¿Sabías que el cáncer de cuello uterino suele afectar principalmente a mujeres sexualmente activas de entre 30 y 45 años? Si tu respuesta fue un no, entonces te interesará saber más acerca de esta enfermedad.

En el siguiente artículo de Clínica Internacional propuesto por la Dra. Naomi Rueda, especialista en Ginecología, podrás aprender sobre qué es el cáncer de cuello uterino, sus síntomas, tratamientos y más.

¿Qué es el cáncer de cuello uterino?

El cáncer del cuello uterino es un tipo de cáncer que ocurre cuando las células en el cuello uterino de la mujer empiezan a cambiar de manera anormal. Este cáncer también puede afectar los tejidos más profundos de esta zona y extenderse a otras partes del cuerpo (hacer metástasis) como lo son los pulmones, el hígado, la vejiga, la vagina y el recto.

Este tipo de cáncer es una enfermedad prevenible: puede curarse si se detecta en una fase temprana y si se trata debidamente. A pesar de ello, sigue siendo uno de los tipos de cáncer más comunes y una de las causas de muerte por cáncer entre mujeres de todo el mundo.

Antes de que aparezca este cáncer, las células del cuello uterino muestran cambios precancerosos conocidos como displasia cervical, en la que comienzan a aparecer células anormales en el tejido del cuello uterino.

En etapas tempranas, no suele presentar signos ni síntomas. Cuando ya está avanzado puede producir sangrado o secreción vaginal anormal como, por ejemplo, sangrado después de tener relaciones sexuales.

Tipos de cáncer uterino

tipos-cancer-uterino

Hay dos tipos principales de cáncer de cuello uterino o cérvix:

  • Carcinoma Epidermoide (80% a 90%): Se desarrolla en el revestimiento del cuello uterino.
  • Adenocarcinomas (10% a 20%): Se desarrolla en las células de las glándulas productoras de moco cervical. Algunos tipos de adenocarcinoma son agresivos y se acompañan de un mal pronóstico.

Causas del cáncer de cuello uterino

La causa primaria de este tipo de cáncer es la infección persistente por un tipo de virus del papiloma humano (VPH) de alto riesgo u oncogénico (en particular 16 y 18).

Adicionalmente, algunos factores de riesgo son:

  • Inicio de relaciones sexuales a una edad temprana
  • Múltiples parejas sexuales
  • Tabaquismo
  • Uso de anticonceptivos orales por un largo tiempo (cinco años o más).
  • Multíparas
  • Inmunosupresión

Síntomas del cuello uterino

Es posible que no notes los síntomas de este cáncer hasta que esté muy avanzado, pero algunos de estos pueden incluir:

  • Dolor al tener relaciones sexuales
  • Sangrado vaginal inusual, usualmente luego de tener relaciones sexuales, entre períodos, después de la menopausia o después de un examen pélvico
  • Secreción vaginal inusual

Una vez que se ha diseminado, el cáncer puede causar:

  • Dolor pélvico
  • Problemas para orinar
  • Piernas hinchadas
  • Fallas en el riñón
  • Dolor de huesos
  • Pérdida de peso y falta de apetito
  • Fatiga

Diagnóstico del cáncer de cuello uterino

Se recomienda realizar las pruebas de tamizaje presentadas a continuación:

  • Citología cervicovaginal (test de Papanicolaou): Detecta células cervicales anómalas, es una prueba sencilla, rápida y no dolorosa, se recomienda a todas las mujeres con edades comprendidas entre 25 y 65 años que ya han iniciado relaciones sexuales debiendo repetirla cada 3 años.
  • Prueba para la detección del VPH: Útil para detectar el VPH 16,18 y otros 12 genotipos. Tiene mayor especificidad y un resultado negativo implica que solo necesitan volver a hacerse la prueba después de un intervalo de al menos cinco años.
  • Colposcopia: Mediante una cámara diminuta, se amplía la visión del tejido para detectar alteraciones que no se aprecian a simple vista.
  • Biopsia: Se toma una muestra de células del cuello uterino para su examen.

Tratamientos

tratamientos-cancer-cuello-uterino

La cirugía y la radioterapia son los tratamientos más comunes para el cáncer de cuello uterino invasivo. Otros son la quimioterapia y la terapia biológica. En el caso que el cáncer esté solo en la superficie del cuello uterino, el médico puede eliminar o destruir las células cancerosas con otro tipo de procedimientos.

Si las células cancerosas han pasado a través de una capa llamada membrana basal, que separa la superficie del cuello uterino de las capas subyacentes, probablemente necesites cirugía. Si la enfermedad ha invadido capas más profundas, pero no se ha diseminado a otras partes del cuerpo, es posible que debas someterte a una operación para extirpar el tumor.

Algunos cambios en el estilo de vida pueden ayudarte a mantenerte más fuerte y más cómodo durante el tratamiento contra el cáncer de cuello uterino:

  • Realiza una actividad física leve para mantener tu nivel de energía. Asegúrate de no agotarte por completo.
  • Descansa lo suficiente por la noche y toma siestas si lo necesitas.
  • Deje de fumar.
  • No bebas alcohol. Es posible que no puedas beber alcohol mientras tomas algunos medicamentos.

Prevención

La clave para prevenir el cáncer de cuello uterino invasivo es detectar los cambios celulares a tiempo, antes de que se vuelvan cancerosos. Los exámenes pélvicos regulares y las pruebas de Papanicolaou son la mejor manera de hacer esto. 

Los expertos recomiendan esta frecuencia:

  • Realizarse una prueba de Papanicolaou cada 3 años una vez que tenga 21 años o más.
  • Si tienes entre 30 y 65 años, puedes hacerte una prueba de Papanicolaou y una prueba del virus del papiloma humano (VPH) cada 5 años.
  • Las mujeres de cualquier edad no necesitan exámenes de detección si se les extirpó el cuello uterino y no tienen antecedentes de cáncer o lesiones precancerosas.
  • Si eres sexualmente activa y tienes un mayor riesgo de contraer ETS, realízate pruebas de clamidia, gonorrea, sífilis y VIH todos los años.

En Clínica Internacional contamos con la especialidad de Ginecología, en donde podrás atender tu embarazo desde el primer momento. Si deseas reservar una cita, puedes hacerlo a través de nuestra sección Citas en Línea.