¿Qué tan consciente estás de la salud de tu corazón? ¿Conoces las afecciones más comunes dentro de la especialidad de cardiología? Si tu respuesta es no en ambas preguntas, entonces el siguiente artículo de nuestra cardióloga, Dra. Fanny Otiniano, te encantará.

A continuación, podrás conocer más sobre qué es una arritmia, sus causas, síntomas, tratamientos y cuando un ritmo cardíaco es normal.

¿Qué es una arritmia y cuándo ocurre? ¿Cuál es el ritmo cardíaco normal?

Una arritmia describe un ritmo o latido cardíaco irregular. Con esta afección, el corazón de una persona puede latir demasiado rápido, demasiado lento, o con un ritmo que no es lo normal. Ocurren cuando las señales eléctricas que coordinan los latidos del corazón no funcionan correctamente.

Un latido cardíaco saludable se relaciona al conteo de la cantidad de veces que el corazón late cada minuto (lpm) durante el descanso, conocida como frecuencia cardíaca en reposo. El rango para una frecuencia cardíaca en reposo saludable varía entre individuos, pero se suele tomar como un latido saludable al corazón con 60 y 100 lpm.

Síntomas de una arritmia

Es posible que la arritmia no cause síntomas perceptibles. Sin embargo, si son muy frecuentes e irregulares, o son el resultado de un corazón débil o dañado, pueden causar síntomas y complicaciones graves y potencialmente fatales. Algunos síntomas de las arritmias incluyen:

  • Latido cardíaco rápido o lento
  • Palpitaciones
  • Mareos
  • Dolor en el pecho o torácico
  • Dificultad para respirar o falta de aliento
  • Pérdida de conocimiento o síncope
  • Transpiración
  • Debilidad repentina

Vale mencionar que estos y otros síntomas podrían presentarse y variarán dependiendo del tipo de arritmia que sufra el paciente.

Causas de una arritmia

Cualquier interrupción de los impulsos eléctricos que estimulan las contracciones del corazón puede resultar en arritmia. Varios factores pueden hacer que el corazón funcione incorrectamente, entre ellos están:

  • Abuso de alcohol
  • Diabetes
  • Trastorno por uso de sustancias
  • Consumo excesivo de la cafeína
  • Enfermedad cardíaca, como insuficiencia cardíaca congestiva
  • Hipertensión
  • Hipertiroidismo o glándula tiroides hiperactiva
  • Estrés
  • Cicatrización del corazón, a menudo debido a un ataque cardíaco
  • Fumar
  • Ciertos suplementos dietéticos y herbales
  • Algunos medicamentos
  • Cambios estructurales en el corazón

También te interesará: ¿Qué es un paro cardíaco y cómo actuar ante uno?

Factores de riesgo

Los siguientes puntos pueden aumentar el riesgo de sufrir de una arritmia en una persona:

  • tener 65 años o más
  • Anomalías genéticas heredadas
  • Problemas cardíacos subyacentes
  • Hipotiroidismo o hipertiroidismo
  • Algunos medicamentos recetados y medicamentos de venta libre
  • Hipertensión
  • Obesidad
  • Diabetes no controlada
  • Apnea obstructiva del sueño
  • Desequilibrios de electrolitos
  • Consumo excesivo y regular de alcohol, así como drogas ilegales

Tipos de arritmia

tipos-arritmias

La arritmia cardíaca se refiere a un grupo de afecciones que hacen que el corazón lata de manera irregular, demasiado lento o rápido.

Hay varias categorías de arritmia, en cuanto a la frecuencia cardíaca, se dividen en:

  • bradicardia o latidos cardíacos lentos, por debajo de los 60 lpm.
  • taquicardia o latidos cardíacos rápidos, superior a los 100 lpm.
  • latido cardíaco irregular, también conocido como aleteo o fibrilación.
  • latidos cardíacos tempranos o una contracción prematura.

En cuanto a su origen, pueden ser:

  • Supraventriculares: Ocurren en las aurículas o en el nodo aurículo-ventricular.
  • Ventriculares: Tienen como origen los ventrículos.

La mayoría de las arritmias no son graves y no causan complicaciones. Algunos, sin embargo, pueden aumentar el riesgo de accidente cerebrovascular o paro cardíaco.

Diagnóstico de las arritmias

Para diagnosticar una arritmia, un médico debe identificar el latido cardíaco inusual e intentar encontrar su origen o desencadenante. Esto implicará una entrevista detallada, que puede incluir antecedentes médicos, familiares, dieta y estilo de vida.

Tu cardiólogo puede solicitar las siguientes pruebas para respaldar un diagnóstico de arritmia:

  • Pruebas de sangre y orina
  • Electrocardiograma
  • Un monitor Holter, un dispositivo portátil para registra los latidos del corazón durante 1 o 2 días.
  • Ecocardiograma
  • Radiografía de pecho
  • Una prueba de mesa inclinada para ayudar a identificar si la causa son las disminuciones repentinas de la presión arterial o la frecuencia cardíaca
  • Prueba electrofisiológica
  • Cateterismo cardiaco

Tratamientos de la arritmia

diagnostico-arritmia

Existen varios tratamientos diferentes para las arritmias, las cuales variarán dependiendo del tipo que padezca el paciente. Los tratamientos más comunes son:

  • Aunque no curan esta condición, generalmente ayudan a reducir los episodios de la arritmia.
  • Un marcapasos es un pequeño dispositivo que se coloca debajo de la piel del pecho o del abdomen para ayudar a controlar los ritmos cardíacos anormales. Utiliza pulsos eléctricos para hacer que el corazón lata a una frecuencia mínima regular.
  • Terapia de ablación. Un cirujano inserta uno o más catéteres en el interior del corazón, específicamente en el área que se sospecha que es la fuente de la arritmia. A través, de ello, se eliminan pequeñas secciones de tejido dañado, lo que a menudo corrige esta condición.
  • Desfibrilador automático implantable (ICD):Se implanta este dispositivo cerca de la clavícula izquierda para el monitoreo del ritmo cardíaco. Si se detecta una frecuencia inusualmente rápida, estimula al corazón para que vuelva a su velocidad normal.
  • Procedimiento de laberinto:Durante esta cirugía, se realizan una serie de incisiones quirúrgicas en el corazón, que luego forman cicatrices y forman bloques que guían los impulsos eléctricos, ayudando al corazón a latir de manera eficiente.

¿Qué complicaciones trae consigo una arritmia?

Las complicaciones pueden incluir:

  • Accidente cerebrovascular. La fibrilación auricular significa que el corazón no bombea con eficacia. Esta condición puede hacer que la sangre se acumule y forme coágulos. Si un coágulo se desprende, puede viajar a una arteria cerebral y causar un bloqueo potencialmente fatal o un derrame cerebral, lo cual provocaría daño cerebral y requerir tratamiento de emergencia.
  • Insuficiencia cardíaca. La taquicardia o bradicardia prolongada puede provocar insuficiencia cardíaca. Cuando el corazón está fallando, no puede bombear suficiente sangre al cuerpo y sus órganos.

Consejos de prevención

  • Evita los desencadenantes. Tu médico puede ayudarte a determinar las cosas que desencadenan sus síntomas o los momentos en que estos empeoran, los cuales pueden ser situaciones estresantes en el trabajo, el hogar o la escuela.
  • Adopta un estilo de vida saludable. El ejercicio aumenta la fuerza y ​​la resistencia de tu corazón y disminuye tus probabilidades de tener problemas cardíacos en el futuro.
  • Evita consumir productos que aumenten frecuencia cardíaca. Estos incluyen la nicotina, cafeína, y el alcohol.
  • Ten un plan de acción. Debes tener un plan diseñado para tus necesidades específicas si sufres de arritmia crónica o tus síntomas necesitan atención médica. Esto puede significar tomar medicamentos tan pronto como empieces a sentir los síntomas, o utilizar un ejercicio o maniobra bien ensayados para ayudar a que tu corazón vuelva a su ritmo normal.
  • Consume ácidos grasos omega-3. El omega-3 puede reducir el riesgo de muerte cardíaca súbita. Puedes encontrarlo en pescados grasos como el salmón, la caballa, las sardinas, entre otros. Es recomendable comerlos dos veces por semana.

En Clínica Internacional contamos con la especialidad de Cardiología, en donde podrás tratar distintos problemas del corazón y aparato circulatorio. Si deseas reservar una cita con alguno de nuestros cardiólogos, puedes hacerlo a través de nuestra sección Citas en Línea.