osteoartritis

Gabriel Batistuta, famoso goleador de la selección argentina se retiró del futbol a los 36 años de edad y al poco tiempo empeoro rápidamente su dolor de ambos tobillos, la razón, un rápido deterioro de ambas articulaciones que le impedían caminar. Su caso es paradigmático de como un trauma articular repetitivo o único muy severo puede degenerar en artrosis o llamada apropiadamente osteoartritis. Sin embargo esta variedad post-traumática representa el 10% de todos los casos de osteoartritis. Esta es la enfermedad reumática más común que y que está entre las primeras causas de incapacidad  física según un estudio efectuado en 188 países y publicado en la prestigiosa revista Lancet, 2015. Las articulaciones más afectadas son las manos, cadera  y rodillas. La osteoartritis de rodilla ha sido la más investigada para el desarrollo de analgésicos y anti-inflamatorios no esteroides con el fin de aliviar el dolor y mejorar la capacidad funcional de la personas afectadas, la misma que ha menudo no es del todo satisfactoria. Actualmente hay una intensa investigación para encontrar nuevos medicamentos o intervenciones como el implante en la articulación de células madre para conseguir una eficaz detención de la enfermedad y superior control de los síntomas los cuales aún son un desafío por resolver.

Factores de riesgo para el desarrollo de osteoartritis:

Como lo señalan Felson D y Rossler R, 2014, en las revisiones que ambos realizaron de numerosas investigaciones, los autores coincidieron en que la identificación de los factores de riesgo, modificables, que  conducen a la osteoartritis tales como la obesidad, la injuria articular por actividades deportivas u ocupacionales son los más importantes y que reduciendo su presencia en la población se puede disminuir la prevalencia de la osteoartritis en un 70%.  El conocimiento que la obesidad o el trauma articular inicia la lesión del cartílago muchos años  antes de los primeros síntomas  de la enfermedad, llevo al desarrollo de estudios que han demostrado que corrigiendo los factores de riesgo tempranamente se puede prevenir la osteoartritis. Estas investigaciones han centrado su interés principalmente en las rodillas y es en esta información en el que nos vamos a centrar. El trauma articular que causa  ruptura de ligamentos o daño meniscal durante la juventud se asocia a un mayor riesgo de desarrollar osteoartritis 15-20 años más tarde, periodo en el que aparece el dolor articular el cual lleva recién a la persona a buscar atención médica.

osteoartritis-dolencias

Cuidados para la prevención:

Las investigaciones de Hochberg M, 2012 y Gersing, 2016, entre otras han demostrado que en los obesos con osteoartritis el disminuir el 10 %  del peso  más la práctica de ejercicios físicos reducen la progresión de la osteoartritis de rodilla. Nuevas  investigaciones han demostrado que esta corrección de la obesidad disminuye el 50% del dolor y mejora la capacidad funcional en un 40%. Estudios como los de Felson D,2007; Barbour K, 2014, Lo G, 2016, demostraron que en personas mayores de 50 años, las actividades físicas realizadas  con regularidad, en sus tiempos libre, tales como caminatas o carreras de 10-15 km semanales no incrementan los síntomas dolorosos ni la aparición de nuevos casos de osteoartritis . Es conveniente recordar la necesidad de realizar los ejercicios breves de calentamiento antes del inicio de dichas actividades. Los atletas que practican deportes con riesgo de contacto tienen una mayor incidencia de traumas articulares que la población general, este grupo  son los particularmente beneficiados con la prevención a través de  los programas de ejercicios supervisados que consiguen evitar en un 50%  la ocurrencia de injurias articulares tales como lesiones de ligamentos, tendones, desgarro meniscal o su tratamiento quirúrgico. Dichos programas deben ser implementados en deportistas jóvenes. La implementación de estos programas debe estar a cargo de un especialista en medicina del deporte o de rehabilitación.

la-artrosis

En relación a las actividades ocupacionales que requieren esfuerzos físicos repetitivos, como flexionar las rodillas o arrodillarse y levantar pesos de 25 Kg o más al menos 1  hora diaria y por un tiempo mayor a un año, se incrementa el riesgo de desarrollar osteoartritis de rodillas. Si un trabajador en este régimen laboral además tiene obesidad o sobrepeso el riesgo se incrementa mucho más. Las modificaciones de estos regímenes laborales requieren de la asesoría de especialistas en medicina ocupacional y específicamente en las prácticas de medidas ergonómicas, las mismas que prevendrían el dolor, reducción de la efectividad de la labor del trabajador y finalmente pérdidas de horas de trabajo.

La aplicación de medidas preventivas para osteoartritis es particularmente importante en países en vías de desarrollo como el nuestro donde, a semejanza de los países desarrollados, las mujeres de 40-49 años tienen una  elevada prevalencia del sobrepeso u obesidad, que llega al 44% y 33% respectivamente, ENDES, 2014, y el incremento de la esperanza de vida conducen a que una alta proporción de la población peruana esté actualmente afectada de osteoartritis (14% de la población mayor de 18 años, Gamboa; 2007), la misma que se incrementará, de mantenerse el crecimiento de la población obesa y el envejecimiento de la sociedad .

Dr. Héctor Quevedo Solidoro
Reumatólogo
Clínica  Internacional