Las rabietas en niños son extremadamente comunes, especialmente entre las edades de 1 a 7 años. Es la manera cómo nuestros hijos lidian con los sentimientos difíciles.

Si deseas saber cómo afrontar este problema común que toda persona ha tenido que pasar durante la paternidad, lee los siguientes consejos que Clínica Internacional tiene para ti.

¿Qué son las rabietas?

que-son-rabietas

Las rabietas en niños vienen en todas las formas y tamaños. Pueden involucrar espectaculares explosiones de ira, frustración y comportamiento desorganizados cuando tu hijo no obtiene lo que quiere.

Es posible que lo veas llorar, gritar, endurecer sus extremidades, arquear su espalda, patear, caer, o huir. En algunos casos, los niños pueden llegar a romper cosas o ponerse agresivos como parte de una rabieta.

¿Por qué suceden las rabietas?

por-que-suceden-rabietas

Las rabietas en niños son más comunes en la edad de 1 a 3 años. Esto se debe a que las habilidades sociales y emocionales de los niños apenas están comenzando a desarrollarse a esta edad.

Y, ya que no tienen las palabras para expresar grandes emociones, las rabietas son una de las maneras en que se expresan y manejan sus sentimientos, a la vez que tratan de entender o cambiar lo que sucede a su alrededor.

Los niños mayores también pueden hacer rabietas. Esto puede deberse a que no han aprendido formas más adecuadas de expresar o manejar sus sentimientos.

Tanto para los niños pequeños como para los mayores, hay cosas que pueden hacer que las rabietas sean más probables:

  • Esto influye en la rapidez y fuerza con que los niños reaccionan a eventos frustrantes. Los niños que se enojan fácilmente pueden tener más rabietas.
  • Estrés, hambre, cansancio y sobreestimulación. Esto puede dificultar que los niños expresen y manejen sus sentimientos y conductas.
  • Situaciones que los niños no pueden lidiar. Por ejemplo, un niño pequeño podría hacer una rabieta si otro niño mayor le quita un juguete.
  • Emociones fuertes. La preocupación, el miedo, la vergüenza y la ira pueden ser abrumadores para los niños.

Te interesará: Bullying en niños: Cómo enseñarle a nuestros hijos a luchar contra este problema.

Cómo reducir las rabietas en niños

A continuación, te mencionaremos algunos consejos para disminuir las rabietas en tu hijo:

  • Reduce el estrés. Los niños cansados, hambrientos y sobreestimulados tienen más probabilidades de experimentar rabietas.
  • Identifica los desencadenantes de rabieta. Por ejemplo, tu hijo podría hacer rabietas cuando estás comprando. Lo recomendable es que planifiques por adelantado cómo actuar y cambies el entorno. En este caso, podrías ir de compras después de que tu hijo haya tomado una siesta y un refrigerio.
  • Hable sobre las emociones con tu hijo. Cuando tu hijo tenga dificultades con un sentimiento, aliéntelo a contarte lo que siente y la causa de ello.

Cómo manejar las rabietas

A veces las rabietas ocurren, no importa lo que hagas para evitarlas. Aquí hay algunas ideas para manejarlas:

  • Mantén la calma. Tómate un momento para ti si lo necesitas. Si te enojas, la situación será más difícil tanto para ti como para tu hijo. Si necesitas hablar, mantén tu voz calmada y nivelada, y actúa de manera deliberada y lenta.
  • Espera la rabieta. Mantente cerca de tu hijo para que sepa que estás ahí. Pero no intentes razonar con él o distraerlo. Es demasiado tarde una vez que comienza una rabieta.
  • No pierdas el mando. Si la rabieta ocurre porque tu hijo quiere algo, no le des lo que quiere. Si s no quiere hacer algo, usa tu criterio.
  • Sé consistente con tu enfoque. Si a veces le das a tu hijo lo que quiere cuando tiene rabietas y a veces no, el problema podría empeorar.
  • Acepta que se necesita tiempo para que ocurra el cambio. Tu hijo tiene mucho que crecer antes de que las rabietas desaparezcan para siempre. Desarrollar y practicar habilidades para controlar sus sentimientos es una tarea que dura toda la vida.
  • No te rías de la rabieta. Podrías molestarlo aún más si cree que te estás riendo de él.
  • Si otras personas te miran mal, ignóralos.

Rabietas en niños en edad escolar

Puedes usar todos los consejos anteriores para ayudar a afrontar las rabietas en niños en edad preescolar y escolar temprana.

En esta etapa, los niños ya comprenden mejor que sus acciones tienen efectos o consecuencias. Esto significa que a veces podrías usar las consecuencias para controlar el comportamiento de tu hijo.

Es importante que te asegures de no recompensar accidentalmente las rabietas. Si tu hijo comienza a hacer una rabieta porque no le compraste un dulce, pero luego se la compras, estarás acostumbrando a tu hijo a obtener siempre lo que quiera con hacer una rabieta.

Gritar o suplicarle a tu hijo que deje de hacer una rabieta también es una manera de “recompensarlo”, porque le estás dando la atención que está pidiendo de manera errónea.

En Clínica Internacional, tenemos a los mejores médicos especialistas en Psicología, quienes te ayudarán con el cuidado integral de tus hijos. Si deseas reservar una cita con alguno de nuestros psicólogos, puedes hacerlo a través de nuestra sección Citas en Línea.