¿Eres de las personas que roncan? ¿Cuántas veces tu pareja te ha despertado diciéndote que no puede dormir por tus ronquidos? O quizás fue al revés y sea tu pareja quien ronque. ¿Qué hacer en estos casos? En el siguiente artículo de la Dra. Esmeralda Solier De la Cruz, especialista en Otorrinolaringología de Clínica Internacional, podrás aprender más acerca de las causas de los ronquidos y si estas son alguna señal de alarma en tu salud. 

¿Qué es un ronquido? 

que-es-ronquido

El ronquido es un sonido rudo, desagradable e inoportuno para muchos, originado por la nariz y la garganta y que producen algunas personas cuando duermen. Es una afección común que puede afectar a cualquier persona, aunque ocurre con más frecuencia en hombres y en personas con sobrepeso. Incluso los ronquidos tienden a empeorar con la edad. 

Si bien es cierto que casi todas las personas roncan de vez en cuando, para algunas personas esto puede ser un problema crónico, indicar una enfermedad grave, llegar a ser una gran molestia para la pareja, y perjudicar tu propia calidad de sueño. 

¿Cómo puedes saber si roncas?

Como el ronquido se produce durante el sueño, es el compañero de cama el que advierte el ronquido o en su defecto la personas con la que se comparte el dormitorio. Una característica del ronquido son los ruidos de intensidad variable, frecuentemente fuertes y ásperos que se producen mientras se duerme. Incluso, hay ocasiones en las que las personas que roncan se despiertan con dolor de garganta o boca seca. 

¿Cuáles son las causas de los ronquidos?

causas-ronquidos

Las causas relacionadas con los ronquidos pueden ser distintas: 

  • Anatómicas: Una de las causas de los ronquidos es la desviación de tabique nasal. Otras causas anatómicas son la congestión de los cornetes (debido a un problema infeccioso, inflamatorio o alérgico), el paladar blando descendido, úvula (campanilla) alargada, aumento de volumen de amígdalas, y el aumento de volumen de la base de la lengua. Todas estas afecciones obstruyen el flujo del aire al estrechar las vías respiratorias superiores
  • Bebidas alcohólicas, tabaco o fármacos: Los ronquidos también pueden producirse por beber demasiado alcohol antes de dormir. El alcohol y el tabaco, al igual que las pastillas para dormir y los antihistamínicos a la hora de acostarse, relajan los músculos de la garganta y disminuyen las defensas naturales contra la obstrucción de las vías respiratorias.
  • El sobrepeso: Suele conllevar acúmulos grasos en el cuello que ejercen presión sobre las vías respiratorias.
  • Posición al dormir: Por lo general, los ronquidos son más frecuentes y fuertes al dormir boca arriba debido a que el efecto de la gravedad sobre la garganta estrecha las vías respiratorias.

¿La forma de la nariz de una persona influye en los ronquidos?

La nariz es la primera estructura que causa resistencia a la entrada del aire y muchas veces una alteración funcional de la misma puede producir ronquidos. Este es el caso de un paciente con una desviación del tabique nasal adquirido o congénito, con una congestión de los cornetes debido a un problema infeccioso, inflamatorio o alérgico, o a la aparición de quistes, pólipos, o incluso tumores nasales. 

¿Los niños también roncan? 

Los niños también pueden roncar y, si no se trata adecuadamente la causa de este problema, puede traer dificultades de conducta, rendimiento escolar, problemas respiratorios, problemas cardiovasculares o problemas endocrinos. 

Los ronquidos aparecen con más frecuencia entre los 3 a 5 años de edad y en la adolescencia. Son dos etapas críticas del desarrollo en las que se requiere un seguimiento más cercano por parte del pediatra. Por otro lado, si estas circunstancias se alargan en el tiempo, el individuo tendrá una mayor propensión a la diabetes, la hipertensión y problemas cardiovasculares en su etapa adulta. 

¿Roncar representa un problema más serio?

Sí. Como te lo mencionamos al inicio, el roncar puede representar un problema serio para la salud. Para entender mejor, clasifiquemos los ronquidos de la siguiente manera:

  • Ronquido simple: Representa el 75% de los ronquidos que pueden ser aislado, reduciéndose a una simple vibración del velo del paladar. No conlleva otros perjuicios en la salud, pero puede convertirse en una auténtica molestia en casa, impidiendo el descanso de la familia. En este caso está definido como ronquido social y podemos identificar los siguientes tipos:

o   Esporádico: Es el ronquido que se produce en ocasiones concretas, por ejemplo, después de beber alcohol o por un catarro en la nariz.

o   Habitual: Es decir, la persona ronca siempre.

o   Postural: El ronquido puede estar relacionado con una postura determinada como dormir boca arriba, que es lo más frecuente.

  • Ronquido complejo: Este tipo representa el 25% de los ronquidos y está asociado a pausas respiratorias repetitivas. Son generalmente prolongados y están relacionados con el apnea obstructiva del sueño, que es fuente de complicaciones cardiovasculares, neurológicas, endocrinológicas, entre otras. 

¿Qué relación tienen los ronquidos con el apnea obstructiva del sueño? 

Los ronquidos fuertes no solo empeoran la relación con nuestra pareja, sino que además son uno de los síntomas más comunes de una enfermedad que reduce la esperanza de vida, la llamada apnea obstructiva del sueño. 

No todas las personas que roncan tienen apnea obstructiva del sueño, pero si el ronquido está acompañado de pausas de respiración presentadas durante el sueño y somnolencia excesiva durante el día, es una indicación de consulta con el médico especialista para una evaluación integral con la finalidad de diagnosticar esta patología. 

En estos casos, te invitamos a nuestro Programa de Apnea del Sueño y Roncopatía de Clínica Internacional para poder identificar cualquier enfermedad asociada a los molestos ronquidos y tratarla a tiempo.

Cómo prevenir los ronquidos 

En el caso de que nuestros ronquidos sean simples, estas pautas generales pueden ayudarte a prevenirlos: 

  • Mantente físicamente activo.
  • Elimina el exceso de peso en caso lo tuvieras.
  • No bebas alcohol a partir del final de la tarde.
  • Evita cenas copiosas.
  • Cena un par de horas antes de irte a la cama.
  • No tomes tranquilizantes ni antihistamínicos durante la noche.
  • Adopta una postura de lado en lugar de boca arriba o decúbito supino.
  • Mejora la respiración por la nariz.
  • No fumes porque el tabaco congestiona la faringe y la nariz, lo que propicia la aparición de los ronquidos.
  • Mantén elevada la cabecera de tu cama.

En el caso de los ronquidos complejos, se requiere además otras medidas terapéuticas las cuales dependen de la causa principal que lo ocasione o de su asociación con otras enfermedades, como el apnea obstructiva del sueño.

En Clínica Internacional, tenemos a los mejores especialistas en Otorrinolaringología. Si deseas reservar una cita con uno de nuestros otorrinolaringólogos, puedes hacerlo a través de nuestra sección Citas en Línea.