Muchas personas saben qué son las amígdalas, incluso puedes verlas con solo abrir la boca. Sin embargo, ¿sabes qué son las adenoides o dónde están? En Clínica Internacional, te explicaremos un poco más sobre una de las glándulas que los especialistas de otorrinolaringología tratan; podrás saber dónde se encuentran ubicadas y cómo ayudan a  nuestro cuerpo.

clinica-internacional-adenoides

Las adenoides son una masa de tejido blando detrás de la cavidad nasal. Al igual que los ganglios linfáticos, estas son parte del sistema inmune y están hechas del mismo tipo de tejido linfoide. Los glóbulos blancos circulan a través de las adenoides y de otros tejidos linfoides, reaccionando ante invasores extraños dentro del cuerpo.

Todos las personas tenemos adenoides durante el nacimiento y en la infancia, pero a medida que nos acercamos a la adolescencia empiezan a contraerse. Ya para la etapa adulta, las adenoides de la mayoría de las personas han desaparecido.

Condiciones provocadas por las adenoides

  • Adenoiditis: Es la inflamación de las adenoides provocada a menudo por una infección causada por alguna bacteria o virus.
  • Adenoides inflamadas o agrandadas: En los niños, las adenoides se hacen más grandes debido a una infección o por razones no claras. Tener unas adenoides inflamadas o de un tamaño mayor a lo normal interfiere con la respiración o con el flujo de la mucosa.
  • Apnea obstructiva del sueño: Durante el sueño, las adenoides inflamadas pueden bloquear el flujo de aire que viaja a través de la garganta. Esto puede hacer que una persona deje de respirar durante unos segundos (apnea) y puede ocurrir varias veces durante la noche.
  • Las infecciones del oído (otitis): En los niños, las adenoides agrandadas pueden bloquear las trompas de Eustaquio, que drenan el líquido de los oídos en la garganta. Si estos tubos no son capaces de drenar los líquidos, se puede provocar repetidas infecciones al oído.

Exámenes para revisar las adenoides

  • Endoscopia: Se inserta un tubo pequeño y flexible con una cámara con luz en el extremo en la nariz o garganta. El otorrino comienza a revisar tus pasajes nasales y adenoides en una pantalla de vídeo durante la endoscopia.
  • Tomografía computarizada (CT): Se toma múltiples rayos X. Un computadora se encarga de construir imágenes detalladas de los senos paranasales, cavidades nasales, y adenoides.
  • Resonancia magnética (RM): Un escáner de resonancia magnética utiliza un imán de alta potencia y una computadora para crear imágenes altamente detalladas de los pasajes nasales, los senos paranasales y adenoides.

Tratamientos

Antibióticos: El uso de antibióticos puede llegar a matar las bacterias que estén causando la infección de los oídos o de los senos paranasales.

Adenoidectomía: Es una cirugía común para extirpar las adenoides de los niños. Cuando las adenoides son lo suficientemente grandes o están muy inflamadas es necesario retirarlas para no tener problemas más graves.

¿Por qué se retiran las adenoides?

Las infecciones crónicas respiratorias y de la garganta a menudo causan la inflamación de estas glándulas. Las adenoides inflamadas pueden obstruir la respiración y bloquear los tubos de Eustaquio, que conectan el oído a la parte trasera de la nariz. Vale mencionar que algunos niños ya nacen con sus adenoides agrandadas o inflamadas.

Tener las trompas de Eustaquio obstruidas causan infecciones del oído lo cual puede poner en riesgo la audición de tu hijo y su salud respiratoria.

clinica-internacional-adenoides-tratamiento
Los médicos suelen realizar la extirpación de las adenoides y las amígdalas al mismo tiempo.

El médico puede recomendarte realizar una extirpación de adenoides a ti hijo si este presenta infecciones crónicas al oído y garganta las cuales:

  • no responden a los tratamientos antibióticos
  • ocurren más de cinco o seis veces al año
  • dificultan la educación de tu hijo debido a las ausencias frecuentes al colegio

Preparación para una adenoidectomía

La boca y la garganta sangran con más facilidad que otras áreas del cuerpo, por lo que tu médico puede solicitar un análisis de sangre. Los análisis de sangre preoperatorios pueden ayudar al médico a asegurarse que no habrá sangrado excesivo durante y después del procedimiento.

En la semana antes de la cirugía, no le des a tu hijo ningún medicamento que pueda afectar la coagulación de la sangre, tales como lo son el ibuprofeno o la aspirina. Si tienes dudas acerca de los medicamentos que ayuden a reducir el dolor antes de la operación, habla con tu médico.

El día antes de la cirugía, tu hijo no deberá comer o beber nada luego de la medianoche. Si el médico te receta darle a tu hijo un medicamento antes de la cirugía, solo que beba un pequeño sorbo de agua.

¿Cómo se realiza una adenoidectomía?

El cirujano realizará una adenoidectomía bajo anestesia general. Esto se hace generalmente en forma ambulatoria, lo que significa que tu hijo puede ir a casa el mismo día de la cirugía.

Las adenoides se quitan generalmente a través de la boca. El cirujano inserta un pequeño instrumento en la boca del niño para mantenerla abierta. A continuación, retira las adenoides haciendo una pequeña incisión o mediante la cauterización.

Al cauterizar y cubrir la zona con una gasa controlará el sangrado durante y después del procedimiento. No es necesario realizar puntadas.

Después del procedimiento, tu hijo permanecerá en una sala de recuperación hasta que se despierten. Le administrarán medicamentos para reducir el dolor y la hinchazón. Tu hijo podrá irse a casa el mismo día si no presenta ninguna complicación. La recuperación completa de una adenoidectomía toma generalmente una a dos semanas.

clinica-internacional-adenoides-recuperacion

Recuperación

Tener dolor de garganta durante dos a tres semanas después de la cirugía es normal. Es importante beber mucho líquido para evitar la deshidratación; una buena hidratación en realidad ayuda a aliviar el dolor.

No alimentes a tu hijo con alimentos picantes, demasiado calientes o difíciles de masticar y pasar durante el primer par de semanas. Los líquidos fríos y postres son calmantes para la garganta de su hijo. Tu hijo puede comer o tomar:

  • agua
  • zumo de frutas
  • gatorade
  • gelatina
  • helado
  • yogurt
  • pudín
  • salsa de manzana
  • pollo caliente o caldo de carne
  • carnes y verduras cocidas y suaves

Tu hijo debe evitar realizar actividades de fuerza durante una semana después de la cirugía. Pueden regresar al colegio de tres a cinco días con la aprobación del médico cirujano.

Después de la cirugía, la mayoría de los niños:

  • tienen menos y más leves infecciones de garganta
  • tienen menos infecciones de oído
  • respiran con mayor facilidad a través de la nariz

 

En Clínica Internacional, tenemos a los mejores especialistas en otorrinolaringología. Si deseas reservar una cita, puedes hacerlo a través de nuestra sección Citas en Línea.