La cardiopatía, también denominada arteriopatía coronaria, es una enfermedad progresiva del miocardio o músculo cardíaco. Se da a través del estrechamiento de los pequeños vasos sanguíneos que suministran la sangre y oxígeno al corazón.  En la mayoría de los casos, el músculo cardíaco se debilita y es incapaz de bombear sangre al resto del cuerpo como debería. De acuerdo a nuestros especialistas en cardiología, existen muchos tipos diferentes de cardiomiopatías causadas por una variedad de factores, desde enfermedades coronarias hasta ciertos medicamentos. Todos estos factores pueden provocar latidos cardíacos irregulares, insuficiencia cardíaca u otras complicaciones.

A continuación, en Clínica Internacional, te explicamos un poco más sobre esta peligrosa condición que suele afectar a muchas personas en todo el mundo.

cardiopatia-causas-sintomas
El tratamiento médico y la atención de seguimiento son importantes. Pueden ayudar a prevenir la insuficiencia cardíaca u otras complicaciones.

¿Quién está en riesgo de sufrir de cardiomiopatía?

La cardiomiopatía puede afectar a personas de todas las edades; sin embargo, aún no se ha logrado definir las causas exactas de esta enfermedad.

Los principales factores de riesgo incluyen los siguientes:

  • Antecedentes familiares
  • Condiciones genéticas
  • Prolongada y elevada presión arterial
  • Tejidos dañados por ataques al corazón previos
  • Frecuencia cardíaca acelerada
  • Problemas en la válvula cardíaca
  • Trastornos metabólicos, como obesidad, tiroides o diabetes
  • Falta de vitaminas y minerales esenciales, como tiamina (vitamina B-1)
  • Complicaciones durante el embarazo
  • Haber bebido demasiado alcohol durante muchos años
  • Consumir cocaína, anfetaminas o esteroides anabólicos
  • El uso de fármacos quimioterapéuticos y radiación para tratar el cáncer
  • Ciertas infecciones que hayan dañado el corazón y provocado cardiomiopatía
  • Desórdenes en el tejido conectivo y en la acumulación de proteínas anormales

Síntomas

Durante las primeras etapas de la cardiopatía, las personas no suelen experimentar síntomas. En casos más avanzados, Los síntomas de todos los tipos de cardiomiopatía tienden a ser similares: el corazón no puede bombear adecuadamente la sangre a los tejidos y órganos del cuerpo. Conforme la condición avanza, las señalas y síntomas comienzan a aparecer. Algunos de los síntomas incluyen:

  • Debilidad general y fatiga
  • Dolor de pecho
  • Palpitaciones fuertes del corazón o latidos cardíacos irregulares
  • Tos al estar acostado
  • Inflamación en las piernas, tobillos y pies
  • Dificultad para respirar, especialmente al realizar ejercicio
  • Mareos y desmayos
  • Hinchazón del abdomen debido a la acumulación de líquido

Complicaciones

La cardiopatía puede desencadenar otras condiciones cardíacas. Estas pueden ser:

  • Insuficiencia cardíaca: La insuficiencia cardíaca es una condición en donde los músculos del corazón se debilitan. El corazón se vuelve incapaz de bombear la sangre suficiente a todo el cuerpo y las personas se vuelven más propensas a sufrir un paro cardíaco mortal.
  • Coágulos de sangre: Debido a que la cardiopatía evita que el corazón bombee con normalidad, se forman coágulos de sangre en el corazón. Si estos coágulos son bombeados al exterior y entran en el torrente sanguíneo, pueden bloquear el paso de la sangre a otros órganos importantes.
  • Problemas en las válvulas cardíacas: Como las personas con cardiopatía tienen un corazón más grande de lo normal, las válvulas no se cierran apropiadamente; lo que conlleva a un flujo retrógrado de la sangre.
  • Paro cardíaco y muerte súbita: La cardiopatía genera un ritmo cardíaco anormal. Algunos de estos son demasiado lentos para mantener el paso de la sangre a través del corazón; otros, son demasiado rápidos para permitir que el corazón pueda latir con normalidad. En ambos casos, los ritmos cardíacos anormales pueden terminar en desmayos o en una muerte súbita.

¿Cuáles son los tipos de cardiomiopatía?

cardiopatia-clinica-internacional

La cardiopatía generalmente tiene cuatro tipos.

  • Miocardiopatía dilatada: La forma más común, la miocardiopatía ocurre cuando el músculo cardíaco es demasiado débil para bombear la sangre de manera eficiente. También se le conoce como corazón agrandado y puedes heredarlo o contraerlo debido a la enfermedad de la arteria coronaria.
  • Miocardiopatía hipertrófica: Se cree que la miocardiopatía hipertrófica es genética. Ocurre cuando las paredes del corazón se engrosan y evitan que la sangre fluya. Es un tipo bastante común de cardiomiopatía. También puede ser causada por sufrir de una presión arterial alta, diabetes o la enfermedad de la tiroides.
  • Displasia ventricular derecha arritmogénica: Es una forma muy rara de cardiomiopatía, pero es la causa principal de muerte súbita en atletas jóvenes. En este tipo de cardiomiopatía genética, la grasa y el tejido fibroso adicional reemplazan el músculo del ventrículo derecho. Esto causa ritmos cardíacos anormales.
  • Miocardiopatía restrictiva: La miocardiopatía restrictiva es la forma menos común. Ocurre cuando los ventrículos se ponen rígidos y no se pueden relajar lo suficiente como para llenarse de sangre. La cicatrización del corazón, que con frecuencia ocurre después de un trasplante de corazón, puede ser una causa. También puede ocurrir como resultado de distintas enfermedades al corazón.

Tratamiento

El tratamiento varía según el daño que sufra el corazón del paciente debido a la cardiomiopatía y los síntomas resultantes.

Algunas personas pueden no requerir tratamiento hasta que los síntomas aparezcan. Si el paciente empieza a mostrar síntomas como la falta de aire o dolor en el pecho, será necesario que realice algunos ajustes en su estilo de vida o que inicie la toma de una serie de medicamentos.

La cardiopatía no se puede revertir o curar, pero puede controlarse con algunas de las siguientes opciones:

  • Seguimiento de un estilo de vida saludable que beneficie el corazón. Por ejemplo, mantener un peso saludable, tener una dieta especial, limitar el consumo de cafeína, dormir lo suficiente, dejar de fumar, etc.
  • Ingerir medicamentos para tratar la presión arterial alta, que eviten la retención de agua, mantienen el ritmo cardíaco a un ritmo normal, reduzcan la inflamación y controlen la formación de coágulos sanguíneos.
  • Dispositivos implantados quirúrgicamente, como marcapasos y desfibriladores.
  • Cirugía.
  • Trasplante de corazón, considerado como último recurso.

El objetivo del tratamiento es ayudar a su corazón a ser lo más eficiente posible y prevenir daños y pérdidas de función adicionales.

Uno de los mayores desafíos es seguir con un programa de ejercicio regular. El ejercicio puede ser muy agotador para alguien con un corazón dañado. Sin embargo, el ejercicio es extremadamente importante para mantener un peso saludable y prolongar la función cardíaca. Es importante consultar con tu cardiólogo sobre qué tipos de ejercicios puedes realizar de acuerdo al tipo de cardiopatía que sufras. La mayoría no serán tan exigentes pero que te mantendrán en movimiento todos los días.

En Clínica Internacional contamos con la especialidad de Cardiología, en donde podrás tratar distintos problemas del corazón y aparato circulatorio. Si deseas reservar una cita, puedes hacerlo a través de nuestra sección Citas en Línea.