Muchas personas pueden decirte que comer papas fritas, chocolate o pizza puede causar acné. Sin embargo, la verdad sobre el acné es que suele ocurrir debido a un cambio en el nivel de las hormonas. Por ejemplo, muchos jóvenes sufren de acné durante la pubertad o, en el caso de las mujeres, justo antes de sus períodos menstruales.

En el siguiente artículo de Clínica Internacional, te comentaremos más sobre uno de los problemas más comunes que tratan la especialidad de dermatología: el acné.

dermatología acné cuidados

¿Cómo se produce el acné?

El acné es una afección crónica e inflamatoria de la piel que causa manchas y granos, especialmente en la cara, los hombros, la espalda, el cuello, el pecho y la parte superior de los brazos. Las espinillas, granos, quistes, nódulos o puntos negros son algunos ejemplos de los tipos de acné.

Comúnmente ocurre durante la pubertad, cuando las glándulas sebáceas se activan y empiezan a producir mucho aceite obstruyendo los poros. Los factores de riesgo incluyen la genética, el ciclo menstrual, la ansiedad, el estrés, el clima tanto cálido como húmedo y el uso de maquillaje a base de aceite.

El acné no es para nada peligroso, pero puede dejar cicatrices en la piel y crear problemas de autoestima.

Causas

Una serie de factores desencadenan el acné, pero se cree que la causa principal es un aumento en los niveles de andrógenos. El andrógeno es un tipo de hormona, cuyos niveles aumentan cuando comienza la adolescencia. En las mujeres, esta hormona se convierte en estrógeno.

El aumento de los niveles de andrógenos hace que las glándulas sebáceas debajo de la piel crezcan y produzcan un líquido aceitoso llamado sebo. Las espinillas o granos crecen cuando los folículos se bloquean y el aceite se acumula produciendo una hinchazón e infección.

Propionibacterium acnes (P. acnes) es el nombre de las bacterias que viven en la piel y contribuye a la infección de las espinillas. La gravedad y la frecuencia del acné depende del tipo de bacteria presente. Cabe mencionar que no todas las bacterias del acné provocan la aparición de espinillas o granos; hay un tipo que ayuda a prevenirlas.

dermatología acné tratamiento

Aunque el acné es esencialmente una ocurrencia fisiológica normal, ciertas condiciones pueden agravar la afección, entre las cuales se incluyen:

  • Algunos medicamentos que contienen andrógeno y litio
  • Cosméticos grasos
  • Cambios hormonales
  • Estrés emocional
  • Niveles de hormonas fluctuantes en el momento de la menstruación (mujeres)
  • Manipular o pinchar las lesiones del acné
  • Ropa (por ejemplo, sombreros y cascos deportivos)

Tratamiento

Afortunadamente, en la actualidad existen buenos tratamientos disponibles para combatir el acné. El tratamiento que te recetará tu dermatólogo dependerá de qué tan grave y persistente sea la condición que presentes.

Los principales ingredientes a buscar en los productos para el acné son el peróxido de benzoilo y el ácido salicílico. Los productos que contienen ácido salicílico liberan los poros y aquellos con peróxido de benzoilo son antiinflamatorios leves que matan o detienen el crecimiento de las bacterias.

Evita los productos para el cuidado de la piel que tengan alcohol; estos pueden irritar la piel y causar más brotes. Y nunca te toques las imperfecciones en tu rostro, puedes empeorar el acné y provocar infecciones que dejen cicatrices.

Adicionalmente, la terapia hormonal puede ser útil para algunas mujeres con acné, especialmente para aquellas con signos y síntomas (períodos irregulares o adelgazamiento del cabello) de exceso de andrógenos (hormonas masculinas). Este tipo de terapia consiste en dosis bajas de estrógeno y progesterona (píldoras anticonceptivas) o medicamentos antiandrógenos (espironolactona).

Ten en cuenta que lo mejor es usar cualquier medicamento bajo la supervisión de un dermatólogo. Este te recomendará el mejor tratamiento de acuerdo a tu tipo de piel. Además, te dirá si es necesario seguir tratamientos con láser y calor para matar las bacterias en tu rostro, así como inyecciones de corticosteroides para aliviar lesiones dolorosas producidas por el acné. Por ejemplo, si ya tienes cicatrices a causa del acné, el dermatólogo puede disminuirlas con tratamientos como el rejuvenecimiento con láser, dermoabrasión, peelings químicos, y rellenos cutáneos.

Prevención

dermatología acné prevención

Estos son algunos consejos para cuidar la piel que tiene acné o es propensa a ella:

  • Lávate la cara no más de dos veces al día con agua tibia y un jabón suave hecho especialmente para el acné.
  • No frotes tu piel ni revientes las espinillas, ya que esto puede producir infección, hinchazón y enrojecimiento.
  • No te toques mucho el rostro.
  • Cuando hables por teléfono, no lo tengas muy cerca a tu cara ya que es probable que contenga sebo y residuos de piel.
  • Lávate las manos con frecuencia, especialmente antes de aplicar lociones, cremas o maquillaje.
  • Si presentas acné en la espalda, hombros o pecho, intenta usar ropa holgada para que la piel respire. Evita usar prendas apretadas, como gorras y bufandas, o lávalas con regularidad si las usas.
  • Elige maquillaje para pieles sensibles y evita los productos a base de aceite. Desmaquíllate antes de dormir.
  • Evita exponerte excesivamente al sol debido que este puede causar que la piel produzca más sebo.
  • Evita la ansiedad y el estrés porque pueden aumentar la producción de cortisol y adrenalina, los cuales agravan el acné.

Aprende a cuidar tu piel con nosotros. En Clínica Internacional contamos con la especialidad de Dermatología, en donde podrás tratar cualquier problema relacionado con tu piel así como recibir los mejores consejos para el cuidado de esta. Si deseas reservar una cita con alguno de nuestros dermatólogos, hazlo a través de nuestra sección Citas en Línea.

Fuente y adaptado de: medicalnewstoday.com