Tal vez no sea un tema muy divertido de tratar, pero las hemorroides se han convertido en algo común en nuestras vidas. Son una característica normal de nuestra antomía, todos las tenemos, pero se vuelven un problema cuando empiezan a picar, doler o sangrar. Afortunadamente, hay un gran número de alternativas sencillas que ayudan a evitar este terrible los síntomas de las hemorroides.

En Clínica Internacional, te compartimos simples estrategias que te ayudarán a prevenir que el dolor provocado por las hemorroides afecten tu día a día.

hemorroides-clinica-internacional

Come más fibra

Las hemorroides son frecuentes en personas que sufren de estreñimiento. Una de las maneras más fáciles y naturales de ser más regulares en nuestras deposiciones es incrementar el consumo de fibra, ya sea en tu dieta o a través de suplementos. Tal vez te genere flatulencias, pero es un pequeño precio a pagar por los beneficios que genera. Trata de consumir de 25 a 30 gramos de fibra al día. Algunos alimentos ricos en este componente vegetal incluyen:

  • Legumbres: arverjas, lentejas, frejoles negros y vainitas.
  • Granos enteros: cebada, salvado, cereales, avena y arroz integral.
  • Vegetales: lechuga, brocoli y alcachofa.
  • Frutas: pera, manzana, plátano y frambuesa.

Toma más agua

Esta estrategia es una de las más simples y baratas, pero solo algunos lo hacen. Además de tener una dieta saludable a base de fibra, beber suficiente agua ayuda a evitar el estreñimiento y disminuir la tensión. Beber de 6 a 8 vasos de agua al día no solo hace que tu sistema digestivo trabaje fluidamente, también beneficia a todo tu cuerpo.

Has ejercicio habitualmente

La actividad física puede ayudarte a mantener tu colon más regular. Sin embargo realizar actividades que aumentan la tensión abdominal pueden llevar a la formación de hemorroides. Mantenerte activo reduce el tiempo que estás sentado y pone presión en las venas de tu recto bajo. Si tienes una historia con las hemorroides problemáticas tal vez quieras evitar levantar demasiado peso u otras actividades extenuantes. Optar por ejercicios rutinarios como el yoga, natación o tan solo salir a caminar.

Se cuidadoso con los laxantes

Los laxantes te pueden ayudar mientras elijas los correctos. Los más seguros son los que trabajan con tu cuerpo, en comparación con los que estimulan una actividad fisiológica normal. Algunos laxantes trabajan estimulando la contracción intestinal para mover el contenido. Para prevenir o tratar las hemorroides se recomiendan los laxantes osmóticos que incrementan la cantidad de agua en los intestinos y reducen el estreñimiento.

No aguantes las ganas

Cuando tienes que ir, tienes que ir. Esta es la manera más simple de evitar las hemorroides. Si haces caso a tu cuerpo cuando te dice lo que necesita las probabilidades de tener algún problema disminuyen. Si escuchas a las personas que te gritan ¿por qué no escuchar a tu propio cuerpo? Cuando esperas a ir al momento que crees que es el adecuado, el éxito será menos cercano y el esfuerzo será mayor.

Evita realizar demasiado esfuerzo

El esfuerzo y el incremento de la presión en las venas de tu recto es una de las causas más comunes de dolor y sangrado de las hemorroides. Otras situaciones también pueden causar estreñimiento, como levantar objetos pesados, tos crónica o incluso el embarazo. Si tienes problemas con las hemorroides, debes ser consciente de la tensión que estas poniendo en tu intestino.

En Clínica Internacional contamos con la especialidad de Gastroenterología, en donde podrás tratar distintos problemas del aparato digestivo y órganos asociados. Si deseas reservar una cita, puedes hacerlo a través de nuestra sección Citas en Línea.