • Síndrome de dificultad respiratoria aguda
  • Insuficiencia de varios órganos
  • Problemas cardíacos
  • Coágulos sanguíneos
  • Lesión renal aguda
  • Infecciones virales o bacterianas adicionales

Resfriado: Rara vez presenta complicaciones graves y puede ser confundido con los síntomas de las alergias. Además, la mayoría de las personas se recuperan entre aproximadamente 7 y 10 días. No obstante, el resfriado puede causar enfermedades graves como infecciones del oído, sinusitis, bronquitis o neumonía en personas que tienen el sistema inmunitario debilitado, asma o afecciones respiratorias.

Qué tratamiento se debe seguir

COVID-19: Actualmente no hay un tratamiento específico para curar o prevenir esta enfermedad, puesto que es un virus nuevo que aún sigue bajo estudios y es muy cambiante. Existen formas de ayudar a tratar los síntomas y posibles complicaciones que van desde quedarse en casa y cumplir con el distanciamiento social, el uso de antipiréticos y, en los casos más graves, oxígeno suplementario o incluso ventilación mecánica.

Con ello en mente, la OMS (Organización Mundial de la Salud) y el CDC recomiendan:

  • Evitar asistir a eventos con mucha gente y reuniones multitudinarias.
  • Evitar el contacto (menos de 2 metros) con cualquier persona que esté enferma o presente síntomas.
  • Quedarse en casa mientras sea posible y mantener distancia entre los miembros de la familia especialmente si algunos miembros tienen riesgo de una enfermedad grave. Tener en cuenta que algunas personas pueden ser pacientes asintomáticos y aun así propagar el COVID-19.
  • Lavarse las manos con frecuencia con agua y jabón por lo menos por 20 segundos o usar desinfectante para manos a base de alcohol.
  • Cubrirse la boca y nariz con el codo o un pañuelo descartable al toser o estornudar. Luego de ello, desechar el pañuelo y lavarse las manos de inmediato.
  • Evitar tocarse los ojos, nariz y boca.
  • No compartir platos, vasos, toallas, ropa de cama y otros objetos.
  • Limpiar y desinfectar diariamente las superficies que se tocan con frecuencia como interruptores de luz, dispositivos eléctricos, perillas de puertas, entre otros.
  • Quedarse en casa y no ir al trabajo, escuela ni lugares públicos si presentas posibles síntomas. De igual manera, evitar el uso de transporte público, taxis y viajes compartidos si estás enfermo.

Resfriado: Teniendo en cuenta que los síntomas son muy parecidos es mejor practicar las medidas de prevención anteriormente mencionadas.

En Clínica Internacional, te ayudaremos en lo que necesites ya que contamos con los mejores especialistas, quienes tratarán tus problemas de salud. Si deseas reservar una cita, puedes hacerlo a través de nuestra sección Citas en Línea.