El nacimiento de tu hijo será uno de los momentos más gratos y felices de tu vida. Sin embargo, entrar en labor de parto es un trabajo realmente arduo y requiere de mucho esfuerzo de tu parte. Muchas mamás se ponen muy nerviosas o temerosas cuando piensan sobre este momento debido a las contracciones de parto. Pero no te asustes, en Clínica Internacional estamos para darte los mejores consejos sobre Maternidad.

¿Cómo son las contracciones del parto?

Como-son-contracciones-del-parto

Las primeras contracciones del parto que sientas se parecen mucho a los calambres menstruales. No obstante, a medida que estas progresan, la intensidad del dolor aumenta: serán más frecuentes y se prolongarán durante más tiempo.

Las contracciones del parto comienzan a ser más dolorosas más fuertes una vez que tu cuello uterino se haya dilatado aproximadamente cuatro o cinco centímetros. Cuando se den con mucha mayor frecuencia, estarás lista para dar a luz.

Vale mencionar que las mujeres pueden experimentar las contracciones de maneras muy diferentes. Algunas sienten más dolor en la parte baja de la espalda, mientras que otras presentan mayor dolor en el abdomen.

Ser capaz de hacerle frente a tus contracciones te ayudará durante toda la labor de parto. Sí, es normal que te sientas nerviosa en este momento, pero si sigues los consejos que tenemos para ti a continuación, podrás controlar las  contracciones del parto:

Sin medicación

Relajación

Una de las cosas más importante que deberás hacer al entrar en labor de parto es relajar tu mente. La idea es simple: si tienes miedo al dolor, tu cuerpo se tensará más y empeorarás las cosas.

Trata de relajar tu cuerpo y deja caer tus hombros. Recuerda que demasiada tensión solo hará que sientas más dolor durante tus contracciones del parto.

Respiración

Para relajarte, es crucial que prestes atención a tu respiración. Al comienzo de cada contracción, respira hondo y a un ritmo lento, y luego suspira. Libera la tensión con cada exhalación y trata de gemir. Continúa realizando esta acción de manera uniforme.

Ya sea que estés jadeando o inhalando profundamente, siempre concéntrate en tu respiración y verás que encontrarás mucho alivio.

Asimismo, no te avergüences de hacer ruidos extraños. En lugar de dar gritos agudos (sino tensarás tu garganta), los gemidos fuertes de tono bajo son una mejor opción.

contracciones-parto-respiracion

Te interesará: “5 señales de que estás entrando en labor de parto“.

Movimientos suaves

Caminar, balancearse, cambiar de posición y rodar sobre una pelota de parto no solo puede aliviar tu dolor, sino que también te ayudará a dar a luz más rápido ya que utilizarás la fuerza de la gravedad para tu ventaja. De estas maneras, también alentarás el movimiento y la rotación del bebé a través del canal pélvico.

En un entorno hospitalario, estar conectada a monitores fetales y vías intravenosas para la administración de analgésicos puede limitar tus acciones, pero aún puedes intentar pararte, ponerte de cuclillas o sentarte al lado de la cama, siempre y cuando sea bajo la supervisión de tu médico.

Agua caliente

El agua tibia puede hacer maravillas para disminuir el dolor de las contracciones del parto. Colocar compresas calientes en tu espalda o verter tazas de agua caliente te tranquilizará mucho.

Tampoco subestimes el poder de una ducha: los chorros de agua no solo te mantendrán relajada, también te darán un masaje. Eso sí, hazlo con la aprobación y supervisión de tu médico.

Masajes

Los masajes también servirán de gran ayuda para aliviar tus dolores durante el parto. Tu esposo o persona acompañante puede frotar tus pies, manos o sienes. Además, tener una persona que haga todo esto por ti será un gran impulso moral.

Con medicación

Anestesia epidural

Se pueden usar anestésicos de acción local u otros medicamentos para bloquear los nervios que transmiten el dolor. La forma más común de aliviar el dolor con medicamentos es a través de una anestesia epidural.

Una epidural es un anestésico que se administra a través de un tubo fino en la parte inferior de la espalda. Esto proporciona un alivio completo del dolor para la mayoría de las mujeres que lo tienen.

Puede haber situaciones médicas en las que se pueda recomendar el uso de esta inyección; por ejemplo, si tendrás mellizos, presentas una presión arterial alta o pasarás por una cesárea.

En Clínica Internacional, tenemos a los mejores médicos especialistas en Maternidad, quienes te ayudarán con el cuidado integral de tu embarazo. Si deseas reservar una cita con alguno de nuestros especialistas, puedes hacerlo a través de nuestra sección Citas en Línea.

Traducido y adaptado de: parents.com