Muchas veces un dolor de estómago puede significar mucho más que eso. Cuando dicha sensación se convierte en un dolor insoportable quiere decir que algo malo está ocurriendo en nuestro cuerpo. Según los expertos en gastroenterología, una de las principales causas de dolor abdominal severo repentino es la apendicitis, inflamación que requiere cirugía y atención médica inmediata.

En el siguiente artículo de Clínica Internacional, te explicaremos un poco más sobre la apendicitis y cómo puedes identificarla a tiempo.

clinica-internacional-apendicitis-que-es

¿Qué es la apendicitis?

La apendicitis es una inflamación del apéndice, un tubo de tejido de aproximadamente 8 cm de largo el cual se extiende desde el intestino grueso. No está exactamente claro cuál es la función exacta del apéndice; sin embargo, muchos estudios indican que este órgano contiene tejido especializado encargado de producir anticuerpos y proteger las bacterias buenas para nuestro intestino. Una cosa sí es segura: podemos vivir sin él y sin consecuencias aparentes.

La apendicitis es una emergencia médica que requiere una cirugía inmediata para extraer el apéndice. Si no se trata, un apéndice inflamado eventualmente explotará o se perforará, derramando materiales infecciosos en la cavidad abdominal. Esto puede ocasionar peritonitis, una inflamación grave del revestimiento de la cavidad abdominal (el peritoneo) que puede ser mortal a menos que se trate rápidamente con antibióticos fuertes.

A veces se forma un absceso lleno de pus fuera del apéndice inflamado. Luego, el tejido cicatricial del abdomen cubre el apéndice del resto del abdomen, evitando que se extienda la infección. Un absceso en el apéndice es una situación menos urgente, pero desafortunadamente no se puede identificar sin cirugía. Por esta razón, todos los casos de apendicitis se tratan como emergencias que requieren cirugía.

Aunque puede atacar a cualquier edad, la apendicitis es rara antes de los 2 años mientras que es más común entre los 15 y 30 años.

Causas

La apendicitis ocurre cuando el apéndice se bloquea, a menudo por las heces, un cuerpo extraño o cáncer. El bloqueo también puede ocurrir por infección, ya que el apéndice se hincha en respuesta a cualquier infección en el cuerpo.

Síntomas

Los síntomas clásicos de la apendicitis incluyen:

  • Dolor sordo cerca del ombligo o la parte superior del abdomen que se vuelve filoso a medida que se mueve hacia el abdomen inferior derecho. Este suele ser el primer signo.
  • Pérdida de apetito
  • Náuseas y/o vómitos poco después de que comience el dolor abdominal
  • Hinchazón abdominal
  • Fiebre de 39 a 40 ° C
  • Incapacidad para sacar gas del cuerpo

Casi la mitad de las veces aparecen otros síntomas, que incluyen:

  • Dolor sordo o agudo en cualquier lugar de la parte superior o inferior del abdomen, la espalda o el recto
  • Dolor al orinar
  • Vómitos que preceden al dolor abdominal
  • Calambres severos
  • Estreñimiento o diarrea

Llama a tu doctor si:

Tienes dolor que coincide con estos síntomas. No tomes o uses ningún remedio para el dolor, antiácidos, laxantes o almohadillas térmicas, los cuales pueden causar la ruptura de un apéndice inflamado.

Si tienes alguno de los síntomas mencionados, busca atención médica inmediatamente ya que el diagnóstico y el tratamiento oportunos son muy importantes.

¿Cómo se diagnostica la apendicitis?

clinica-internacional-apendicitis-dolor-abdominal
Si te gusto este artículo, el siguiente también trata de una enfermedad gastroenteróloga muy común: “Dispepsia: causas, síntomas y cuidados“.

 

El diagnóstico de la apendicitis puede ser complicado. Los síntomas de apendicitis son frecuentemente vagos o extremadamente similares a otras dolencias, incluyendo problemas de vesícula biliar, vejiga o infección del tracto urinario, enfermedad de Crohn, gastritis, infección intestinal y problemas de ovario.

Las siguientes pruebas generalmente se usan para realizar el diagnóstico.

  • Examen abdominal para detectar inflamación
  • Prueba de orina para descartar una infección del tracto urinario
  • Examen rectal
  • Prueba de sangre para ver si tu cuerpo está luchando contra la infección
  • Tomografía computarizada y/o ultrasonido

Tratamiento o intervención quirúrgica

La cirugía para extraer el apéndice, que se llama apendicectomía, es el tratamiento estándar para la apendicitis.

Incluso, si no se sospecha que el paciente tiene apendicitis, los médicos suelen retirarlo por seguridad, para evitar su ruptura. Si el apéndice ha formado un absceso, es posible que el paciente tenga que pasar por dos procedimientos: uno para drenar el absceso de pus y líquido, y uno posterior para extraer el apéndice.

Los antibióticos se administran antes de una apendicectomía para combatir una posible peritonitis. Se suele aplicar anestesia general; el apéndice se retira a través de una incisión de 4 centímetros o mediante la laparoscopia. Si el paciente llega a padecer de peritonitis, el abdomen también debe irrigarse y se procede a drenar la pus.

Dentro de las 12 horas luego de la cirugía, puedes levantarte y moverte. Por lo general, puedes regresar a las actividades normales en 2 a 3 semanas. Si la cirugía se realiza con un laparoscopio (un instrumento delgado similar a un telescopio para ver dentro del abdomen), la incisión es más pequeña y la recuperación es mucho más rápida.

Después de una apendicectomía, visita a tu médico si presentas:

  • Vómitos descontrolados
  • Aumento del dolor en tu abdomen
  • Mareos / sentimientos de desmayo
  • Sangre en el vómito o la orina
  • Aumento de dolor y enrojecimiento en tu incisión
  • Fiebre
  • Pus en la herida

¿Se puede prevenir la apendicitis?

No hay forma de prevenir la apendicitis. Sin embargo, la apendicitis es menos común en personas que consumen alimentos con alto contenido de fibra, como frutas y verduras frescas.

Apendicitis en niños

Por lo general, cuando los niños tienen dolor de estómago, no es nada grave. Pero como ocurre con los adultos, si el dolor de tu hijo comienza en el ombligo y se extiende al área abdominal inferior derecha, puede ser el resultado de una apendicitis. Sin embargo, investigaciones sugieren que la apendicitis generalmente afecta a los niños de forma diferente a los adultos. La mayoría de los niños con apendicitis experimentan fiebre y un síntoma conocido como “sensibilidad al rebote”, un dolor agudo que se desarrolla después de que se aplica presión sobre el área abdominal inferior derecha y se libera rápidamente.

Los niños también pueden presentar un recuento elevado de glóbulos blancos, que es un signo de una infección corporal. Tu pediatra deberá comprobar esto mediante un examen de sangre.

En Clínica Internacional contamos con la especialidad de Gastroenterología, en donde podrás tratar distintos problemas del aparato digestivo. Si deseas reservar una cita, puedes hacerlo a través de nuestra sección Citas en Línea.