Toda cuarentena nos genera un desgaste emocional por lo tanto debemos cuidar nuestra salud mental. Es normal que frente a una pandemia como la que estamos viviendo sintamos ansiedad, nerviosismo, miedo, angustia, estrés, tristeza y preocupación entre otras reacciones. Jamás hemos estado en una situación similar. 

En el siguiente artículo de la Dra. Liliana Tuñoque, especialista en Psicología de Clínica Internacional, hablaremos un poco sobre algunos problemas psicológicos que han ido desarrollándose y aumentando en el transcurso de los últimos meses debido al COVID-19

¿Qué condiciones mentales han aumentado desde que empezó la pandemia por el COVID-19?

condiciones-mentales-aumentado

La depresión y la ansiedad son las principales patologías que se han incrementado desde el inicio de la pandemia. Mientras que algunas personas la han desarrollado a raíz de la pandemia, otros como consecuencia de predisposiciones mentales ya existentes que la pandemia ha sacado a relucir en su máxima expresión.

Cómo afecta el confinamiento en la salud mental de las personas

El confinamiento genera sin duda estrés, pero debemos aprender a sobrellevarla de la mejor manera posible. A continuación, te mencionamos algunos indicadores que te permitirán darte cuenta si esta cuarentena te está afectando:

  • Nerviosismo
  • Ansiedad: Palpitaciones, sudoración excesiva, dificultad para respirar, opresión en el pecho, angustia, preocupaciones, sensación de que algo malo va a suceder y no lo puedes controlar. 
  • Pensamientos intrusivos: Por lo general son pensamientos negativos. 
  • Miedo a enfermar, contagiarnos, contraer la enfermedad y morir.
  • Depresión: Llanto frecuente, tristeza, labilidad emocional, sensibilidad, alteraciones en la alimentación y en el sueño. 
  • Violencia intrafamiliar: Aumentan los niveles de estrés por la convivencia permanente, discusiones, peleas, conflictos entre los miembros de la familia. La persona está a la defensiva, reactiva con o sin razón alguna. Esto conlleva a tener reacciones desproporcionadas. 

Cómo promover una convivencia saludable en familia

Para poder promover una convivencia saludable en casa durante lo que resta de la cuarentena y pandemia, se puede realizar lo siguiente:

  • Expresar lo que sentimos. No debemos callar. 
  • Cuidar nuestras emociones. No existen emociones buenas o malas, cada una cumple un rol y son necesarias. Lo que varía son la intensidad de las emociones y eso podría dañar nuestra salud física y emocional, así como nuestra interacción con los demás. 
  • Trabajar en equipo. Cada miembro de la familia debe tener una responsabilidad en casa y cumplirla. Esto debe ser conversado previamente escuchando lo que cada uno puede ayudar en casa.
  • Tener nuestros propios espacios y momentos a solas con nosotros mismos.
  • Si estamos cansados, irritados o frustrados es mejor darnos una pausa saludable e ir a nuestra habitación hasta que pase esta situación. Si se prolonga esta sensación, conversar con alguien. 
  • Establecer límites y respetarlos. Comunicar si estoy en clase, en una reunión de trabajo, estudiando o trabajando de manera online para que no se den interrupciones. 
  • El trabajo remoto debe tener también horarios y se respeta. Evitar quedarnos hasta altas horas de la noche trabajando, ya que esto daña nuestra salud mental.

Recordemos que esta situación es temporal. No obstante, aún no sabemos cuánto tiempo más continuará. Lo que sí estamos seguros es que pasará; seamos optimistas. 

¿Cómo podría darse la ansiedad, la depresión y el estrés como consecuencia del COVID-19?

La depresión se va a expresar a través de llantos sin razón alguna, tristeza, desmotivación, desgano, cansancio. Incluso se presentará a través de alteraciones en nuestro sueño y apetito, y se tendrá una sensación de que ya no hay solución al problema y que finalmente nos contagiamos y moriremos. Debemos observar a la persona, ya que estos síntomas pueden empeorar y perdurar por más tiempo y si es así, se requiere de ayuda profesional.

En cuanto a la ansiedad, es una emoción normal que se experimenta en situaciones en donde la persona se siente amenazada por un peligro externo o interno. Se diferencia del miedo, ya que aquí se conoce el objeto externo y delimitado que nos genera la amenaza y por lo tanto me preparo para hacerle frente. 

En cambio, cuando sentimos ansiedad no sabemos la naturaleza del objeto y desconocemos a qué estamos haciendo frente, que puede ocurrir, en qué momento aparecerá y cómo se dará. Por lo tanto, generamos una sensación de alarma constante que daña nuestra salud emocional.

La ansiedad se manifiesta a través de sensaciones de angustia, ahogo, opresión en el pecho, dificultades para respirar, taquicardia, nerviosismo, sudoración excesiva, miedos, temores prolongados, alteraciones en el sueño y apetito entre otras. 

El estrés va a generar cambios en nuestro estado de ánimo, irritabilidad, baja tolerancia a la frustración, estar a la defensiva, ser poco tolerantes o, por el contrario, muy sensibles. Podemos también presentar cefaleas (dolores de cabeza), alteraciones en el sueño y apetito. 

¿Ha habido un aumento de casos de pacientes con comportamientos obsesivos compulsivos?

Sí, los casos han aumentado específicamente en lo que se refiere al lavado de manos, aseo y limpieza personal y del hogar. Esto se está dando no solo como parte de los protocolos necesarios para enfrentar el COVID, sino con una manifestación en aumento de los trastornos obsesivos compulsivos.

También te interesará: Cómo controlar la ansiedad durante la cuarentena.

¿Cómo ha afectado la pandemia a los niños y adolescentes?

En los niños, se están observando cambios de conducta. Muchos están más inquietos y les cuesta un poco hacer caso a lo que se les dice. Otros no quieren obedecer; están irritables; tienen mucha dificultad para seguir indicaciones; presentan sensibilidad y temores y miedos que antes no tenían; y con baja tolerancia a la frustración. 

En algunos casos, se puede observar problemas de enuresis y onicofagia. Y ahora con el inicio de clases virtuales, algunos niños tienen dificultad para permanecer atentos y concentrados en clases y, sobretodo, de poder permanecer sentados frente a la computadora.

En el caso de los adolescentes, se presentan los mismos síntomas y a ello se suman tendencia a la introversión, a estar encerrados en su cuarto, a permanecer muchas horas frente a la computadora o al juego virtual, los cuales pueden generar problemas de socialización una vez que pase esta pandemia. 

Por lo tanto, es importante que puedas interactuar con los miembros de la familia y establecer horarios para el uso de la computadora en casa, así como dividir las responsabilidades dentro del hogar.

¿Cómo ha afectado la pandemia a las personas de la tercera edad?

pandemia-tercera-edad

En cuanto a las personas de la tercera edad, se están generando muchos cuadros de depresión, miedo a la soledad, vacíos, carencias afectivas, así como el miedo a contagiarse de COVID-19 y morir.

¿Qué recomendaciones podrían ayudar a la salud mental teniendo en cuenta la coyuntura actual?

Algunas recomendaciones que se aconsejan son:

  • Conectar con nuestros sentimientos, reconocerlos y poder expresarlos. No tiene nada de malo llorar o sentir miedo. Expresar nuestras emociones nos dará tranquilidad y un equilibrio interno.
  • Empezar el día con un buen baño. Cambiarse y no quedarse en pijama.
  • La comunicación familiar es muy importante conversen y compartan sus sentimientos.
  • Delegar responsabilidades en el hogar. Cada uno debe tener una responsabilidad y realizarla. Todos deben ayudar.
  • Establecer una rutina en casa, un horario para trabajar, para realizar las labores domésticas y también para descansar.
  • Es importante darse pausas saludables y espacio de descanso. 
  • Debemos enfocarnos en lo positivo. Agradecer por lo que se tiene, por estar sanos, por estar vivos.
  • Debemos concentrarnos en el presente, en el aquí y ahora. Evitemos pensar o preocuparnos demasiado en el futuro.
  • Si hay niños en casa conversar con ellos y explicarles lo que está sucediendo.
  • Establecer horarios para el uso de la computadora. No deben estar todo el día expuestos a una pantalla de televisión, laptop o tablet. Darle otras alternativas de recreación como lo son dibujar, pintar, armar rompecabezas y pintar mandalas. Estas son excelentes alternativas.
  • Crear un espacio físico en casa para poder ejercitarte. Necesitamos movernos y estar activos. Si es posible hacer ejercicios de yoga y meditación.
  • Socializar con amistades y familiares a través de videollamadas o llamadas sobre todo si tenemos hijos adolescentes. Tenemos que estar muy atentos a posibles depresiones, introversión o timidez. 

Es natural sentir estrés y estar preocupados por esta pandemia, pero debemos aprender a sobrellevarla con la mejor actitud.

En Clínica Internacional te ayudaremos en lo que necesites ya que contamos con los mejores especialistas, quienes tratarán tus problemas de salud. Si deseas reservar una cita, puedes hacerlo a través de nuestra sección Citas en Línea.